El Caso Macastre: ¿Cacería humana?

Escrito por | Sucesos

Francisco Valeriano Flores Sánchez -14 años-, Rosario Sayete Moedra -15 años- y Pilar Ruiz Barriga -15 años- eran tres niños pertenecientes a familias desestructuradas de Benimàmet y Paterna. Corría el año 1988 cuando comenzaron a frecuentar un barrio marginal de Burjassot, donde inhalaban benzol, la droga más barata de aquel tiempo.

Francisco estaba interno en un reformatorio por algunos robos y fue durante un permiso el 14 de enero de 1989 cuando decidió irse de acampada a los Montes de Catadau, cerca de Macastre, con su novia Rosario y su amiga Pilar. Paradójicamente, esos montes están situados en la Sierra del Caballón, a la que también pertenece el paraje de La Romana, donde aparecerían los cadáveres de las niñas de Alcàsser cuatro años después. En sus casas no sabían donde estaban.

No se volvió a saber más de Francisco, Rosario y Pilar hasta que el 19 de enero un pastor se dirigió a su caseta del monte y encontró, dentro de la cama que allí tenía, el cuerpo sin vida de Rosario. La autopsia que se le realizó indicaba que había muerto el 16, tres días antes, víctima de una parada cardiorrespiratoria. Había tomado drogas e inhalado monóxido de carbono, produciéndole la asfixia que terminó con su vida. No se comprobó si la joven había mantenido relaciones sexuales. En la puerta de la cabaña había huellas de cuatro adultos, con un número de pie comprendido entre el 43 y el 45.

Se inicia la búsqueda de Francisco y Pilar, pero todos los esfuerzos son infructuosos hasta que el 8 de abril aparece el cadáver de Francisco en mitad de un monte, con un disparo en la cabeza y en avanzado estado de descomposición. La autopsia reveló que la muerte del joven fue provocada por una brutal paliza y que el tiro fue de gracia, cuando ya estaba muerto ó agonizando en el suelo.

El 25 de mayo, aparece a 7 kms de distancia del lugar donde se encontró a Francisco, el cadáver de una mujer que no es Pilar, de entre 18 y 25 años. Ha recibido una fortísima paliza, igual que el chivo. La mano derecha y el pie izquierdo de esta nueva joven le habían sido mutilados antes de su muerte con una motosierra. Por las pisadas y huellas, se cree que Francisco fue obligado a presenciar la tortura de esta mujer y, tras dejarle huir, se le alcanzó para terminar con su vida. La joven en cuestión nunca fue identificada -por lo que se cree que no era española-, pues nadie había presentado denuncia ni tampoco después se reclamó su cuerpo. Cuando a la familia de Pilar se la llevó a reconocer este cadáver, su hermana, Felisa Ruiz, concluyó que no se trataba de su hermana, al no coincidir una cicatriz que la desaparecida Pilar tenía en la pierna.

Una mujer encuentra en un contenedor en la calle Alcácer de Valencia un pie izquierdo, que resulta ser el de la joven desconocida.

En 1999, apareció parte de los huesos de Pilar bajo unos plásticos, en tierras que pertenecían a un vecino de Macastre. Tras una comparación de ADN con el de su hermana, se confirmó su identidad, aunque nada se supo, porque su familia pidió confidencialidad por motivos personales.

¿Se pudo tratar de una orgía de sangre? ¿La chica desconocida pudo ser una prostituta a la que contrataron, sin imaginarse que terminaría perdiendo la vida? ¿Se trató de un grupo de sádicos organizados que disfrutaron realizando una cacería humana?

La autopsia realizada a Rosario, junto con los medios de la época, resultó escasa y no nos saca de dudas si lo que le produjo la muerte pudo ser algún aparato de tortura ó si las drogas las tomó forzada. Para los asesinos fue un plus añadido que se tratara de gente pobre, perteneciente a un entorno marginal que no indagaría por ignorancia y falta de medios.

El personal que realizó la investigación, ¿hizo la vista gorda por alguna orden de arriba? ¿Estamos hablando de personajes con el suficiente nivel adquisitivo para pagarse esas juergas sádicas y comprar silencios?

Sólo entre 1985 y 1995, se sucedieron en Valencia -a menudo en la misma zona- 23 desapariciones, de las que aparecieron 18 cadáveres y sólo hubo tres procesados; uno de ellos Miguel Ricart.

Última modificación: 24 mayo, 2017

3 Responses to :
El Caso Macastre: ¿Cacería humana?

  1. marigem dice:

    ¡¡¡Madre mía!!! Mira que llevo años leyendo de crímenes y este no lo conocía, o al menos no lo recuerdo. Qué misterio, creo que es lo que dices, una cacería humana, qué chungo todo.

  2. Emilio dice:

    Algunos datos que aquí se ofrecen no son correctos. Recomiendo ver la siguiente charla para aclarar ciertos puntos que son importantes:

    1. Lady Cat dice:

      Los datos que aquí se ofrecen son exclusivamente sacados de la hemeroteca de la época.

      Que luego ya uno tenga su propia versión, perfecto. Pero nada es sacado de la manga.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: