Acojo por primera vez: Preguntas frecuentes

Escrito por | Vacaciones en Paz

Por fin has dado el paso y este verano acogerás por primera vez a un niño saharaui. ¡Enhorabuena! Estás ante una de las mejores experiencias de tu vida.

Sin embargo, ahora todo son interrogantes. La situación es nueva para ti y no sabes muy bien a lo que te enfrentas. Los niños vienen absolutamente de otro mundo y estás expectante.

Yo también estuve en tu lugar, aunque tuve la suerte de tener amigos saharauis y acogedores, por lo que todo me resultó bastante fácil y estaba preparada para cualquier reacción. Además, había realizado el proceso de acogimiento permanente y adopción especial, y aunque no es lo mismo, te ayuda a empatizar muchísimo con los niños y a discernir más si cabe lo que es una acogida temporal, una acogida permanente y una adopción.

Aún así, lo único que sabía de la niña que se convertiría en mi hija -de acogida, por supuesto, pero es una hija más en casa con el beneplácito de sus padres biológicos, que son estupendos- era su nombre y que tenía unas primas que vendrían muy cerca.

Los meses de espera me recordaban a un embarazo. La ilusión de preparar su cuarto, comprarle ropa de la talla 9 aproximadamente, que luego acabamos devolviendo porque flotaba en ella, diademas, prendedores, juguetes… Fueron momentos inolvidables. Incluso el día antes de su llegada me moría de nervios en el supermercado, llenando el carro de mil cosas que le podrían gustar.

En fin, que no me enrollo más porque no terminaría, así que os dejo las PREGUNTAS FRECUENTES:

¿Cómo reaccionará al vernos?

No te disgustes si el niño no demuestra tu misma emoción, aunque no significa que no la tenga. Recuerda que es una criatura que sale de un campamento de refugiados, que no conoce otra cosa y ha aterrizado en otro mundo.

No sabe en qué casa ha caído, ni como sois, ni siquiera entiende el idioma que estáis hablando.

Os aconsejo llevarle una bolsa de chuches para romper el hielo y sobre todo no forzarle a dar besos.

¿Qué hago si se pone a llorar?

No llora porque esté descontento, ni mucho menos. Es una sensación rara. Yo misma siendo una adulta, a veces me he visto en un país extraño y he llorado porque sí, de puros nervios. Llorar es una forma de desahogarnos y no tiene por qué ser malo.

No hagáis un drama de ello. Deja que exprese sus emociones de esa forma y a continuación ayúdale a que se distraiga.

Mi niña lloró el primer día… ¡El año pasado! Sabiendo a dónde venía y conociéndonos de sobra. Habiéndome dicho el día anterior que se moría por llegar ya. Le acaricié el pelo -si bien es cierto que no es igual un niño que no te conoce de nada que otro que lleva viniendo años- hasta que se durmió y cuando se despertó llamamos a sus primas.

Es una fase de la adaptación, no te sientas mal por ello, porque no has hecho nada malo. Es muy habitual.

¿Qué le doy de comer?

Lo que comáis vosotros en casa, menos cerdo. El cerdo se puede sustituir por mil carnes, eso no es un problema.

Es normal que la leche les sepa rara, que la sal les sea extraña… Son sabores raros. Los irá descubriendo poco a poco, ¡tranquilidad!

¿Cómo se comunicará con su familia?

Desde hace unos años, hay WiFi en los campamentos y muchas familias hacen el esfuerzo de pagarlo julio y agosto para poder saber de sus hijos. Ponte en su piel, imagínate que tu hijo se va con gente que no conoces. Te apetecería saber de él, ¿no?

Tanto la mía como sus primas hablan a diario con su familia por guasap. Yo le tengo el teléfono restringido a una hora por la noche en la que se manda audios hasta con el último familiar. Hay gente que dice que con llamarlos una vez cada cinco días es suficiente, pero como a mí no me gustaría que me hicieran eso, me pongo en el lugar de sus padres. Tampoco está el día entero pegada al teléfono, solo habla un ratito por la noche para contarles qué tal el día. Eso para mí es lo normal.

En todas las familias hay alguien con guasap. No todas pueden contactar a diario, por lo que hay que adaptarse a su disponibilidad dentro de las normas de nuestra casa.

¿Cuánto tardará en aprender el idioma?

Pues depende. Normalmente, en unos 15 días ya se defienden. No te preocupes, porque las señas son universales.

La mía es que el primer día que pisó España ya hizo amigas y enseguida se soltó (mi hijo aún era un bebé, ergo no sabía hablar). Por eso es bueno que se relacionen con otros niños. Si no los hay en tu entorno, le puedes llevar al parque o a otros lugares de ocio para que se relacionen. Recuerda que a los niños les encanta estar con niños.

¿Por qué según se levanta entra al baño a lavarse y se encierra en la habitación?

Para rezar. Respeta eso, por favor.

El niño me pide que le compre cosas por encima de mis posibilidades, ¿qué hago?

Lo que harías con tu hijo. Cuando no se puede, no se puede. Se lo explicas y punto. Durante dos meses es un hijo más, así que trátalo exactamente igual que a los tuyos.

No te olvides de que están viendo una cantidad de cosas que no han visto en su vida y que no dejan de ser niños, que no tienen un concepto real del dinero.

¿Por qué le dan miedo los perros?

En los campamentos no es nada habitual tener un perro como mascota. Los perros que ellos conocen son perros salvajes y les dan mucho miedo porque muerden. Al hermano de mi niña ya lo atacaron dos veces.

Si tienes perros en casa, explícale que no hacen nada y que en España son mascotas como los gatos. Yo tengo perros grandes y al principio le horrorizaban. Ahora les da voces y les dice:

-¡Nala! ¡Tú callar, que tienes boca muy grande!

Y cosas similares. Nada preocupante.

¿Qué hago si se hace pis o se cae de la cama?

Recordar que ellos no tienen en su vida diaria la oportunidad de beber todo el líquido que quieran, y que duermen en el suelo.

Yo nunca tuve esa experiencia, pero es bastante habitual. Si a ti te pasa, puedes ponerle una funda al colchón y una barrera a la cama, ¡y solucionado!

¿Qué les gusta a los niños saharauis?

Esta pregunta me hace mucha gracia, porque hace tiempo una periodista se la hizo a mi peque y su respuesta salió como titular en prensa, y sin falta de leer la noticia, toda mi familia, amigos y hasta mi barrio sabían quién había dicho tal cosa.

Les encanta salir, la fiesta, las atracciones, la playa, la piscina (cuidadito, que no saben nadar ni conocen el peligro), el parque, ir a cumpleaños, los cuentacuentos y demás actividades para niños, el baile…

Pero también tienen que saber que todos los días no son fiesta y si no puedes estar por ahí el día entero, es lo que hay.

Yo ya decidí que los días de lluvia eran para hacer murales y les compré pinturas. Casi los tengo que meter con ropa en la bañera, con eso lo digo todo, ¡pero nos lo pasamos genial!

¿Se puede quedar el resto del año? ¿Lo puedo adoptar?

Definitivamente, NO. Un acogimiento no es una adopción, aunque haya algún caso conocido donde esto se irrespetó.

Son niños con ciertas carencias porque vienen de un campamento de refugiados donde viven bajo durísimas condiciones, pero no tienen carencias afectivas ni son adoptables, igual que no lo son tus hijos.

De hecho, tu asociación debería haberte explicado esto y tú habrás firmado un papel comprometiéndote a no iniciar ningún trámite de adopción.

Acoger no es adoptar, independientemente de que sean nuestros hijos de acogida y los acabemos queriendo por la vida. No confundamos términos. Vacaciones en Paz no es una vía fácil de adopción.

Última modificación: 5 mayo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: