Diego Matamoros y las relaciones liana

Escrito por | Actualidad

¿Dónde tienen algunas personas la dignidad? Verdaderamente, el amor tiene que ser ciego, porque sino no me lo explico.

Recuerdo aquellos tiempos en los que Diego Matamoros dejó a su novia, Estela Grande, para volver con la madre de la que creía su hija, la psicóloga Tanit Grande.

Emocionado él, hizo unas declaraciones diciendo que a Estela la había querido y eso, pero nada comparable con el amor que sentía por Tanit, a quien calificó como la mujer de su vida.

Finalmente, acabó impactando su puño de forma accidental contra el rostro de Tanit, cuando fue a agredir al novio de ésta, y siendo condenado a ocho meses de alejamiento y 31 días de trabajo social.

Para culminar, las pruebas de ADN revelaron que, tal y como dijo Tanit, Diego no era el padre de la niña.

En esos malos momentos, una enamorada Estela apareció para consolarlo; lo que se viene llamando estar en el lugar correcto en el momento adecuado, y ahora anuncian su boda.

Pero chica, ¿dónde tienes la dignidad? Se ve que estás colada por el chaval, pero de ahí a aceptar ser su tabla de salvación y casarte con él pese a lo que declaró de ti… No sé, hay que estar en la situación, pero se iba a casar con él su tía la de Cuenca.

Las relaciones parche, en muchas ocasiones terminan haciendo aguas. Nos aferramos a que un clavo saca otro clavo, hasta que un día abrimos los ojos y nos damos cuenta de que esa relación no fue más que tapar un agujero, que de amor nada.

Es la típica unión con la que se continúa por comodidad… Hasta que te enamoras nuevamente de verdad. Y ahí llega otro dilema.

Que oye, igual a estos les va bien, Diego se súper enamora ahora de esta chica…

Solo que yo no querría para pasar el resto de mi vida a alguien de quien he opinado que ni fu ni fa.

Ni me parece que este chico, que en el mes de diciembre estaba hundido y según su hermana solo veía al psicólogo, tenga la mente clara para dar un paso tan importante ni sepa lo que quiere.

Para abrir una puerta hay que cerrar la anterior, y todo indica que este no es el caso.

Parece a Isa Pantoja, saltando de Alberto a Alejandro, lo que viene siendo una relación liana de toda la vida.

Y para estar en pareja, primero debemos saber estar solos.

Última modificación: 7 febrero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: