¿Cómo explicarle a un niño qué es la muerte?

Escrito por | Mapaternidad

La verdad es que no tengo ni la menor idea.

Desde que tengo uso de razón, lo que vienen siendo dos años de edad, he sido consciente de cómo ha ido faltando la gente de mi alrededor.

De mi familia directa queda la justa y con 14 años ya había perdido a seis miembros de mi entorno cercano. Sin imaginarme, siquiera, el gran mazazo que aún me faltaba.

A mí no me tuvieron que explicar la muerte. Yo no recuerdo una conversación de esas enrevesadas de hoy en día, en las que hace falta hasta comprarles un libro a los niños para que sepan qué está pasando.

Yo lo vi con mis propios ojos y no conservo más trauma que el dolor natural de ver cómo me iban faltando seres tan queridos.

Era obvio que, si no estaban ya, era porque habían dejado de vivir.

En mi casa siempre se ha hablado con gran naturalidad de “el abuelo se sentó a comer y le dio un infarto”, “el abuelo tiene leucemia”, “la abuela está muy mal del corazón y le queda poco de vida”, “a los tíos les dio un infarto”.

De hecho, mi abuela nunca nos ocultó cuál era su problema cardiaco. Sabíamos que se podía morir en cualquier momento y, la noche en la que me despertó mi primo y no había nadie más en casa salvo mi madre, entrando por la puerta de madrugada, no necesité que me contasen lo que sucedía.

Mi hijo, con casi tres años, también sabe lo que es la muerte. Lo he llevado tres veces al tanatorio y cuando ve fotos de su abuelo y de sus bisabuelos, sabe que no están ni se les espera.

Desde el primer momento, asimila de manera natural que hay gente viva y gente muerta.

No creo que la muerte deba ser un tabú, ni que sea correcto mentirles a los niños.

La vida viene así y hay que convivir con la realidad.

Respeto que cada quién lo haga como considere, pero me alucina ver cada vez mayor despliegue a la hora de contarle a un niño lo que es la muerte, porque la gente se lleva muriendo toda la vida y los niños son más inteligentes de lo que creemos.

Solo me queda agradecerles a mis padres que fuesen sinceros y directos conmigo desde el primer momento, acompañando mi duelo, que también era el suyo.

Última modificación: 2 enero, 2018

3 Responses to :
¿Cómo explicarle a un niño qué es la muerte?

  1. Muy buena reflexión.
    Yo tampoco recuerdo una conversación sobre la muerte. De hecho mi primer recuerdo vital es estar esperando para despedirme de mi abuelo. Y sabía que era una despedida para siempre.

    1. Lady Cat dice:

      Yo agradezco sobremanera que mi abuela siempre hablase con naturalidad de lo que tenía, de que le quedaba poco tiempo de vida… Que evidentemente no me emocionaba escuchándolo, pero sí lo asimilé y fui consciente.
      No recuerdo si lloré cuando murió, no fue traumático al menos y siempre recordaré su generosidad al ir haciéndonos partícipes de su estado y de lo que iba a pasar.
      No me gusta engañar a los niños.

  2. marigem dice:

    ¡Hola!
    Es que supongo que dependerá mucho de la situación. En mi caso hasta los 30 años no se me había muerto nadie cercano, conocí incluso dos bisabuelas, y mis hijos hicieron la comunión con 4 abuelos y tres bisabuelos, mi boda parecía una boda gitana porque entre la inmensa familia de mi marido y la mía éramos un montón de generaciones, y ya te digo con a los 30 años no había perdido ninguno de los más de 30 tíos abuelos, ni uno solo de os tíos de mi marido(aún los tiene a todos y a sus dos padres)ni a nadie cercano, y de pronto, en diez años perdí abuelos, varios tíos abuelos, una prima, dos amigos de la familia y a mi padre…y la verdad trauma trauma no fue, creo que no es esa la palabra, fue doloroso, y en algunos casos difícil de asimilar porque fue muy repentino, pero agradezco a la vida haber vivido libre de penas tanto tiempo.
    A mis hijos no les hablé de la muerte porque hasta muy mayores no la vivieron, ni siquiera con los animales de casa, que fueron muy longevos, la han vivido de relativamente mayores y lo han asimilado bien, con dolor, como todo el mundo, pero como algo natural. Si me hubiera visto en un caso distinto la verdad es que no sé qué habría hecho, es que ni siquiera me lo imagino, son esas cosas que hay que vivir para entender.
    Besos y feliz año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: