Avatar no mola

Escrito por | Cine&Tv

“Po vaya mierda”.

Es lo que pensé cuando salí del cine la primera vez que vi Avatar. Y vale, quizás gran parte del problema fueron las expectativas. Pero es que James Cameron nos vendió una moto gigantesca.

Que si tenía el guión desde hace años, que si estaba esperando el momento en el que la tecnología estuviera a la altura de lo que necesitaba… ante esas afirmaciones de un director de su talla, uno esperaba algo digno de cuando se estrenó el Episodio IV de Star Wars. Pero no. James Cameron se comportó como un buen ciudadano de USA, a pesar de ser Canadiense, y se limitó a hacer un pastiche de Pocahontas, la generacional Bailando con Lobos y cualquier otra historia con mensaje ecologista que andara por ahí.

Cameron es un grandísimo director que ultimamente usa sus dones para el mal. Este el tio que hizo Terminator o Aliens. Obras maestras de la ciencia ficción, para que luego nos “deleitara” con Avatar. Un argumento ya conocido vistiendo de ciencia ficción lo que en verdad es fantasía sin mucha coherencia interna.

¿No tiene nada bueno? Hombre pues si. El malo.

Stephen Lang, con lo muy entradito en años que está, hace un personajazo que si bien no está mal escrito, todo, absolutamente todo el carisma y personalidad que tiene lo aporta el actor. Un dia escuché en un podcast que en la escena en la que le sale ardiendo parte de la manga del uniforme y el propio actor lo apaga a manotazos sin inmutarse, era fuego real no preparado. Se supone que el tio estaba tan metido en su papel de Coronel hijodeputa que se apagó el fuego como si nada y sigió con la escena. Algún día lo confirmaré, pero a día de hoy quiero creérmelo. Por que para algo que me mola de esta pelicula… no me lo quiteis por favor.

Volviendo al tema principal, la cuestión es: ¿qué más da que a mi o a quién sea nos guste más o menos Avatar? Pues verá usted. ¿Avatar a qué tipo de público va dirigido? ¿A todos los públicos? Vale. Estaremos de acuerdo en que no hay ninguna escena especialmente jodida para los pequeños y que un adolescente puede alucinar con la peli. Y el caso es que no hay ninguna peli que le haga sombra y tenga más o menos el mismo mensaje para esa generación. Porque por mucho que me duela, Avatar va a ser una peli generacional. Toda una generación va a aprender que la filosofia ecologista, la forma de cuidar nuestro entorno, tiene mucho que ver con lo que Avatar nos cuenta. Y lo malo va a ser cuando esa generación crezca y se de cuenta de que Avatar es una preciosa cáscara vacía. Entonces, quizás el daño hecho a un mensaje que sí que es muy serio, sea irreparable, ya que infinidad de veces confundimos el continente con el contenido.

Y encima será dificilísimo que esa generación, ya casi adulta y madura, atienda a una película seria, dura y que no necesita de artificios para llamar la atención sobre lo que cuenta, que es lo mismo que Avatar, pero que data de 1990, Bailando con Lobos. ¿Cuántos años tendrá? ¿Cuarenta?

Como sociedad necesitamos de verdad historias que conmuevan los jovenes corazones de nuestro futuro y les hagan reflexionar sobre nuestros errores y los de nuestros padres.

Pero hay luz al final del tunel. Hay motivos para la esperanza. No he conocido a ningún niño o niña, a ninguno, que no se conmueva ante los Ents de Tolkien y lo que les acontece.

Hay historias que son atemporales. Avatar sólo son fuegos artificiales.

Última modificación: 25 julio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: