A él, también

Escrito por | Sucesos

Por: Anónimo

Llevo un par de días dándole vueltas a mandar mi experiencia o no, quizá porque no le di más importancia (no me marcó para nada) y porque no quiero que se interprete como un intento de “protagonismo masculino” cuando el objetivo de vuestra iniciativa es claramente visibilizar el acoso sistematizado y silenciado hacia la mujer que vivimos en esta sociedad desde hace mucho.
Todo sucedió en el verano de 1997 cuando yo tenía 17-18 años y ellas dos 20-21. Yo lo acababa de dejar con mi novia y estaba en ese sweetspot físico que tenemos de adolescentes, guapete, con el pelo largo, cuerpo 10 por hacer mucho deporte, etc. Había una chica que sabía que yo le gustaba y llevaba un tiempo detrás de mi pero tenía novia, como aquella noche yo ya estaba soltero estuvo toda la noche en modo acoso y derribo. Y me refiero a seguirnos ella y su amiga a todos los bares del casco viejo donde íbamos, a bailar todo el rato detrás de mi rozandome y provocando, a seguirme al baño e intentar que no saliese de allí si no era apretándome contra ella…. Siendo un adolescente (o joven adulto) con las hormonas por las nubes era muy difícil evadirlo y evitar ciertas reacciones físicas que evidentemente sólo empeoraron la situación. La noche terminó con ella y su amiga siguiéndome a casa, ella empotrándome contra la pared en mi portal y desabrochándose la camisa preguntándome cosas como “¿pero te vas a perder todo esto?”, metiéndome la mano en el calzoncillo a la vez que intentaba besarme. Mientras tanto su amiga montaba guardia y apoyaba las frases de ella con “no seas tonto, aprovecha”, “dale cuatro besos y así se queda tranquila”, etc. No fue agradable y no porque no fuera guapa ni me atrajera sexualmente sino porque no me apetecía estar con ella, no quería. Y tampoco quería empujarla ni quitármela de encima por la fuerza porque tenía miedo de hacerle daño. Fue muy muy desagradable, tras 10-15 minutos de forcejeos y ante mis insistentes “que no” y constantes “cobras” acabó yéndose con su amiga. Las dos se rieron de mi e hicieron comentarios hirientes y despectivos del pelo “me esperaba más de ti”, “no sabíamos que fueras tan marica”, “ni siquiera se te ha puesto dura”.
Al día siguiente se lo conté a mis amigos (todos una cuadrilla de 7-10 tíos entre los 17-20 años) y me llovieron los comentarios desde “no te lo crees ni tú puto flipado” a “eres un marica”, “te las tenías que haber follado a las dos”, “habérmelas mandado a mi”, y yo no entendía que ninguno viera que había pasado el peor rato de mi vida. Que sí, que estaba en plena ebullición y en ese momento hacía poco que había descubierto el sexo y quería mucho y más con muchas chicas pero no así. Ahora escribiéndolo estoy reviviendo los nervios del momento y aún así, no creo que esta anécdota merezca ser tratada de forma equivalente a lo que habéis contado en vuestros posts. Para empezar porque yo no era un niño, para seguir porque como hombre heterosexual y blanco no he sufrido acoso sistemático en la puta vida y finalmente porque no me marcó para nada (o eso quiero pensar).
Sólo quería contarlo por si hacéis la estadística de casos (mujeres acosadas vs. hombres acosados) para que sea lo más fiable posible. Tenéis libertad para publicarlo si lo consideráis necesario (eso sí, os pediría que anónimamente) pero desde luego preferiría que no lo publicaseis precisamente por lo comentado arriba, no es cuestión de visibilizar casos aislados como el mío, no me considero una víctima de abuso sexual ni un acosado, no me parecería justo. Y además sería dar argumentos a los que ya se agarran a un clavo ardiendo con los “¿y a los hombres qué? ¡también nos acosan!” y no me apetece nada darles el más mínimo resquicio para que apoyen sus protestitas.
NOTA: Creemos que es justo que, tras haber pedido que si había algún caso de acoso de mujeres hacia hombres se nos enviara, éste se publique. Si bien es una minoría entre hombres adultos, desde Yonocompropan MGZ decimos NO a ningún tipo de acoso o abuso y queremos darle su espacio a toda persona que haya vivido una situación así.

Última modificación: 21 octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: