Cómo entró el Chicle en mi casa

Escrito por | Mapaternidad, Sucesos

Yo no sé en vuestra casa, pero en la mía, cuando éramos pequeños, los peores villanos, los que poblaban nuestras pesadillas, eran los míticos hombre del saco, el coco, el lobo feroz, la bruja piruja, Freddy Krueger cuando ya eramos un poco más mayores, y alguno más de ese estilo que se me queda en el tintero seguro.

Los tiempos han cambiado, a los niños de ahora no les asustan las mismas cosas, son menos impresionables debido en parte, supongo, al exceso de imágenes al que se ven expuestos. Pero siguen siendo niños, y como tales tienen su propio imaginario de monstruos. En el caso de mi hijo, a 17 días de cumplir los 7 años, hay, o mejor dicho, había, hasta hace escasos días, dos seres terroríficos: la bruja y el payaso. La bruja le dio miedo desde que vio a una señora disfrazada en Halloween, y el payaso no se sabe, pero le tiene un pánico irracional desde antes de tener uso de razón.

Y ahora viene el quid de este post.

Hace pocos días, estando con su abuela, salió en la tele un personaje, por desgracia, muy conocido en los últimos tiempos: José Enrique Abuín, alias el Chicle. Mi hijo preguntó que quién era ese señor tan feo con esos dientes, y mi madre, en un alarde de sinceridad, no escatimó detalles en contarle la triste historia del asesino confeso de Diana Quer, además de su sórdido historial acompañado de la advertencia de no irse nunca con extraños bajo ningún concepto.

En fin, que así a lo tonto y a lo bobo, hemos añadido otro miembro al bestiario particular de mi hijo: el Chicle. Todas las noches me suplica que en nuestras oraciones pidamos no tener pesadillas, con la bruja, el payaso ni el Chicle. Dice que se imagina sus dientes y se le saltan las lágrimas del miedo. El colmo fue el otro día, que a mí no se me ocurrió otra cosa, que en un ataque de maldad, decirle que se imaginara al Chicle disfrazado de payaso. Desde entonces el pobre vive atemorizado y dice que si cuando el Chicle salga de la cárcel se encontrará con él. Ya le hemos explicado que, posiblemente, por edad muera antes de cumplir su condena (ojalá no nos equivoquemos), pero los miedos son libres.

En fin, que la próxima vez que vean un personaje de este calibre en la tele con sus hijos pequeños, les voy a dar un consejo antes de explicarles quién es: No hagan esto en sus casas, amigos.

Última modificación: 21 enero, 2018

One Response to :
Cómo entró el Chicle en mi casa

  1. sitafreak dice:

    Qué horror… mi sobrino (6 años) tiene pánico a que entre alguien en casa por las noches… no sabemos de dónde viene pero a lo mejor sin darnos cuenta ha visto algo similar a este ser en la tv o cualquier cosa… En fin, estoy contigo, menos detalles a los niños, sobre todo cuando son tan pequeños… Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: