Cómo explicarles a tus hijos el asesinato de un niño

Escrito por | Mapaternidad, Sucesos

Por: Ana Cristina Blázquez

Cuando ocurre algo tan traumático como lo que acabamos de vivir con Gabriel Cruz, una de las cuestiones que se nos plantea, además de superarlo nosotros mismos y no caer en la tentación de no volver a dejar a nuestros hijos salir de casa solos, es cómo se lo explicamos precisamente a ellos. Son niños, pero no son tontos y viven en el mismo mundo que nosotros, por tanto, escuchan las noticias, nos escuchan hablar a nosotros y también es posible que hayan oído algo en el colegio. No afrontarlo, no hablarlo con ellos y hacer caso omiso a sus preguntas es totalmente perjudicial para ellos, piensa que si te pregunta es porque sabe algo, pero tiene dudas y si no le contestas puedes provocar que se monte una historia aún peor que la realidad y es ahí donde residen algunos traumas de la infancia en las películas que un niño se monta cuando no sabe muy bien de qué va una historia.

¿Qué sabe?

Lo primero es preguntarle qué es lo que sabe y ver que nos cuenta. Es muy importante escucharle y a veces se nos olvida. Pensamos que porque es un niño lo que diga no tiene importancia y sí la tiene, mucha.  Cuando te diga lo que ha pasado o lo que cree que ha pasado, te hará preguntas seguro, aunque no lo haga si te dice algo que no es cierto cuéntale la verdad, con tacto según la edad del niño o niña, pero no le dejes con su versión porque pienses que es más dulce que la verdad. Es muy importante que le expliques que en la vida hay gente buena, pero también gente no tan buena. No se trata de meterle miedo, pero sí de enseñarle a tener cuidado y tomar ciertas precauciones. Obviamente debes decirle siempre que no hable con extraños, insiste mucho en este punto y ahí es donde debes dejarle muy claro que hay gente que hace daño a los niños, que no es la mayoría, pero la hay. Déjale claro que esto tampoco es algo habitual, que no ocurre con frecuencia, pero de vez en cuando sí.  

El desenlace

Si se da un fatal desenlace, como en este caso ha ocurrido, dile la verdad con delicadeza. Hazlo según la edad de tu hijo, según vuestras creencias y la educación que le estés dando con respecto a la muerte, pero no le mientas. Deja que exprese sus emociones, deja que llore si lo necesita. Un consuelo para él o ella puede ser que rece si sois religiosos, o que le escriba una carta a esos padres que lo están pasando mal o al mismo Gabriel.  Es importante también que no le impongas tú tus sentimientos seguramente de rabia. Intenta no hacer de tu hijo una persona vengativa o rabiosa. Es mejor que actúe desde el corazón, aunque esto va a depender mucho de lo que escuche en casa, así que cuidado con lo que dices delante de tu hijo porque es más que probable que te esté escuchando.

Siempre sinceros

Ante todo, siempre sinceridad, no dejes que tu hijo crezca en un mundo de fantasía en el que el mal no existe porque eso, al contrario de lo que puedas pensar, no le ayuda. El mal está ahí y es mejor que desde pequeño lo tenga claro. No se trata de hacerlo asustadizo, pero tampoco un niño confiado, porque eso podría ponerle en peligro.

Si siempre respondes a sus preguntas con cariño y paciencia y le explicas las cosas para que pueda entenderlas, tu hijo siempre confiará en ti, sabrá que pase lo que pase siempre vas a decirle la verdad y hará que él o ella también lo haga igual contigo.  

La también psicóloga Claudia Pérez, hace hincapié en la importancia de la interpretación que damos los adultos a las palabras de nuestros hijos: Sin querer, el discurso del niño puede hablarnos del textualmente de palabras como muerte, matar, etc. La pregunta es: ¿Mi hijo entiende realmente lo que eso significa? ¿O doy por hecho que él entiende lo mismo que yo entiendo por esa palabra? Pienso que poner bajo esa perspectiva el discurso, nos abre la puerta de hasta dónde hablar, ya que si no lo hacemos, podemos soltar más información “innecesaria “ para su corta edad.

Última modificación: 14 marzo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: