El chico de la flecha

Escrito por | Literatura

Por: Chema Cerezo

La escritora vasca Espido Freire (ganadora del premio Planeta por su novela Melocotones helados) se caracteriza por su eclecticismo. Una de sus últimas obras es una novela ambientada en la antigua Roma dirigida al público juvenil, titulada el chico de la flecha.

La acción se desarrolla en Emerita Augusta, la actual Mérida. El protagonista es un niño de nombre Marco, huérfano de padre y madre. En su casa viven otros dos niños, su hermana Juna y Aselo, un niño esclavo al que recogieron al nacer y que mantiene una mutua y sincera amistad con Marco. Igualmente tienen condición de esclavos su tutor Teseo y su institutriz Eutyces. Por último, el tío de Marco, Julio, quien le ofrece sabios consejos para su futura vida de adulto -no muy lejana tal como estaba organizada la sociedad entonces-.

Esta novela resulta muy educativa para los más jóvenes. Se muestra cómo la sociedad antigua estaba dividida en dos clases, personas libres y esclavos, lo cual es obviamente lamentable bajo nuestra visión de hoy día, pero estaba aceptado y asimilado en la antigüedad. Esto demuestra que ciertas actividades no son justificables sólo por el hecho de que sean una tradición. Según este razonamiento, la esclavitud y muchas otras prácticas se habrían perpetuado.

Sin embargo, en el chico de la flecha se muestra a los esclavos como personas inteligentes, justas y valerosas. Se trata de una lección de igualdad: más allá de las clases sociales y cualquier otra circunstancia, hay muchas más cosas que nos unen que cosas que nos separan. Sin embargo, otra cara menos amable la muestra el personaje Cornelio, cuya condición es la de liberto -esclavo liberado-. Es sin duda el “malo” de esta novela. Su comportamiento despótico alerta del peligro de no saber asimilar bien el éxito o el ascenso laboral, social o de cualquier otro ámbito.

En definitiva, el chico de la flecha es una lectura muy recomendable y amena tanto para jóvenes como para adultos. Está muy bien documentada y transmite valores positivos como la sinceridad, la lealtad y la perseverancia, que siguen siendo necesarios hoy en día como lo eran en aquella lejana época.

Última modificación: 3 enero, 2018

2 Responses to :
El chico de la flecha

  1. marigem dice:

    ¡¡¡¡Hola!!!!
    Pues me la apunto, que a mí Espido no me convence demasiado(creo que leí Melocotones helados en un mal momento) y como me cae bien le daré otra oportunidad.
    Besos.

  2. Tonia dice:

    Hola, siempre los leo y esta vez comento. La historia me despierta una señal de alarma, por qué el malo es el liberto? como en otras ocasiones es el mestizo, la persona que no es ni uno ni lo otro… Muchas veces ocurre esto. De niña leía Tom Sawyer y no me gustaba que el malvado fuera un mestizo, pero muchos niños no se dan cuenta y esa idea queda fijada. Que el que se sale de “su sitio” puede ser malo. No sé si me explico…

    Saludillos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: