El tiempo de calidad

Escrito por | Mapaternidad

Llevo años escuchando la eterna gilipollez: el tiempo de calidad.

Para con los hijos, claro.

Yo no creo en el tiempo de calidad: creo en pasar tiempo con los niños. Que la conciliación sea una soberana mierda y queramos consolarnos expresando que las pocas horas que pasamos con ellos son “tiempo de calidad”… Pues bueno, allá cada quién.

Pero no.

Dos o tres jodidas horas entre que llegamos a casa y los vemos hacer deberes, preparamos el baño y servimos la cena, son una burla.

Hace años, leí a una actriz de telenovelas decir en una revista que le parecía positivo pasar tanto tiempo fuera de casa, porque así cuando volvía, su hijo la disfrutaba más. ¡Con dos cojones! Así, un ratito, como el que tiene un bonsái y se entretiene cada X tiempo en acicalarlo.

A los hijos no hay que dedicarles tiempo de calidad. Hay que estar encima de ellos. ¿Que el trabajo no deja otra opción? Bastante duro es. Pero no confundamos términos.

Mis dos padres trabajaban y yo pringaba madrugadores, jornada partida, comedor y extraescolares porque no había conciliación posible. Al haberlo vivido, entenderéis que me pase por el mismísimo forro el tiempo de calidad que presumís de compartir con vuestros hijos.

Podréis engañaros vosotros… Podremos engañarnos nosotros… Pero a ellos nunca.

La culpa es de quien sea, de todas formas y como madre trabajadora, tengamos el horario que tengamos, siempre nos vamos a quejar por algo. Porque el horario perfecto, mis queridísimos, no existe. Si no puedes llevar al niño al cole porque entras antes, lo tienes que dejar al comedor porque no te da tiempo a recogerlo, o sino tienes que coger jornada completa porque la media no te llega y no lo puedes ir a buscar a la salida. Es la puta vida, y hagamos lo que hagamos, nunca nos quedaremos a gusto (salvo que seas Tang de Naranja y tu padre concilie por ti en la pollería).

Pero abramos los ojos. Reconozcamos las cosas. No existen las jornadas laborales a capricho ni, mucho menos, el tiempo de calidad.

Los niños nos necesitan y la culpabilidad va implícita desde que los traemos al mundo hasta en lo más insignificante… Pero con un ratito al día no arreglamos nada.

Me río yo del tiempo de calidad.

Última modificación: 23 marzo, 2017

3 Responses to :
El tiempo de calidad

  1. Piruli dice:

    Supongo a que se refiere que el tiempo que estés con ellos estés. Por ejemplo, que uno vea algo en la tv y otro algo en la tablet, yo a eso no lo veo ni pasar tiempo con nadie y menos de calidad. Pero hay gente que estar al lado de alguien le llamará pasar tiempo, no sé. Igual que he oído o leído a gente decir que colechan con sus hijos para pasar más tiempo con ellos. Absurdo.

  2. marigem dice:

    Totalmente de acuerdo.
    Mi madre dejó su trabajo(que adoraba) al ser madre porque afortunadamente mi padre tenía buen sueldo y pudo permitírselo, además ella cosía y tejía por encargo mientras estábamos en el cole y además de vivir sin falta de nada tuve la suerte de tener una madre a tiempo completo que jugaba con nosotras, estaba encima y nos llevaba a todas padres y un padre que estaba mucho con nosotras.
    Y yo hice igual, cuando fui madre tuve suerte, no había esta crisis y viendo la mierda que era la conciliación me quede en casa con ellos y los libré de guarderías, comedor y madrugadores.
    Al crecer ya podemos buscar otras cosas, y la verdad es que jamás me arrepentí ni un minuto de estar con ellos, y no solo porque era feliz estando tiempo con ellos, es que mi hijo necesitó bastante ayuda con los deberes y yo pude dedicárselo(no hacérselos), pude jugar, ir a los cumples, conocer a todos sus amigos y no me perdí ninguna etapa.

    Pero tengo amigas y familia que trabajan porque es eso o pasar necesidades y, uffff…es muy duro para ambas partes, me imagino que en ese caso yo habría hecho igual, los hijos tienen que tener las necesidades cubiertas, y opino que no solo los mínimos, tiene que ir a cumples, a excursiones, reyes y una serie de cosas, no van a ser los que nunca tengan nada y a veces pues hay que trabajar, yo misma tengo una vida ahora muy distinta a la de hace 18 años.
    Total que la conciliación no existe y es chungo, si yo hubiese sido madre ahora sé que no habría podido quedarme en casa, y viviría con la culpa todo el día aunque como bien dices vivimos con culpa por muchas cosas, al menos yo.
    Besos!!!!!

  3. Mar dice:

    Yo solo quiero hacer una reflexión a tu comentario: dices que no existe el tiempo de calidad y yo creo que sí que existe y es fácilmente demostrable: si tanto y tanto lo defienden desde sectores tan variados, pues aceptemos que esa es la solución. Tú vas a tu jefe y le dices que le vas a dar tiempo de calidad, 2 o 3 horas al día y que, bueno, sintiéndolo mucho por tu pobre hijo a él le vas a dar tiempo a secas, y seguro que se alegra un montón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: