Cincuenta sombras más oscuras

Escrito por | Cine&Tv, Literatura, Sexo

Aquí os dejo con el análisis de la segunda parte de la saga de Christian Grey: Cincuenta sombras más oscuras.

Cuando me he sentado a escribir este post, se me han venido muchas cosas a la cabeza, tanto referentes al libro y su adaptación al cine, como todo lo que para mí conlleva esta película. Además, justo hoy, cuando estaba haciendo las últimas correcciones, facebook me recordó que se cumplían dos años desde la publicación del post sobre la primera película “50 sombras de Grey”. En aquel momento, hacía muy poco tiempo que había comenzado el blog, en mi vida personal estaban ocurriendo muchas cosas, y aún pasarían cosas más importantes más tarde. Este primer post sobre el señor Grey y Ana Steele, sigue siendo, aún hoy en día, del que me siento más orgullosa, es el más leído y el que más comentarios tiene, y también uno de los que más me costó escribir.

Para mí, estas películas, más allá del argumento y de si son buenas adaptaciones o no, o incluso si son buenas películas o no, son algo especial. La quedada para ver la primera película en febrero de 2015, fue un punto de inflexión muy importante para algunas de nosotras, aquel día, fue un día especial, donde la película era lo de menos, lo más bonito fue lo que salió de allí.
Así que según se iba acercando la fecha de ir al cine a ver esta segunda entrega, la verdad es que cierta parte de mí se emocionaba, porque era como volver al principio de todo, al momento donde todo empezó, mismo horario, mismo cine, mismas risas… todo igual.

Otra de las cosas de las que me he preocupado de “estudiar” antes de escribir el post, ha sido la banda sonora de la película, porque desde luego la música es una parte muy importante del cine. La música hace que una escena sea mucho más profunda, más intensa o más cómica, que si no estuviera. Por eso os animo a que mientras leéis este post, os pongáis de fondo, tres de las canciones de la banda sonora: Not afraid anymore de Halsey, Helium de Sia y The Scientist de Corinne Bailey Rae. Esta última es de Coldplay, pero se ha versionado para esta película. En mi opinión estas canciones son las mejores de la banda sonora, y además, en ciertos aspectos, también me siento identificada con ellas. Espero que os gusten como me han gustado a mí.

Y, después de esta, no tan pequeña introducción, entramos de lleno a la crítica sobre la película.

“50 sombras más oscuras”, es la adaptación cinematográfica de la segunda parte de la trilogía 50 sombras de Grey. En esta película, asistimos a una, algo mejor, recreación del libro, aunque sigue siendo necesario haberlo leído antes para no perderte en ciertos detalles.
Aparecen nuevos personajes con muchas relevancia en la vida de los protagonistas, como son Jack Hyde, editor y jefe de Ana, y Elena Lincoln, la famosa “señora Robinson”.

La película empieza más o menos igual que el libro, con Ana empezando a trabajar y con Christian desesperado por volver a ver a Ana. Sin embargo, en vez de ir juntos a la exposición de fotografías de José, Christian se presenta allí sin que Ana sepa nada.

En el libro, aparece otro personaje, Ethan, el hermano de Kate, la mejor amiga de Ana. La verdad es que aunque sé que hay mucha gente que le ha echado de menos, para mí no es un personaje fundamental, así que no me importa su ausencia; pero el personaje que sí debería haber aparecido es el doctor Flynn, el psiquiatra al que acude Grey. Es un personaje fundamental porque es el que resuelve ciertas dudas de Ana y el que da luz a muchas de las sombras de Grey. Además el regalo de cumpleaños de Ana hacia Christian pierde toda su esencia, en el libro se lo da a Christian antes de hablar con el doctor, así que le dijera lo que le dijera la respuesta hubiera sido SI, y aquí parece que simplemente le ha querido dejar con la duda varios días.

En este segunda película hay menos sexo (si es que comparamos con la primera y sobre todo con el libro), porque realmente donde se quiere profundizar es en su relación de pareja. Faltan momentos “especiales”, como son el momento del callejón después de la exposición de fotografía y el de la sala de billar. Sobre esta ultima escena, ha habido algo de polémica porque en el tráiler aparecía pero no en la película, y es que según han confirmado el director y la propia autora, tuvieron que quitarla del montaje final porque sino la calificación en EEUU, hubiera sido para “adultos con reservas”, lo que habría limitado el número de salas donde exhibir la película, pero prometen que estará en el DVD. ¿Marketing o realidad?

Otro de los momentos que he echado de menos en la película ha sido la parte de la subasta en la que participa Ana. Esos momentos de nervios de Christian hubiera estado muy bien poder verlos reflejados en la gran pantalla.

También comentar que en el libro, Jack Hyde no aparece nunca más allá de las oficinas de la editorial, sin embargo, aquí se le puede ver en la fiesta de máscaras, en el momento en que Ana baja las escaleras después de uno de sus encuentros con Christian. Se le puede ver observando la fotografía que quema al final de la película.

En cuanto a escenas con falta de intensidad, destacar la escena de Leyla en casa de Ana y la de Christian de rodillas delante de Ana cuando piensa que va a volver a irse. Sobre la primera, la actitud de Christian en el libro es de autoridad total, mucho más que cuando estaba con Ana en el primer libro. Sin embargo aquí lo dejan pasar muy levemente, aunque eso genere una de las que, para mí son de las mejores escenas de la película: el paseo por las calles de Seattle de Ana, bajo la lluvia, vagando sin rumbo. Todo esto nos lleva a la segunda, al enfado y desesperación de Christian por no saber dónde está Ana, y su enfado terrible al verla llegar, pero Ana no se deja dominar y en ese momento todos los miedos de él vuelven a aparecer y se convierte en el sumiso, en un hombre que hará lo que quiera ella. Esta escena en el libro es mucho más llamativa, el hombre al que le gusta dominar, se cae del todo, tanto física como mentalmente, llegando a la posición de sumisión. Está hundido y no sabe cómo hacer ver que aunque sea una persona difícil de entender, no puede vivir sin ella. Pero todo esto en la película lo pasan casi por encima, cuando también es uno de los momentos clave de la historia.

Por último comentar uno de los diálogos de la película que es un claro homenaje de Dakota Johnson a su madre, Melanie Griffith, con una frase de Armas de Mujer. En una de las escenas en la editorial, después del despido de Jack, Ana le dice a su ahora ayudante Hannah:

– “Espero que me llames Ana. No espero que me traigas café si no vas a traerte otro para tí, y todo lo demás… ya lo veremos sobre la marcha”

Hasta aquí el análisis sobre la película. Hay muchas más cosas que cambian con respecto al libro, pero estás son las más llamativas. Espero que lo disfrutéis.

¿Vosotros que opináis? ¿Habéis visto la película?

Última modificación: 30 enero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: