Amancio sí, Amancio no

Escrito por | Actualidad

EL LOBO SOLITARIO: AMANCIO NO

Zara, Bershka, Pull and Bear, Massimo Dutti, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Üterque. ¿Les suenan? Son todas marcas de la multinacional Inditex. Marcas con las cuales Amancio Ortega es por mérito propio uno de los tios más ricos del mundo.

¿Por qué hablamos hoy de él? Por que hace no mucho el buen hombre se decantó por hacer una donación para la lucha contra el cancer de algo más de 300 millones. Este hecho en si mismo debería ser digno de mención y aplauso. Cualquiera de nosotros se ha visto o se verá tocado de cerca más tarde o más temprano por el cancer. Toda persona en su sano juicio se alegra de cualquier avance o ayuda en este campo.

¿Cuándo se pone la cosa fea? Pues cuando uno recuerda que la sanidad pública española está viviendo una de sus peores versiones por falta de recursoso económicos por un lado y por dejadez gubernamental por otro. Y cuando no se invierte en sanidad la gente se muere. Es aquí donde empiezan a hacer cuentas por encima de lo que siempre hemos conocido como contabilidad creativa empresarial. Veamos un poco las de Inditex.

Según un informe presentado hace un año en el Europarlamento (Tax Shopping: explorando el negocio de elusión fiscal de Zara), el tito Amancio se ahorró pagar entre 2011 y 2014 unos 218 millones de euros sólo en España. En total, en Europa esta cifra podría subir a los 585 millones de euros. Como se ve, somos los mayores agraciados.

Y estamos hablando de elusión fiscal. Es decir, prácticas completamente legales. El resto lo dejo a su imaginación.

Piensen el volumen de negocio de Inditex sabiendo que tiene más de 5000 tiendas por todo el mundo.

Ahora vayamos a un caso concreto, remontémonos a 2012, el día en el que por primera vez en su historia Inditex hacía público cuánto pagaba a Hacienda desde que cotiza en bolsa. Según Inditex, ese año triplicaron sus exenciones fiscales ascendiendo a 906 millones de euros.

Más de 900 millones de euros que no se declaran en España (sólo en 2012) frente a los 300 de donación en 2017.

En un año, 3 veces más.

Ya que el argumento manido para defender a Amancio es el número de familias que se pueden ver beneficiadas por su donación, hablemos en esos términos y pensemos un momento el número de familias que podrían haberse visto beneficiadas si esos 900 millones se declararan donde deben. Pensemos en el número de familias beneficiadas si desde 2012 Inditex no hiciera malabres fiscales para reducir su carga impositiva. Pensemos en qué pasaría si Inditex, y todo el resto de conglomerados empresariales, no se esmeraran tantísimo por acumular más y más dinero y fueran un poquito menos multimillonarios pero las arcas del estado estuvieran más llenas gracias a ellos.

Entonces sus donaciones no serían el equivalente moderno de una Iglesia medieval que mediante el sistema feudal condenaba a la población a la pobreza más absoluta para luego soltar un par de limosnas en las fiestas de guardar y quedar así como compasiva en vez de como la raiz del problema.

Se ve que Hacienda somos todos. Aunque unos más que otros.

Eso sí, como sociedad somos idiotas. Pero tenemos que admitir que el tito Amancio y los que son como él son unos magníficos vendedores. Te cortan con un cuchillo para luego venderte una caja de tiritas y quedar como héroes.

LADY CAT: AMANCIO SÍ

Me cae estupendamente bien Amancio Ortega. Además, le agradezco su donación. Que por cierto, al ser privada no pasa como con nuestros impuestos, que el corrupto de turno puede meter en ellos la manaza. Y eso, aunque creáis que no, también jode.

No sé si habéis tenido la ocasión de pasar por una planta de oncología. Yo sí. Nuestra sanidad, a día de hoy y por la mala gestión y las manitas largas, presenta muchas carencias. ¿Creéis que estamos para rechazar nada? Habría que preguntarles antes de nada a los enfermos de cáncer si van a querer los equipos que les dona este señor, ¿no? Porque desde el sofá se opina de lujo y de emitir juicios, ya ni os cuento.

Si lo que os duele es que explota niños; primero, dejad de comprar en Inditex, porque lo más gracioso es que la mayoría de los que lo criticáis lo hacéis. Y luego, ¿sabéis lo que es el coltán y a quién emplean en sus minas? Pues venga, móvil y portátil fuera.

La educación tampoco pasa por su mejor momento en nuestro país. Bien, ¿alguien conoce las becas que otorga este señor? ¿Cuántos jóvenes se benefician a través de ellas?

El problema de España es el de siempre: la envidia. No podemos soportar que a alguien le vaya bien y además sea solidario. Porque nunca hemos dejado de ser ese país de porteras criticonas.

Ojalá hubiera muchos empresarios como Amancio Ortega, que aparte en emplear a muchísimas personas destinaran millones y millones a fundaciones, sanidad, educación…

Que pague impuestos, que pague impuestos, ¿iban a terminar en sanidad? Jajajajajaja perdonen ustedes, que me acabo de atragantar… Y solo nos acordamos de si los paga o no los para cuando dona. Que me juego el cuello a que a menudo lo hace anónimamente y no nos enteramos ninguno.

¿Que no es perfecto? Vale. Pero sí infinitamente mejor que todos los que lo critican pero no mueven un dedo por ayudar a nadie.

Ahora os dejo, que se me hace tarde para comprar unas cosas en Zara.

Ni los pobres son tan buenos, ni los ricos son tan malos.

Dejaos de dramancios.

Última modificación: 12 Junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: