Evolución musical

Escrito por | Música

Me he vuelto un carroza, musicalmente hablando. Pero ha sido un proceso gradual, no soy capaz de fijar en qué momento empezó a ocurrir. Lo cierto es que, a día de hoy, la mayoría de las canciones que escucho en el repaso de los 40 Principales de los sábados por la mañana, no me gustan o no me dicen nada. Además, muchas son de artistas nuevos que apenas conozco.

Se podrían analizar las causas. La invasión de reggaetón y de música electrónica no ha ayudado. A veces pienso que algunos de los temas que suenan hoy me habrían gustado hace entre quince y veinte años, una época en la que era muy adicto a las novedades musicales de los 40. Quizá ahora tengo gustos más definidos, y es más difícil que cualquier canción que salga me impresione. Además, antes había alguna canción hecha por disc jockeys de vez en cuando, no la saturación de ahora.

Lo bueno es que he podido seguir la trayectoria de algunos grupos desde sus comienzos. Los que antes eran debutantes, ahora son de los más veteranos. Me llama la atención el caso de Maroon 5, cuya música ha cambiado muchísimo desde que sacaron su primer disco en 2002 hasta el último, en el pasado año 2017. Quince años han pasado entre medias. De un grupo que componía canciones muy sentidas sobre relaciones sentimentales rotas en clave pop-rock, como “this love” o “she will be loved”, a un proyecto liderado por el cantante Adam Levine acompañado por música electrónica y tratando de seguir en lo alto de las listas a cualquier precio. Sus últimos temas, como “what lovers do”, sin apenas letra y llenos de falsetes y gorgoritos, hacen que nos preguntemos qué será lo siguiente.

Otro grupo que ha evolucionado mucho es Coldplay. Al principio, en 2000, eran casi un grupo indie de rock. Ahora también se han introducido en la música electrónica, y hasta hacen duetos con Beyoncé. Estos casos de grupos que se hacen más comerciales se asemejan, por ejemplo, a Genesis, que empezaron haciendo rock progresivo y luego simplificaron bastante su propuesta musical. O por ejemplo Queen, que si bien se mantuvieron fieles a su estilo y no tuvieron cambios en su formación, sí que se modernizaron un poco en los ochenta. En ambos casos, transcurrieron del orden de veinte años desde el primer álbum hasta el último. Cuando era más joven eso me parecía una eternidad, pero ahora hay muchos artistas a los que llevo siguiendo durante dos décadas.

En fin, yo de momento sigo escuchando ‘del 40 al 1’ los sábados por la mañana, con la esperanza de que salga algo bueno de vez en cuando. Aunque sea, canciones que me gusten en secreto, como las de Katy Perry o las de Taylor Swift, que son las últimas artistas que me han hecho un poco de tilín. Y es que, por ejemplo, Selena Gómez o Demi Lovato son muy guapas, pero sus canciones me dejan frío. En cualquier caso, como las modas son cíclicas, esperemos que algún día vuelva a escucharse música con alma como la de antes…

Última modificación: 27 enero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: