22 días

Escrito por | Vacaciones en Paz

Querida Ran:

Hija de mi vida y de mi corazón.

¡Qué rápido ha pasado el tiempo! Recuerdo como si fuera ayer el día que te di un beso dormida y salí de casa llorando a lágrima viva, pues tenía un viaje planeado desde hacía un año, al que no pudiste venir porque te ibas justo en esa misma fecha.

No olvido cómo las lágrimas resbalaban por mis mejillas a lo largo del trayecto. “Se va con quien tiene que irse”, nos repetíamos la Tata y yo a modo de consuelo, pero no estábamos bien.

Y no lo estábamos, porque tienes dos familias y tanto a unos como a otros, nos toca echarte de menos cuando sabemos que estás en el otro lado.

22 días te faltan y desde que te dieron las vacaciones no dejas de hacer planes.

Que si ir a la playa, que si montar a caballo. ¡No te falta detalle! Y espérate, que te tengo que comprar la Biodramina porque te vas a llevar más de una sorpresa. ¡Con lo que tú te mareas!

Y ni siquiera sospechas que a los dos días de tu llegada va a tener lugar el acontecimiento del verano: TU FIESTA DE CUMPLEAÑOS.

Tenemos planeada una decoración para debajo del hórreo, que con tanta guirnalda va a parecer aquello la feria de abril. De hecho, te voy a vestir de flamenca.

El plan es irnos por la mañana a prepararlo todo y que la Tata te acerque al pueblo por la tarde, como el que no quiere la cosa. Y allí te encontrarás con tu fiesta, tus amigos, tu piscina que te lleva esperando guardada casi un año y disfrutarás al fin de esa fiesta que tanto te ha llamado siempre la atención: los cumpleaños.

Siento decirte, corazón mío, que aunque te he mandado fotos y creo que no eres consciente… ¡En esta casa no cabe un alfiler más! Así que verás las juergas por las noches.

Por suerte, nos podemos ir al pueblo siempre que queramos y en cualquiera de los dos lugares la playa nos queda cerca. Que para ti es un alivio, porque los sitios sin playa no te gustan nada.

¡Además, nos vamos de bautizo! Ha nacido una primita nueva y vas a llegar justo a tiempo para la celebración.

Mi vida, ya sé que el calor se te está haciendo insoportable, pero en tres semanas al fin podrás dormir con edredón.

Te quiero, siempre.

Última modificación: 14 Junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: