Asertividad

Escrito por | Actualidad

Por: Chema Sánchez

Los trabajos de tipo comercial requieren grandes habilidades de persuasión, por no decir manipulación. Si eres poco asertivo y te da vergüenza decir que no, es posible que alguna vez te hayan engatusado para una suscripción, para un seguro… Y cinco minutos después habrás pensado “¿pero qué demonios he firmado yo, cómo he podido dejarme enredar?”.

Da la sensación de que, según van contando lo que quieren venderte, de algún modo te ‘narcotizan’ y te hacen bajar la guardia. De manera que, a menos que seas una persona con un fuerte carácter o que ya estés muy escarmentado, te acaban convenciendo.

Gran parte del poder de sugestión de los comerciales reside en sus buenos modales y en su simpatía. No sucede así, por ejemplo, con gran parte de los captadores de socios de las ONGs que hay en las calles. Son tan maleducados que no les das ninguna oportunidad y no te sientes mal por ello. En cierto modo, su conducta hace más fácil el decirles que no.

Probablemente, las habilidades comerciales son en parte innatas -para eso hay que valer-, y en parte adquiridas -existen variados programas y cursos para aprender a vender-. Como defensa contra esos comerciales que te la pueden liar parda si vas al banco a hacer una gestión y aprovechan para venderte algún producto financiero, hay que desarrollar la asertividad. Y si ésta no se lleva ‘de serie’, supongo que también se puede aprender. Confieso que no me vendría mal asistir a algún taller de asertividad…

Vivimos en un mundo de fuerzas contrapuestas, y hay que aprender a golpes.

Última modificación: 12 diciembre, 2017

One Response to :
Asertividad

  1. marigem dice:

    ¡¡¡¡Hola!!!!!
    Totalmente de acuerdo, en los bancos hay una serie de comerciales que carecen de corazón. Hace unos años estaba yo arreglando un asunto en el banco cuando oí voces en la mesa de al lado y era una chica enfadadísima porque unos días antes habían liado a su madre, muy mayor, para meter el dinero en unos bonos bastante malos(yo creo que era algo tipo las preferentes) y ese dinero no lo podían tocar, y lo necesitaban para adaptar la casa, con lo que cuesta, y para una silla de ruedas para su padre…y lo peor es que al comercial ni se le cambió la cara al ver a la chica al borde de la desesperación, de verdad que hay que ser inhumanos.
    ¡¡¡¡Besos!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: