De alienación parental y otros demonios existentes

Escrito por | Mapaternidad

Alienación parental

Estoy hasta el mismísimo de leer que la alienación parental no existe, que no hay consenso al respecto y demás chorradas.

O será que se da la casualidad de que conozco varios casos clarísimos de niños a los que uno de sus padres -en este caso las madres, pero vamos, que no niego que ocurra a la inversa- les han repetido tantas veces las mismas mentiras sobre el progenitor no custodio, que ahora las reproducen como papagayos.

Hoy os vengo a hablar de mi amigo Carlos.

A Carlos lo dejó su mujer con un niño de once años. Once años en los que, mejor o peor, ambos tiraron para delante con ese niño. Sin hablar de la abuela paterna, quien se desvivió por él y a quien el crío adoraba.

Después de ponerle unos cuernos como los de la madre de Bambi, la pareja de Carlos lo dejó para irse directa a casa de su nueva pareja. Se llevó al hijo, prohibió que el padre volviera a verlo y le repitió a la criatura -falsamente- que su padre era un mal-tra-ta-dor. Y de tanto repetir la historia de que el niño se metía debajo de la cama del miedo cada vez que llegaba el padre, el chaval la acabó repitiendo.

Están en juicios. Carlos ha tratado de ver a su hijo y el niño ni les ha mirado a él ni a la abuela que lo cuidó desde su nacimiento. “Me lo suponía, pero no pensé que podría llegar a dolerme tanto su indiferencia”, me escribió esta mañana.

Y luego no existe la alienación parental. Ya. Es más bonito repetir mil veces que el único padre de tu hijo es un tío con el que te llevas acostando unos meses, porque sería lo que te molaría a ti.

Pues no, bonita. Tú decidiste que el padre de tu hijo fuera Carlos. Que hubierais terminado como el rosario de la aurora es harina de otro costal, pero si de verdad lo primero para ti es el niño, no destruyas su familia.

Si mañana dejas al chico B y te vas con otro, ¿va a ser el padre también? Pregunto.

Porque padre es el que es, salvo que no quiera saber nada y no es el caso. Lo ha criado, lo quiere, tú no se lo dejas ver y lo has acusado de un delito que no ha cometido para sacarte el sueldo Nescafé.

Y lo peor, estás envenenando a un niño… Cosa que no tiene nombre.

Qué asco, en serio.

Ojalá que un juez haga algo pronto y, sobre todo, os meta un buen castigo a todas las que denunciáis falsos malos tratos. Que, por suerte, el porcentaje es bajo y vuestras denuncias no suelen llegar a nada, pero qué coincidencia, chica, soléis ser las mismas desalmadas que les repetís la cantinela a los niños hasta que repudian al otro progenitor.

¿Os compensa? ¿Os da el cerebro? ¿Sois conscientes de lo que estáis haciendo?

Me parece gravísimo.

Y me pueden contar mil historias y dejarme doscientos enlaces de los estudios -la cosa más manipulable que hay- que hicieron Fulanito y Menganito en Houston. Porque la alienación parental; EXISTE.

Que lo he visto. A mí no me lo han contado.

Última modificación: 29 Marzo, 2017

2 Responses to :
De alienación parental y otros demonios existentes

  1. D.V. dice:

    Pues claro que existe, aunque ahora está de moda decir que no, sobretodo en el gremio feminista. Yo también conozco casos, y es que un niño pequeño es un ser fácilmente manipulable, pero también te digo que no son tontos, y esos niños de ahora son los futuros adultos que se darán cuenta con el tiempo de quién era o es su padre/madre alienador. Me consta que es así porque tengo un caso muy muy cercano en la familia.

    Al final la verdad en estos casos acaba saliendo, no se puede tapar el sol con un dedo y créeme que en este caso también será así. Lo malo es que el niño también saldrá perjudicado, por desgracia.

    1. Lady Cat dice:

      Una lástima, pero así es.
      Y repito que ese no es mi feminismo, que yo no me caso con nadie (ni me pongo amuletos). Me suena más al feminazismo que también he comprobado que existe.
      Se tendría que castigar esto en condiciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: