Gatos, embarazo y toxoplasmosis

Escrito por | Fauna animal, Mapaternidad

Si hay una gran víctima de la sabiduría popular y de gran parte del personal sanitario durante el embarazo, son los gatos. Desgraciadamente, la primera recomendación de muchos médicos, enfermeros y matronas al saber que tienes animales, es que te deshagas de ellos.

A los gatos se les ha colgado el sambenito de contagiar fácilmente la toxoplasmosis y ser la primera causa de transmisión de esta enfermedad, cuando la realidad es que para que un gato te contagie la toxoplasmosis, estos deben acceder al exterior, alimentarse de carne cruda o cazar roedores y pájaros. Es la única posibilidad de que puedan tenerla. Y aún así, con que otra persona cambie la arena del gato, el problema estaría solucionado, pues prácticamente habría que lamerle el trasero al felino con el parásito para que el contagio se produjera.

Es absolutamente imposible que un gato no afectado te pueda contagiar nada.

Como hemos dicho, la mayoría de contagios se deben a la ingesta de carne poco hecha o cruda y al consumo de vegetales y frutas mal lavados. Sin embargo, el 13% de abandonos de gatos que se producen anualmente en nuestro país, se deben a la llegada de un hijo.

Última modificación: 2 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: