Crianza con animales

Escrito por | Fauna animal, Mapaternidad


“¿Y cuando tengas al niño qué vas a hacer con los perros?”

He tenido perros antes de ser padre. Muchos perros. Pero no como el que tiene muchos perros en un cortijo. Los he tenido así:

Ese soy yo antes de que el cachorro viniera al mundo. Como se puede ver, había más caninos que homínidos. Y cuando alguien tiene perros (véase gatos, iguanas, escolopendras… el bicho que sea) no hay pregunta más inoportuna que se le pueda hacer a quién va a ser padre.

Y aquí podría acabar el post. Fin del asunto.

No hay ninguna contraindicación entre tener niños y tener animales.

“Es que son muy sucios”

Igual de sucio que seas tú.

“Es que le va a hacer algo al niño”

No le han hecho nunca nada a ningún otro humano, de mí depende. En cambio, otros humanos…

“Es que las enfermedades…”

Luego te enseño la cartilla de vacunación del perro y la comparamos con la tuya a ver quién gana…

“Es que sueltan pelos”

(Padres míos, haced recuento de juguetes en el suelo en un día normal…)

Etc, etc, etc. Podríamos seguir así hasta el infinito.

Os presento a Krogan. Como veréis es un masacote de músculos de unos 20 kilos. Esta foto fue en Navidad, y de ahí que lleve sus mejores galas con su collar de púas y un arnés de cuero y chapa. Para algunos es una máquina de matar. Para mí, es el perro que rescatamos de una muerte segura. Es cojo, solo apoya tres patas, ya que cuando lo encontramos la pata delantera izquierda había sido fracturada (por haber sido atropellado) y se había soldado mal, ya no puede usarla. Es muy probable que fuera usado como sparring en peleas de perros, porque tiene cicatrices que así lo corroboran.

Es obediente, leal, cauto, y la única vez que le he visto gruñir a un humano fue a una persona que se acercó al carro del cachorro recién nacido de forma demasiado rápida e imprudente. Una voz mía bastó para calmarlo.

Krogan es el único de mis bichos que acepta que el cachorro lo acaricie (los otros son unos pequeños bastardos que huyen). Y no se queda ahí. Le da de comer, lo besa, se empujan mutuamente, le da unos rabazos tremendos cuando está contento y el niño sencillamente se ríe, le he visto literalmente abrirle la boca al perro para sacarle la comida que estaba masticando… os estoy hablando de un perro que desde pequeño fue enseñado a ser violento. De hecho, mi mujer y yo no hemos conseguido que tolere de buen grado a todos los perros que se encuentra, pero lo he visto ladrar y correr con sus tres patas solo para hacer reír sin parar a mi hijo.

¿Se puede criar a un niño teniendo perros? Creo que la pregunta más correcta sería:

¿Están todos los humanos preparados para hacerse cargo de un perro?     

PD: Si alguna vez abandonáis a su suerte a una mascota sois unos hijos de puta a los que más os vale no cruzaros conmigo.

Última modificación: 29 junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: