Actualidad

Sólo hay un Álvaro Ojeda, aún hay esperanza…

Parafraseando a la inmortal Cádiz: “…los andaluces queremos, volver a ser lo que fuimos. Lo que fuimos antiguamente: pobrecitos y vasallos, siervos de terratenientes,...

De Wonder Woman y el pelo de sus sobacos

Hace eones, cuando el mismo tiempo comenzó a ser él mismo, toda una suerte de intrincadas, caóticas, hermosas y cegadoras reacciones químicas empezaron a dar forma a lo que...

Paco se va de putas

Uno de cada cinco españoles reconoce haber recurrido a los servicios de una prostituta. Bien, ese es el motivo principal de que la prostitución en España suponga un 0,35 del...

Duarte Falcó y la insoportable levedad del ser

Duarte Falcó es lo que se llama, hablando mal y pronto, un pocaspajas. Chavalito de la jet, miembro de la nobleza, que vive en un mundo perfecto e ideal donde todo es blanco y...

Fútbol, niños y guantazos como panes

Leo con poca sorpresa la noticia de la intervención de la policía local de Gijón en un partido de fútbol de pre-benjamines (6 y 7 años) para separar la pelea a guantazo...

Josefer y las adopciones peligrosas

Encontrábame ayer por la tarde chafardeando en esta vuestra revista, cuando a lo lejos, en un programa que visualizaba mi progenitora, reparé en el desagradable tono de voz de...

O putas o feministas

En 2010, en una revista digital ya extinta, me dio por escribir de las pocas cosas de las que sabía en mi ya casi olvidada juventud. Una de ellas era de la prostitución. No,...

Soraya, la buena madre

Esta mañana, no pude dar crédito al pasar por delante de un kiosko y ver a la cantante Soraya Arnelas, en la portada de Semana, justificándose a golpe de titular: “No soy...

Los putidisfraces

Llega Carnaval, en pleno mes de febrero y, salvo que estés a una hora menos en Canarias, hace más frío que mangando pingüinos. -¿De qué nos disfrazamos este año? -No sé,...

El mes negro de los galgos

Este mes de febrero finaliza la temporada de caza. Según descendemos al sur de nuestro país, es más frecuente el abandono, maltrato y, en el peor de los casos, la ejecución...