Cobarde

Escrito por | Sexo

Que no lo sepa nadie.

Pero no me guardes en el armario, yo cuando amo quiero gritarlo a los cuatro vientos, quiero que cada partícula del universo vibre con la felicidad que siento, que cada plano se llene del amor que siento.

Que no lo sepa nadie.

Que nadie sepa que cuando veo a lo lejos a alguien que se parece a ti a mi corazón se le salta un latido, se me sube a la glotis y me late en las sienes. Me recorre una descarga eléctrica que lo hace, de pronto, latir a mil pulsaciones por minuto y las pupilas se me dilatan tanto que se podría ver nítidamente  tu reflejo en ellas.

Que nadie sepa que si estás cerca no sé adónde mirar con tal de no mirarte a ti por si me delato. Pero no coordino mis movimientos y o me quedo inmóvil o hago un movimiento brusco y tiro todo lo que me rodea al suelo. Reflejo de mi caos interior, supongo. Porque tú me das la vuelta, me descolocas y me vuelves a montar a tu antojo, como si mi interior fuese un puzzle en tres dimensiones creado exclusivamente para tu entretenimiento.

Que no lo sepa nadie.

Que cuando pienso que puedes querer a otra las lágrimas me estrangulan y las ganas se derrumban; todo lo que me mantiene en pie se desvanece con un simple pensamiento, contigo sonriéndole a alguien que no soy yo. Contigo siendo feliz con otros labios, otros ojos, otro amor.

Que nunca nadie sepa que trepas por mis sueños y reclamas con tu sonrisa un lugar privilegiado en ellos. Y los llenas del blanco de tus dientes, del diámetro de tus lunares, del desorden de tus rizos, del tono de tu risa de travieso niño pequeño.

Que no lo sepa nadie.

Que tu nombre en la pantalla de mi móvil me produce escalofríos, miedo, palpitaciones y una sonrisa de boba que puede durarme todo el día sin que te esfuerces.

Que nadie se entere de que me quemas las retinas, las tripas, las costillas, las yemas de los dedos, los labios y la lengua. Que no sepan que en medio de la nieve tú eres capaz de prender una chispa que me abrase y tarde horas, quizás días, en consumirme.

Que no, que no, que no, que me muero si alguien llega a saber cuánto te quiero, cuánta falta me haces, cuánto te deseo.

Que no lo sepa nadie. Pero sobre todo… que nunca lo sepas tú.

Que me parta una lluvia de rayos furibundos cayendo del cielo con la violencia de una bomba nuclear antes de que te puedas llegar a enterar de que te regalo mi vida a cambio de un minuto de la tuya.

Que no lo sepa nadie, que no te enteres nunca de que este amor existe y es tan real como lo eres tú.

Este es mi secreto, que te quiero. Y me lo llevo a la tumba antes de oírte pronunciar las palabras <<yo a ti no>>.

Última modificación: 25 Junio, 2017

One Response to :
Cobarde

  1. anusca77 dice:

    Que bonito!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: