Hallazgo inverosímil (en defensa de las tortugas)

Escrito por | Sexo, Sucesos

Recientemente hemos conocido la noticia de una joven británica que acudía a un centro de salud en la isla de Tenerife, aquejada de unos fuertes dolores genitales, y tras ser intervenida se hallaba en el interior de su vagina una tortuga muerta.

Hoy día, cada vez es más difícil distinguir las noticias verdaderas de las bromas publicadas por medios como ‘el Mundo Today’. En cualquier caso, vamos a intentar analizar esta noticia y encontrarle algún sentido a lo ocurrido.

La turista británica, interrogada por la policía, no ha querido aclarar en qué circunstancias se produjo tan inverosímil suceso. Existen varios puntos que se ignoran: si la tortuga ya estaba muerta de antes o no, si se la introdujo ella misma con objeto de proporcionarse placer, o si se trató de una agresión sexual, como se sospecha. Asimismo, también se duda de si estos hechos se produjeron estando la mujer sobria y consciente, o si se encontraba bajo los efectos del alcohol o de alguna droga, lo cual le dificultaría hacer memoria sobre lo sucedido.

Hace casi dos décadas, en los 40 Principales daban por la noche un programa sobre sexualidad llamado ‘en tu casa o en la mía’ -nada que ver con el programa de Bertín Osborne-, presentado por la conocida psicóloga Lorena Berdún, quien atendía las consultas de los oyentes. Y sí, alguna vez lo escuché. ¡Era muy joven e ingenuo, y nadie me explicaba nada sobre según qué cosas!

El caso es que creo recordar que en cierta ocasión una chica llamó muy agobiada porque se había introducido un plátano por la vagina, y no lo podía expulsar. Le aconsejaron que venciera la vergüenza y acudiera a urgencias.

A ver, ideas poco sensatas, todos las hemos tenido alguna vez. El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Pero hay que tener cuidado con meter cosas de donde luego no se puedan sacar. No soy ginecólogo, pero supongo que la vagina en estos casos ejerce alguna fuerza de succión, y claro, luego pasa lo que pasa.

De todos modos, dentro de lo malo, el uso de frutas y verduras con fines estimulatorios es lo menos malo. En el desafortunado caso de que se te quede el plátano dentro, una vez extraído y pasado el mal rato, aún se podrá comer si estaba sin pelar. O, si era un pepino, te podrás hacer una ensalada con él. Y a los pobres quelonios, mejor les dejamos tranquilos.

Última modificación: 24 septiembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: