El deporte en el colegio y otros traumas: Primera parte

Escrito por | Mapaternidad, Personal

De todos es sabido que el deporte es un gran invento; muy importante para que el cuerpo no se oxide y demás milongas. Y estoy muy de acuerdo, no seré yo quien niegue algo más que demostrado y estudiado.

Pero, ¿qué pasa cuando una es una negada y una patosa de nacimiento, con menos coordinación natural que un borracho en Sanfermines? ¿Y qué ocurre cuando, dadas todas estas características, encima te obligan a jugar nada menos que a baloncesto? Pues que lógicamente le coges una manía al p*** deporte que ya no te la quitas en la vida.

Pues sí señores, en estas estábamos la que suscribe y su mejor amiga, durante toda la infancia y juventud en el colegio. Aún recuerdo con terror estar en la cancha y ver cómo irremediablemente, alguien tenía la gran idea de lanzarte un balón de un kilo con todas sus fuerzas, a ver si había suerte y lo cogías.

Si tenías mucha suerte, no te harías un esguince en los dedos intentando atrapar el puñetero balón, y si tenías poca, lo cogería alguien del equipo rival, y te tocaría escuchar a la plasta de turno gritando, “¡Pero que lo tenías delaaaaaaaaanteeeee!”, y al resto poniendo caras de desdén y muecas.

Me pregunto quién habrá inventado ese deporte del diablo. Es que lo tiene todo, colega. Es agresivo, pesado, y requiere de una serie de cualidades, que como no las tengas de forma natural, olvídate. Sin mencionar la estatura, que me parece casi imprescindible para destacar en el susodicho, y creedme que no destaco por mi altura precisamente.

Pero a lo que íbamos, que Eva y yo odiábamos el baloncesto, y encima por lo visto éramos las únicas en clase, ya que al resto les apasionaba, y se lo tomaban con una competitividad alucinante, como si estuvieran en la NBA y les fuera la carrera profesional en ello. Nosotros sudábamos totalmente, y encima nos lo tomábamos a pitorreo, con el consiguiente cabreo de las compañeras, que no entendían que nos orinásemos encima de la risa cuando el equipo contrario encestaba en nuestra canasta, provocado numerosas veces porque no cogíamos el balón cuando nos lo pasaban, es más, instintivamente nos protegíamos la cara con las manos cuando lo veíamos venir.

La cúspide de las risas y de los enfados fue un año que, en plenas Interclases, a Eva no se le ocurrió nada mejor que ponerse de parte de la clase B, siendo la nuestra la A. Se sentó en las gradas a jalear al equipo rival, provocando las iras de toda nuestra clase, que le decían que era una traidora, mientras yo huí al baño porque ya no podía aguantarme la risa un segundo más. Jamás entenderé esa pasión por ganar en un deporte, es algo que no me entra en la cabeza. Debo de andar muy escasa de testosterona.

Respecto a las Interclases que acabo de mencionar, eran unas competiciones deportivas que nos imponían en el colegio a fines de curso debido a la festividad del susodicho, que cae el 30 de mayo. Aquello se tomaba como si fueran las Olimpiadas y fuese a venir a la familia real a puntuarnos, y claro, Eva y yo ya no sabíamos qué inventar para escaquearnos de semejante infamia.

En 7° por fin dimos con la solución. Liamos una gordísima en el mes de mayo, justo antes de las aborrecidas interclases, y así fue cómo nos cayó un señor castigo y aquel año nos libramos. He de decir que todas las compañeras nos abuchearon cuando el Fangoso anunció con gran pompa: “Agradezcan ustedes a sus compañeras Eva y Virginia ser menos este año para el equipo de las interclases”, que no deja la cosa de tener su guasa, teniendo en cuenta que no contibuíamos mucho que se diga a la unidad del equipo ni a su victoria 😂

Pero bueno, para que veáis que no todo es malo, la semana pasada me apunté a clases de aeróbic, y de momento he ido a todas (2 para ser exactos). Nunca es tarde para adquirir buenos hábitos.

Eso sí, para baloncesto que nadie cuente conmigo, que saco toda mi agresividad XD

Última modificación: 15 abril, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: