El crimen de los Marqueses de Urquijo

Escrito por | Sucesos

A sus 54 años, Manuel de la Sierra, Marqués consorte de Urquijo, no era un hombre muy querido por sus más allegados. Sometía a su familia a malos tratos y sus hijos estaban hartos de que siempre escatimara en sus gastos. Las discusiones formaban una constante en el chalé de Somosaguas donde moraban y el ambiente familiar se mascaba tenso. Sin embargo, fuera de su domicilio a Manuel de la Sierra se le conocía por su educación y amabilidad.

María Lourdes -Marieta- Urquijo, de 45 años, destacaba por su timidez y devoción religiosa, perteneciendo incluso al Opus Dei. Ella y su marido se habían casado el 12 de diciembre de 1954 y tenían dos hijos, Myriam (24) y Juan Manuel (22), conocidos entre sus amigos de la alta sociedad como “los pobres” debido a la tacañería de su padre. Myriam debía dar clases a niños para sacar algo de dinero y Juan debía dinero hasta a su ama de llaves.

Juan María Urquijo no estaba muy conforme con la decisión de su hija Marieta de contraer matrimonio con Manuel de la Sierra, pero la joven no dio su brazo a torcer y se unió a su prometido en un enlace donde ejercieron como padrinos los Condes de Barcelona. Manuel de la Sierra no podía competir con el nivel económico de su mujer, motivo por el cual su suegro hubiera preferido emparentar con algún miembro de la catalana familia Güell.

Myriam de la Sierra se había divorciado de Rafi Escobedo, estudiante de Derecho nunca aceptado por su padre debido a la desigualdad económica entre la pareja. Parecía olvidar el Marqués su propia experiencia con su respectivo suegro, manteniendo una relación de tirantez con Rafi, quien llegó a vivir en la casa familiar de Somosaguas antes de mudarse con Myriam a la calle Orense de Madrid.

La hija de los Marqueses de Urquijo mantenía una nueva relación sentimental con Richard Denis Rew, mejor conocido como Dick el Americano.

En la madrugada del 1 de agosto, varias personas entraron en el domicilio de los Marqueses de Urquijo, dirigiéndose al dormitorio del Marqués con la intención de ultimarlo. Infortunadamente, Lourdes Urquijo, que dormía en la habitación contigua, alertada por los ruidos se despertó y los asesinos le dispararon en la boca y en el cuello, justo después de haber hecho lo propio en la nuca de Manuel de la Sierra.

No fue un robo. No sonaron las alarmas. Nadie vio nada.

El primero en percatarse de la muerte de los Marqueses fue el vigilante jurado del chalé, quien preocupado al ver la ventana abierta se dirigió al piso de arriba, donde yacía el Marqués sobre su cama, bocabajo y con signos de estrangulamiento. Ni el perro ni la empleada que dormía en el otro extremo de la vivienda habían escuchado ningún ruido.

La noche anterior, Myriam cenaba en casa de sus padres en compañía de un hijo de su compañero Dick, que solía vivir con la pareja. Dick se encontraba en Oviedo, en un viaje de trabajo.

La investigación policial, varios meses después, detuvo a Rafi Escobedo como presunto autor del asesinato de sus antiguos suegros. Escobedo negaba su culpabilidad, hasta que la policía le mostró a su padre, esposado y maltratado, mientras le aseguraban que el resto de su familia correría la misma suerte. A continuación, el ex marido a Myriam de la Sierra se declaró culpable del asesinato de los Marqueses de Urquijo.

Javier Anastasio, amigo de Rafi Escobedo y con quien estuvo fumando marihuana la noche del asesinato de los Urquijo, también fue detenido como coautor del doble crimen. Su defensa le dejó claro que no tenían nada en su contra, por lo que él estaba expectante por el comienzo del juicio, pero según el propio Anastasio: un magistrado decente, miembro del tribunal que lo juzgaría, le advirtió de que todo en el juicio estaba arreglado y la sentencia firmada de antemano. Al haber sido puesto en libertad tras cuatro años encarcelado sin haberse celebrado el juicio, como era el máximo legal permitido, el 21 de diciembre de 1987 decidió fugarse a Brasil. Ha estado viviendo en diferentes países sudamericanos con su auténtica identidad, pese a que el delito que se le imputaba ya ha prescrito, aunque ha vuelto a España a visitar a su familia en los últimos años.

Según Anastasio, Rafi Escobedo era incapaz de cometer un crimen. Incluso comenta que, tras una advertencia de Rafi a los hermanos De la Sierra en la que los avisaba de que contaría toda la verdad, Myriam y Juan retiraron la acusación particular contra él.

De la misma manera, Javier Anastasio tampoco cree en el supuesto suicidio de Escobedo, justo después de haber avisado públicamente que hablaría. Rafi Escobedo fue hallado en su celda de la Cárcel del Dueso ahorcado con una sábana. La autopsia encontró cianuro en sus pulmones, pero eso no pareció importarle a nadie. Incluso se llegó a asegurar que el mismo no era mortal.

Juan de la Sierra siempre ha asegurado que, en el momento del asesinato de sus padres se encontraba en Londres, llegando a Madrid a las 5 de la tarde del mismo día. Sin embargo, no se ha podido encontrar su nombre en las listas de pasajeros de ese día y hay quien afirma que lo vio esa misma mañana en la capital española.

¿Quién ganaba con la muerte de los Marqueses de Urquijo? ¿Odiaba realmente tanto Rafi Escobedo a su ex suegro como para querer matarlo tiempo después de su separación de Miriam? ¿Por qué nadie tuvo interés en capturar a Javier Anastasio, pese a que ha vivido en distintos países que sí tienen tratado de extradición con España? ¿Silenciaron a Rafi para que no hablara? ¿Estaban los magistrados y la policía comprados, tal y como afirmaron los presuntos asesinos? ¿Puede ser que Rafi -amigo desde la infancia de Juan- y sus amigos participaran a instancias de alguien, por un chantaje o convencidos? ¿O es más probable que no tuviera nada que ver y, matando dos pájaros de un tiro, “alguien” lo incriminara para quitarlo a él también de en medio?

Última modificación: 21 Mayo, 2017

2 Responses to :
El crimen de los Marqueses de Urquijo

  1. marigem dice:

    Soy absoluta fan de estos post. Estuve años obsesionada con esto, y desde mi más absoluta ignorancia siempre creí en la inocencia de Rafa, y recuerdo claramente como seguía el caso a través de las revistas que encontraba por mucho que me escondieran, y la entrevista que Jesús Quintero a Rafa Escobedo también la recuerdo a la perfección junto a los comentarios de mis padres diciendo que era el cabeza de turco, que quizás no era trigo limpio pero de ahí a ser un asesino…Y recuerdo cuando anunciaron su muerte. Uffff¡Cuántas incógnitas!
    Besos y estoy deseando leer el siguiente post de este tema.

  2. LadyofChrystal dice:

    En este crimen hay algo que nunca sale, pero que pudo tener mucho interés en el crimen, Manuel de la Sierra se oponía a la fusión del Urquijo con el Central, fusión que su hijo si aceptó después del crimen.

    Es curioso como se publican tantas historias de corrupción política y de crímenes y se habla tan poco de estos temas, de como de los 7 grandes bancos de esa época solo quedan 2, de como desde la llegada del joven Botín en 1986 (joven de 50 años) a la llegada del Santander que entonces era el banco menos importante del país a hoy día media un abismo, el Santander se comió nada menos que 3 grandes bancos (el Central, el Hispanoamericano y el Banesto pese a la oposición de Conde que dio con sus huesos en la cárcel acusado de varios delitos económicos)

    Conde además se rumoreaba que quería revitalizar el cds y presentarse como cabeza de lista revolviendo el gallinero bipartidista, yo no se si sería realmente o no culpable de los delitos económicos que se le imputaban pero en este país un banquero raramente entra en prisión aunque los cometa (solo hay que ver el caso más reciente de los albertos por poner un ejemplo)

    Mientras el felipismo patrocina en 1988 la fusión del Bilbao con el Vizcaya que acaba siendo BBV

    Resulta que toda la gran banca publica destinada a dar créditos a bajo interés al pueblo y hipótecas (Banco Hipotecario, Banco de Crédito Local, Industrial, Agrícola, Mar, Construcción, Banco Exterior de España, Caja Postal de Ahorros, Banco de Alicante) y el sistema de Cajas de Ahorros, entidades que estaban para limitar el dominio de la Banca Privada acabaron todas fusionadas en una gran entidad, Argentaria que con el tiempo pasa a integrarse en el BBV que pasa a ser BBVA

    Total que al final de 7 grandes bancos solo quedan 2, el BBVA y el Santander, y otro residual, el Popular, propiedad de Opus y especializado en dar hipótecas, hoy está en el punto de mira de los 2 grandes que esperan fusionarlo

    Esto es algo que aparte de tener relación con el crimen de los Urquijo tiene relación con muchísimas de las cosas que han pasado en estos ultimos años en este país, desde el proceso de Conde a las preferentes pasando por el 15-M, el dinero siempre está detrás de todo

    Y lo peor de este proceso es que presagia un futuro muy negro para las clases populares, curiosamente casi ni se habla de él

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: