El parricidio de Alzira

Escrito por | Actualidad, Sucesos

Por: La López

Nunca seré capaz de comprender que haya padres/madres que sean capaces de hacer el mínimo daño a sus hijos. No lo entiendo ni lo entenderé mientras viva. 

Cada vez que sale un caso de maltrato a menores, de lesiones, de abuso sexual… no me entra en la cabeza que haya un ser humano tan desdeñable que sea capaz de hacerle daño a una criatura inocente. Y siempre digo que para mí, como criminóloga y conocedora de las leyes aunque no sea a nivel de un abogado penalista, esta calaña no tiene nunca pena suficiente. La misma opinión me merece el que hace daño a un anciano, o a cualquier persona desvalida. Me parece ruin y rastrero aprovecharse de que alguien no puede defenderse para hacerle daño, por lo cuál, cualquier consecuencia pena que acarree esta conducta me parece liviana comparada con el sufrimiento que causan. 

Otro caso que se suma a la desgraciada lista de niños asesinados por sus padres, es el del crimen de Alzira (Valencia) donde esta semana un padre ha asesinado a su hija de dos años por un supuesto crimen machista, según se baraja en la hipótesis de la Policía, que investiga los hechos. 

El acusado, un varón de 28 años y residente en Valencia, había amenazado a su pareja, una mujer de 24, varias veces, pero jamás con hacerle daño a la pequeña, que falleció degollada a manos de su progenitor cuando su madre acudía a la Comisaría a denunciarle por primera vez. Esa fue la oportunidad que aprovechó el presunto -por aquello de que en este país rige la presunción de inocencia mientras no se demuestre lo contrario- autor para acabar con la vida de la pequeña y confesar posteriormente los hechos. 

La joven, presa del pánico, llamó a su familia para que intentaran evitar el crimen, pero fue ya demasiado tarde. Mihail, de origen rumano, confesó por teléfono a su pareja lo que acababa de hacer y trató de huir de la vivienda, un segundo piso, descolgándose por el balcón y cayendo de espaldas sobre uno de los coches que había aparcados mientras, según relatan los testigos presenciales, no dejaba de gritar que había matado a su hija, ante el estupor de todos. 

Fueron los propios vecinos quienes lograron retenerlo hasta la llegada de la propia Policía Local, que acudió al lugar de los hechos y se lo llevaron detenido para tomarle declaración y saber realmente qué era lo que había ocurrido. 

Victorina, su mujer, vive desde entonces enclaustrada en casa y presa de una profunda angustia debido a la sinrazón que llevó a cabo su pareja sobre su pequeña. A pesar de que ya algunos allegados decían que se habían planteado separarse, la joven no fue consciente del peligro que corría su pequeña hasta el fatal desenlace, la tarde del pasado domingo. 

El acusado pasará a disposición judicial, y será el Juzgado de Instrucción correspondiente quien continúe las diligencias abiertas con el caso, en el que consta este sujeto como único acusado, y que pasará sin duda alguna a prisión provisional a la espera de que termine el procedimiento y se declare la apertura del juicio oral. 

Penalmente, ya que solamente escuchamos la primera y última parte de los casos (todo lo relativo a la detención, la declaración ante el Juez, y el propio Juicio Oral) tratemos brevemente algunas pinceladas sobre el proceso al que se enfrenta el presunto autor de este macabro suceso: 

 

-Su caso será juzgado por el procedimiento especial del Tribunal del Jurado -si queréis más información sobre el tema, se recoge en la Ley 5/1995 y ahí tenéis todos los requisitos que hay que tener, además de cómo se desarrolla todo- quien sea el encargado de declarar o no la culpabilidad, aunque será el Magistrado quien le imponga la pena que corresponda en función de las circunstancias concurrentes que serán probadas o no durante la instrucción del caso en la fase en que se encuentra actualmente. 

 

-La pena, presumiblemente, será de Prisión Permanente Revisable, según los datos que se pueden conocer, que son exclusivamente los que han divulgado los medios de comunicación, y que desarrollamos por encima a continuación para verlo más sobre la práctica: 

 

  • El artículo 140 del Código Penal -modificado por la reforma 1/2015 de 30 de Marzo- recoge que serán castigados con la pena de prisión permanente revisable los autores del asesinato cuando concurra alguna -es decir, basta con una, no son todas necesarias- de las siguientes circunstancias: 
    • Que la víctima sea menor de 16 años o persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad -como es en este caso-
    • Que el asesinato sea subsiguiente a un delito contra la libertad sexual. 
    • O que sea cometa por quien perteneciera a una organización criminal. 
  • Por tanto, como vemos, resulta aplicable el primer apartado, al tratarse de una menor de 2 años de edad. 
  • De no concurrir tal circunstancia, podríamos encontrarnos ante un tipo básico de asesinato del artículo 139 que tendría una pena de entre 15 y 25 años por concurrir alevosía -que se basa en que el autor elimina la posibilidad de la víctima de defenderse asegurándose los medios, y así se considera siempre cuando son niños ya que les es imposible actuar en consecuencia- y posiblemente agravado por la circunstancia mixta de parentesco del artículo 23 del Código Penal, por ser el autor el progenitor de la víctima. 

Una pregunta que socialmente preocupa mucho es ¿Cuándo podría esta persona salir en libertad condicional u obtener el tercer grado penitenciario que le permitiría pasar la mayor parte del tiempo fuera del centro penitenciario? 

 

Teniendo en cuenta lo explicado, debemos tener en cuenta que no se trata de un caso habitual, sino que tenemos que acudir al artículo 36 del Código Penal, donde nos pone las cuantías mínimas que tendrá que cumplir dentro de la prisión, y que serían las siguientes: 

 

  • Para el tercer grado: 15 años de cumplimiento efectivo de condena -porque no se trata de un supuesto de terrorismo, que tendría mayor sanción-
  • Para la libertad condicional: un mínimo de 25 años -según el artículo 92 del Código Penal- si concurren el resto de requisitos exigidos. 
  • Para disfrutar de permisos de salido: un mínimo de 8 años de cumplimiento efectivo. 

Por tanto, y como decimos, basándonos en los datos de los que disponemos, y atendiendo a los preceptos penales citados, el sujeto se enfrentaría a una pena de prisión permanente revisable, siendo el segundo caso de condena en España después de David Oubel, que fue el primer condenado a la mencionada sanción penal tras asesinar a sus dos hijas menores de edad, de 4 y 9 años, y que se encuentra en prisión después de que un Jurado Popular le declarara culpable de los hechos por unanimidad. 

¿Pensáis que el agravamiento de penas influye en que haya menos casos de este estilo? ¿Es realmente intimidatoria la cadena perpetua -o prisión permanente revisable- o incluso la pena de muerte? ¿Ayudan los medios a que tengamos mayor sensación de inseguridad al repetir continuamente el mismo caso? ¿Qué efecto creéis que tienen los citados medios de comunicación sobre la incidencia de la modificación de las leyes, por ejemplo el Código Penal? 

Última modificación: 15 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: