Custodia compartida: ¿sí o no?

Escrito por | Mapaternidad

Estoy completamente en contra de la custodia compartida.

Los niños no son pelotas de ping pong para ir de una casa a otra cada 15 días. Tienen que tener su hogar, su estabilidad y sus rutinas.

La modalidad “el niño se queda en la casa y son los padres quienes se van alternando”, la considero inviable. ¿Tienen que pagar dos casas con sus correspondientes facturas? Y si rehacen la vida, encuentran nueva pareja y tienen otros hijos, ¿estos también deben modificar sus costumbres cada X tiempo por una situación anterior? Este plan de vida es muy bonito cuando te acabas de divorciar, pero no prolongable en el tiempo, porque carece de pies y cabeza.

No creo en los derechos del padre ni de la madre. Creo en los del niño, y un niño se merece una estabilidad, no ser la falsa moneda que de mano en mano va y ninguno se la queda.

Y como creo en los derechos del niño, considero que éste tiene derecho a ver siempre que quiera al progenitor no custodio. Que no, que no tiene que ser la madre la que se quede con la criatura; sino el más capacitado.

Me nombraréis a Rociíto y a Antonio David, adalid nacional de la custodia compartida, pionero, hito en la apertura de puertas. PRECISAMENTE, considero que en ese caso no fue positivo que los niños se pasaran la infancia y adolescencia de aquí para allá. Si la madre no fuese hija de quien era y el juez hubiera tenido dos dedos de frente, esos niños habrían vivido desde el minuto uno con su padre y, sin duda, sido mucho más felices de lo que demuestran.

Resultado de imagen de rocio carrasco y antonio david

No es justo repartirse al niño para la comodidad de los padres, ni tiene sentido que esté quince días sin ver al uno o al otro.

¿No es mejor que viva con uno y se vaya con el otro siempre que quiera? Porque si antepones conflictos y movidas a tu hijo; bien poco lo quieres.

Nunca, jamás, debemos utilizar a los hijos para nuestras venganzas personales. Que luego son carne de psicólogo a los ocho años y encima no reconocemos nuestra parte de culpa.

Y volviendo al testis unus testis nulus, os traigo nuevamente opiniones y testimonios al respecto.

Para que nadie me venga con que las mujeres, el feminazismo y tal y cual, os transcribo textualmente la historia de Jose, quien hace ya seis años que disfruta de la custodia completa de su hija:

” A priori no estoy de acuerdo que sea un buen método de custodia. Una pareja que se separa es por desavenencias que difícilmente se pueden separar de lo demás. Es muy complicado ponerse de acuerdo para temas educacionales con alguien con quien antes no te entendías como pareja.

En casos excepcionales, la expareja es capaz de organizarse en tiempos, espacios y metodos para custodiar hijos, pero como digo, es algo muy excepcional. Mi experiencia me dice que la custodia compartida termina convirtiéndose en una monoparental encubierta, recayendo el peso de los hijos en el progenitor mas implicado.

Desgraciadamente en muchos casos lo padres (hombre) pugnan en los juzgados por esta modalidad por razones meramente económicas. Evitando así pensiones de manutención y usufructos de las viviendas conyugales. La otra cara de la moneda es cuando la férrea apuesta de una de las partes por una monoparental esconde un afán de venganza donde los menores se convierten en rehenes.

En cualquier caso, en cuanto a la custodia compartida, desde mi punto de vista aún bien llevada es un trastorno para el menor, que se ve sometido a un contínuo va y ven en su rutina de vida. Los menores necesitan de los dos progenitores. Necesitan sentirse arropados y queridos por ambos. El tiempo que pasan con cada uno debe ser de calidad. Que sea el 50% con cada progenitor no sirve de nada si este, por la razón que sea, no está presente (cuando se delega constantemente en la figura de los abuelos) o, en su defecto, ese tiempo se ejerce con desidia y los niños se sienten un estorbo.

Por estas razones, yo estoy a favor del acuerdo.

Un convenio regulador es la apuesta ideal. Ambas partes firman estar de acuerdo. Es flexible y negociable. En él, se pueden incorporar todos los aspectos necesarios para una estabilidad en la calidad de vida de los menores. Se puede adaptar a las situaciones laborales, económicas y personales de cada progenitor.

En su defecto, una sentencia judicial monoparental, pone las bases y los límites para dos personas que no consiguen consenso.
En este caso, mi consejo es acudir a este marco cada vez que las relaciones de la ex pareja se tensan.
El menor necesita sentir un hogar, rutina, estabilidad, apoyo y por supuesto límites.
Compartir esos valores con un ex, resulta muy excepcional “

Custodia compartida.

Resultado de imagen de divorcio

Mari y su ex se separaron cuando la niña tenía 14 meses. Desde el minuto 1, él se apropió del papel de la madre, cuya lactancia incluso se vio anulada porque él reclamó su derecho a dar el biberón. Y a bañar al bebé, cuidarla… Y que la madre se dedicara a las tareas domésticas.

Este fue uno de los motivos del divorcio, junto a que él le era infiel con hombres.

Mari aceptó una custodia compartida trampa, pues llegaron a un acuerdo verbal en el que cada uno tenía a la niña cuando el otro trabajaba. ¿Qué ocurrió? Al no poder plasmarse tal cosa legalmente, pidieron custodia compartida, pero decidieron llevarla de esa manera. Como cláusula, si ella se quedaba en paro, la custodia sería para Mari y su ex marido le pasaría 200€.

Al poco tiempo, cerraron la empresa de Mari y ella se agarró a ese punto. Él le dijo que no, alegando que hacía pocos meses que la habían pillado dando positivo en un control de alcoholemia y que con eso podría quitarle la custodia de la niña. Entonces, esa cláusula nunca se tocó y se empezaron a turnar a la niña por semanas.

Durante los terribles dos años, ella incluso sentía una especie de alivio al poder descansar de rabietas.

La niña fue creciendo y con siete años le dijo al padre que se quería ir a vivir con su madre, que estaba cansada de ir de un lado para otro y éste le respondió que entonces la desheredaba y que todos sus juguetes y ropa pasarían a su prima. La niña, ante las amenazas, decidió prolongar la situación. Ya poco quedaba del padre que se volvía loco con los bebés…

Se trataba de una pequeña bastante madura y al año se lo terminó contando a su progenitora. La madre pasó tres años en el extranjero, viviendo y trabajando, en los que la niña, salvo cuando ella volvía, residía con el padre. Finalmente acabó retornando, porque no podía soportar vivir sin su hija ni tratar de llevársela hasta los 12 años.

La niña está cansada de la custodia compartida, quiere vivir con su madre y visitar a su padre cuando desee.

Mari sólo está a favor de la custodia compartida cuando la crianza sea en común y existan una residencia principal y otra eventual, siendo ambos los que se hagan cargo de los niños entre semana.

Ahora, os dejo con las experiencias y/o puntos de vista de mis doce mejores amigas:

Carol:  Viví muy de cerca el divorcio de unos familiares, cuyos niños vivían en el piso del padre y éste y la madre se rotaban en la casa donde habían vivido siempre. ¿Qué pasó? Pues que al final la madre se echó novio y ya la cosa cambió bastante. Se fue a vivir con él y pidió revisión para poder llevarse a los niños con ella. Al final, están 15 días con la madre y 15 con el padre. Los niños lo pasan fatal con tanto cambio, y eso que vivimos en una ciudad pequeña donde las distancias son cortas.

Miriam:  No he tenido cerca a ningún caso de custodia compartida, pero sí estoy a favor. Cuando uno trae un hijo al mundo, lo hace con todas las consecuencias: buenas y malas. Y creo que el régimen de visitas puede ser injusto para una y otra parte según qué mires. Pero la custodia compartida implica un civismo que no todo el mundo tiene.

Oiane:  Yo no estoy a favor ni en contra, soy de la posición del “depende”. Si los padres son civilizados y la separación se lleva a cabo como personas normales en lo que respecta a los niños, creo que la compartida no está mal, compartiendo ambos habitualmente la crianza de los hijos. De ahí a darla por defecto o a no darla nunca… Hay un mundo.

Ali: Yo creo que el niño debe vivir con su madre o con la persona más adecuada, que salvo raras excepciones, suele ser su madre. Eso no quita que el niño tenga también un padre, al que deba ver y que tiene que formar parte de su vida. Es un derecho del padre y también una obligación, que a muchos se les olvida. Yo la custodia compartida la veo un poco como “niño peonza”, de acá para allá. Y creo que un niño necesita estabilidad. Y la opción de que el niño se quede en casa y los padres sean quienes se turnen, pues casi la veo menos… ¿Qué van a estar, de mudanza cada 15 días? No lo veo, no sé… No creo que eso dé estabilidad al niño.

Inma:  En el caso de mi hermana y mi sobrino, el padre nunca se ha preocupado del niño, no se ha interesado de nada más que de su trabajo. Ahora quiere tener al niño, que apenas conoce al padre y cuando le toca estar con él, lo deja con la abuela y apenas pasan tiempo juntos. A fin de cuentas, el niño está privado de estar con quien de verdad se preocupa por él y pasa fines de semana encerrado en una casa con dos ancianos, uno de ellos fumador y bebedor. Duerme en una cama de 90 con su padre, ya que este se niega a vivir por su cuenta y comparte piso con sus padres, una hermana y un sobrino, además de su hijo. Cuando pasó el mes de vacaciones en verano con él, volvió en unas condiciones lamentables. Mi sobrino tiene una cardiopatía y el padre pasa olímpicamente de llevarlo a las revisiones cuando coincide que está con él.

Carmen:  Mis tíos se divorciaron teniendo mi primo 2 años. Al principio, todo más o menos bien, mi tío lo tenía un fin de semana cada quince días y las vacaciones que le tocasen. Con 12 años, cuándo empezó a salir, ya no quería ir con mi tío porque tenía “lejos” a sus amigos, y mi tío no quiso que fuese a la fuerza. ¿Qué pasa? Que el roce hace el cariño y a la familia por parte de padre nos tiene bastante olvidados. No conoce a mi hijo de 14 meses y estoy muy enfadada con él, porque ya tiene 21 años y sigue igual; solo le interesa pasarse si cree que le va a caer algo. Creo que con una compartida en condiciones no habría pasado, pero es el único caso cercano que tengo y es muy probable que esté equivocadísima.

Inés: Dos parejas amigas se acaban de separar y lo van a hacer así, pero una semana con cada uno y los que se mueven son los padres, que llevan un mes separados. Desde mi punto de vista, ya una separación es una putada, se mire por donde se mire. Yo soy más partidaria de lo de siempre, con la madre y si tienen buena relación los padres, que se organicen para que, además de un finde alterno, se vean más con su padre entre semana. Pero como es muy difícil una relación rota en la que haya paz y armonía (que haberlas hay las) y el padre también tiene derecho a verles más tiempo que un finde cada 15 días, pues es un lío. Pero para la estabilidad del niño, yo creo que lo suyo es que estén con la madre, siempre que ella también pueda y quiera.

Sheila: Yo creo que deben estar con en progenitor que se haya hecho más cargo de ellos. Y que con el tiempo sean los niños los que decidan, siempre con los padres marcando unas pautas, para que no se vuelva una locura. Lo mejor ed que ambos se lleven bien y lleguen a un acuerdo por el bienestar de sus hijos.

Drew: Cuando mis padres se divorciaron, no había tanto lío de fines de semana alternos, ni de vacaciones ni de nada y yo veía a mi padre cuando tocaba. Me iba todos los fines de semana con él, si un finde no iba no pasaba nada, y si surgía algo entre semana, pues bien. Las vacaciones las pasaba enteras en Benidorm con mi abuela materna, porque de otra manera me quedaba en Madrid pasando calor, así que si mi padre quería haberme se venía a Benidorm y listo. Ha llegado a bajar solo para pasar el día. ¿Una putada? Quizás, pero más putada sería para su hija estar en Madrid mirando al techo, pudiendo estar en la playa estupendamente.

Eva:  Yo estoy en contra de las compartidas entre otras cosas porque creo que el derecho de los niños a tener una estabilidad, unas rutinas y una tranquilidad, prevalece por encima del derecho de los padres. Los niños no deberían rodar de una casa a otra con la ansiedad que eso produce. No creo que se lleguen a acostumbrar, simplemente se resignan porque es lo que hay. Pienso que hay que mirar cada caso, pero normalmente, los primeros años de su vida deberían estar con la madre, ya que la necesitan más. Creo que aunque uno de los dos tenga la custodia, debería haber una relación cordial y que el otro progenitor tuviera unas visitas más o menos abiertas y mucho, mucho contacto. Y, sobre todo, no dar una custodia compartida cuando no hay buena relación.

Mayte:  Yo tengo mis dudas con la custodia compartida. En parte me parece bien y en parte me causa reticencias. Lo que sí tengo muy claro es que padres son ambos, por lo que veo absolutamente injusto que uno lo tenga a diario y otro solo un par de fines de semana al mes y algún día entre semana. Injusto porque ambos tienen el mismo derecho y las mismas obligaciones, pero uno disfruta más del hijo que el otro. Independientemente de quien sea el custodio principal, padre o madre. Y si no es la custodia compartida, ¿qué opción hay para que uno de ellos no deje de disfrutar en igualdad de su hijo?

Vicky: Totalmente en contra y más aún cuando se pide después de años de divorcio y con la oposición total del menor. Mi hija sufrió durante un año aproximadamente lo indecible porque no quería ir, y no era tan pequeña, tenía 9-10 años. Curiosamente, su ex padre (ella no lo considera como tal) pidió la compartida en cuanto yo rehice mi vida. Antes se veían cuando a él le venía bien, saltándose a la torera el régimen de visitas. Cada vez fue espaciando más las visitas hasta que casi no venía. Ni siquiera lo conocían en el colegio. Nunca pagó un gasto extra (solo se limitaba a la irrisoria pensión). Por lo tanto, solo puedo decir NO a la custodia compartida.

Última modificación: 3 Abril, 2017

3 Responses to :
Custodia compartida: ¿sí o no?

  1. Anusca 77 dice:

    Pues después de leerte me parece que tiene todo el sentido del mundo lo que dices y sería la mejor opción que vivieran con uno de los dos y vieran al otro siempre que quisieran. El problema, y los que hemos vivido un divorcio con niños en alguien cercano lo sabemos, es que los padres suelen acabar como el rosario de la aurora y, o bien uno de ellos acaba pasando del otro y del hijo o hijos comunes como si no existieran, o bien terminan usando a los hijos como arma arrojadiza.
    Ojalá los padres separados se dieran cuenta como bien argumentas que se trata de eso, de los derechos del niño o niños.

    1. Lady Cat dice:

      Es que a mí lo del YO y el SÚPER YO, me toca muchísimo la moral.
      No son TUS derechos; son los de la criatura a vivir en el mejor ambiente posible.
      Y si el mejor ambiente es tener un domicilio fijo, es lo que hay. Eso sí; con ambos padres presentes y sin restricciones (si el progenitor no custodio es como hay que ser).
      Pero a mí eso de EL DERECHO DEL PADRE NO CUSTODIO… Perdona, tu hijo no es tu propiedad; es una persona que está aquí bajo tu responsabilidad y porque tú la trajiste al mundo y debes procurarle lo mejor; no anteponer tus deseos y necesidades.
      Muchos besos, flor 😉

  2. Vlankilla dice:

    Ostras, las opiniones del artículo dan un poco de miedito, hay varias que dan por supuesto que la custodia tiene que ser para la mujer porque estamos más capacitadas. Alucinante.

    ¿Qué es lo que nos hace más capaces que un hombre? ¿Estamos en el s. XXI y todavía estamos así?

    Si los dos tenemos dos manos, dos brazos y dos piernas ¿Qué es lo que nos hace estar capacitadas? Si el niño aún mama, está claro que solo lo puede atender la madre, pero en caso contrario me gustaría a mí saber por qué un hombre tiene menos aptitudes para la crianza.

    Eso sí, en lo de la custodia compartida estoy de acuerdo con la autora, me cuesta verlo como una opción factible. Lo mejor es que tanto padres como niños tengan estabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: