Captadora de socios, bocachancla de profesión

Escrito por | Mapaternidad

El otro día, una captadora de socios de una conocidísima ONG española -una de las principales, cuyo mérito no vengo a quitarle-, abordó agresivamente a alguien de mi entorno a punto de dar a luz para que se hiciera socia.

– Lo siento mucho… Pero gano poco y no estoy en condiciones económicas.

– ¿Y en su entorno? Porque en su familia seguro que habrá alguien en condiciones de colaborar…

– Sí, precisamente mi [insertar parentesco] tiene acogida a una niña saharaui.

¡Para qué quisimos más!

La amable señorita captadora de socios y muy probablemente con la asignatura de Historia suspensa desde EGB hasta la fecha, reaccionó ofendidísima y no tuvo otra cosa que soltar por esa boca que:

– ¡Eso! ¡Muy bien! ¡Ayudando primero a los de fuera y a los de aquí que les den! Así va España, ¡qué vergüenza!

Mi allegada, en su estado y tras esa desproporcionada reacción inquisitoria, le respondió que se negaba a seguir hablando con ella y puso punto y final a la conversación.

Aunque, con altísimas probabilidades, esa señorita no vaya a leer esta revista ni ninguna del estilo, quiero aprovechar para contestarle. A ella, y a todos los cuñados y bocabuzones que nos regalan alegremente opiniones del palo:

No me cabe duda, señorita, de que debido a su precaria formación en Historia de España, usted desconoce que hasta 1975 el Sáhara Occidental fue la provincia española número 53. Año en que a sus habitantes se les dio la trapera y fueron vendidos a Marruecos como un rebaño de cabras.

Yo no “ayudo” a nadie. Esa niña, en mi casa, es una hija más. Y a los hijos se les ayuda a hacer los deberes en todo caso.

De todas formas, me recuerda usted a cuando el pesado de turno critica a los que donan para los animales y no para las personas; pero él no suelta un duro para nadie. Porque no se equivoque, lo suyo no es un voluntariado. Usted está a pie de calle abordando agresivamente a la gente por un sueldo. Mísero, pero un sueldo al fin y al cabo. Así que lo hace por dinero y no está para dar lecciones a nadie.

Ahora hablemos de su ONG y “de los de fuera”. ¿De cuáles de fuera? ¿Por ejemplo de cierta etnia procedente de determinado país del este de Europa, de la que reniegan hasta sus propios compatriotas? Porque con ellos ustedes sí que son generosos. Cajas de alimentos, cheques para el súper que no se limitan a primera necesidad…

Que por cierto, el otro día alguien de mi familia encontró en la puerta de su trabajo a una de estas personas depositando una caja con comida en la basura. Le pidió que no lo hiciera porque lo que sobraban eran personas necesitadas y que ella podría dárselo a alguien… Y ni caso. Al contenedor.

Esos son “los de fuera a los que ayudan ustedes”. ¡Qué ironía! Veo que ni les informan del destino de sus recaudaciones…

Y podría seguir enumerando ejemplos, para que se le permita seguir captando socios a la que tenía la boca más grande de la entrevista de trabajo grupal.

Lástima que no dio conmigo, porque se hubiera tenido que lavar la lengua con cinco litros de enjuague bucal, aderezado con un pelín de lejía, que nunca viene mal en casos como este.

Ojalá no se vea nunca usted en un campamento de refugiados malviviendo en condiciones infrahumanas, que ninguno estamos libres. Hoy nos encontramos arriba, ¿y mañana quién sabe? Nadie tiene comprado su futuro.

Ya le digo, no le doy mayor gravedad porque lo achaco a su ignorancia… Pero los hijos, señorita, duelen.

Paridos, acogidos, adoptados, subrogados o de la forma en que lleguen; son lo que más duele en esta vida.

Y para terminar, espero y deseo que usted predique con el ejemplo y, después de sus horas de asalariada, acuda, por ejemplo, a ayudar en un comedor social.

Aunque me temo que, si de verdad lo hiciera, ya sabría tanto de la vida que nunca, jamás, soltaría esas mierdas por la boca.

Con Dios.

Última modificación: 6 abril, 2017

One Response to :
Captadora de socios, bocachancla de profesión

  1. Natalia dice:

    Buenoooo, de esto conozco yo mucho. Los de afuera dice. Indignación me da ver a Sras ESPAÑOLAS y no españolas que van llorando a pedir ayuda para compran un chandal para el cole al niño…Niño que va al cole todos los días con una equipación distinta de fútbol, su tinte de colores y monopatin de los buenos mientras su mami no se baja del coche y se hincha a fumar ciertas cosas…Y como ellos muchos más, así que pienso yo que si estas ONGs se dedicaran a visitar a las familias y ver las necesidades reales quizas entenderían que hay personas que van directamente a lo que realmente importa, ayudar a los seres humanos que realmente lo estan pasando mal. La señorita iba para jurado de got talent y se quedó por el camino. Enhorabuena por tu labor de madre porque eso sí es apoyar el hombro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: