El ecuador del Vacaciones en Paz

Escrito por | Vacaciones en Paz

Groso modo, estamos en la mitad del Programa Vacaciones en Paz y, en un visto y no visto, ha pasado aproximadamente un mes.

Este año, la Ran ha venido mucho más suelta. Habla infinitamente mejor el castellano, tiene más confianza si cabe y, además, ha vivido nuevas experiencias.

Al fin ha cumplido su sueño de celebrar un cumpleaños. Y se sorprendió mucho, porque no daba crédito a que toda esa gente estuviera allí por ella ni a recibir un regalo tras otro, en su mayoría de sus queridos dinosaurios.

Ha conocido otra provincia, León, con el fin de visitar las piscinas de Valencia de Don Juan. Como consecuencia, ahora piensa que León es un oasis lleno de piscinas y que cuando Dios hizo el Edén pensó en León.

Tampoco ha perdido el tiempo asistiendo a fiestas de pijamas, tanto con sus primas como con sus amigas. No han sido suficientes, porque aparte de a las que piensa acudir, ya está organizando alguna más en el pueblo.

El año pasado, fuimos recibidas en el ayuntamiento a final de verano, pero este, al cambiarnos de concejo, ya tuvo lugar la recepción. Las seis niñas de la zona fueron agasajadas con útiles escolares y chucherías y llegaron a casa muy contentas. De paso, se aprovechó para pedir la libertad de los 23 presos políticos saharauis recientemente condenados injusta e ilegalmente por Marruecos.

Al principio fue un poco difícil explicarle el tema de los presos políticos. Recientemente hubo una concentración exigiendo su libertad inmediata y ella lo interpretaba como “fiesta saharaui”. Ahí fue cuando llegó una nueva conversación sobre la causa saharaui.

Ella sabe que viven en campamentos de refugiados y no en el Sáhara de verdad porque están ocupados por Marruecos y, a menudo, me pide que le enseñe fotos del Bojador de verdad, del Auserd de verdad… Y siente mucha rabia e impotencia por no poder vivir en su país ni conocer esos sitios tan bonitos.

Pero al sucederse distintas manifestaciones por toda España en relación a las condenas de los presos políticos saharauis, me vi obligada a explicarle que no eran fiestas, sino reuniones organizadas para exigir la libertad de unos chicos cuyo único delito había sido manifestarse en su país por la libertad del mismo. Y otra vez nos pusimos tristes, porque ella también le ve difícil solución al asunto y porque nos duele la situación a la que estas personas se ven sometidas día a día, con la implacable censura de los medios de comunicación.

A la playa hemos acudido en ocasiones contadas, porque si el verano pasado fue malo; este es peor. De hecho, en unos días es el bautizo de la prima más pequeña de la familia y tenemos modelo de manga corta y de manga larga, porque Asturias es diferente.

Los personajes del verano son, nuevamente, la Princesa Sofía y la Patrulla Canina, más dos nuevas incorporaciones: Bob Esponja y Ladybug.

¡Y qué hartura con Ladybug! Porque los zapatos de flamenca no son de flamenca, señores, ¡son de Ladybug!

Todavía nos queda un mes lleno de fiestas, ¡así que a ver si nos acompaña el tiempo!

Esperamos, de todo corazón, que todos los papás de acogida del programa Vacaciones en Paz estéis pasando un feliz verano.

Última modificación: 1 Agosto, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: