Bisbal y el ruido

Escrito por | Actualidad, Música

Una de mis canciones favoritas está escrita por una de las autoras más infravaloradas de este país, Vega. Se titula “El ruido” y habla de una pérdida, del dolor, de echar de menos algo hasta romperte por dentro. “La busco aquí, en la habitación, su ropa en el armario conserva aún su olor apuntalando mi nostalgia. Oigo su voz aunque no está, sigo tratando de aceptar que me falta el ruido”.

Una canción perfecta hasta que os digo que la interpreta el hipócrita de Bisbal. Un tío que vocalmente sabemos que es un portento, que se ha currado su fama de estrella Latina y que será un profesional como la copa de un pino, pero que como persona deja un poquito que desear.

Es sabido por todos que en Operación Triunfo Bisbal y Chenoa comenzaron una relación que terminó años después de una forma rarita y con aquella imagen de la cantante en chándal con la cara hecha un cristo de llorar pidiendo a los medios que la dejaran en paz. Sin saber nada, todos nos pusimos de parte de Chenoa. Cuando meses después Bisbal salía de la mano de una foránea, Chenoa ya era reina de España. Ojalá Chenoa con dragones.

Bueno, esta semana salió un libro biográfico de Chenoa en el que repasa, entre otras cosas, la ruptura con David Bisbal. El tipo, no se sabe por qué, hace el paripé de mandarle un ramazo de rosas blancas anunciando su vuelta a casa. Estilo telenovela, cosas que se pegan, allí monta el número de “ay, no sé qué me pasa, necesito tiempo”. Laurita, que ya se conoce al drama King, le dice que ok. Lo siguiente que sabe de él es que el chaval sale en la tele diciendo que está soltero.

Pero soltero de qué, chaval.

Chenoa le llama y el Bisbi se había cambiado de número para no dar ni tan siquiera una explicación. Cuando Chenoa consigue hablar con la familia de David, le dicen que le van a mandar una empresa a por sus cosas, que las embale y que ojito con los premios.

Los premios, tío. Te importan más los premios que una persona con la que compartiste tu vida. Una persona que te quería cuando no eras nadie, porque en esa academia de la que no sabías cómo ibas a salir eras un puto don nadie. Quizá el mejor don nadie, pero uno.

“El caso es que yo sigo aquí buscando los motivos que ayuden a seguir pero no sirven de nada. La busco aquí, en cada canción, no logro imaginarme un cielo aún mejor que su trasluz en la ventana. Oigo su voz, aunque no está, sigo tratando de aceptar que me falta el ruido”.

Si ya es jodida una ruptura, imagínate una ruptura con un cobarde. Si ya es jodida una ruptura con un cobarde, imagínate una ruptura con un cobarde cabrón. Si ya es jodida una ruptura con un cobarde cabrón, imagínate con un cobarde cabrón que te puso los cuernos con una pija rubia. Si ya es jodida una ruptura con un cobarde cabrón que te puso los cuernos con una pija rubia, imagínate que encima es famoso y está en la tele y en la radio todo el puto día.

Chenoa somos todos, siempre lo hemos sido y siempre lo seremos. Porque es imposible que nadie se identifique con Bisbal.

David, tío, te pasaste. No sé si te gusta el fútbol, no sé si conoces al Pichu Cuéllar, pero te diré una frase suya que me gusta más que la canción de Vega, (que, por cierto, ojalá cantara Chenoa en vez de tú, porque al menos ella sabría lo que se siente en cada palabra):

David, es de ser un hijo de puta, eh.

Última modificación: 28 septiembre, 2017

2 Responses to :
Bisbal y el ruido

  1. Eli Morelme dice:

    Esta foto, para los malpensados, no es de la “cobra”, es Chenoa a punto de vengarse pegándole un cabezazo a Bisbal.
    Jamás hubo cobra. De nada.
    Besis, Bisbal. Eres una vergüenza de tío.
    Besos Chenoa, te bancamos hasta el fin y más allá. Ídola.

  2. Jesu dice:

    Escondidos…escondida estaba Elena teibol ,da para otro libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: