El hijo de Carmen Sevilla es… UN HIJO

Escrito por | Actualidad, Cine&Tv

Mi madre no se cansa de repetirlo: “Eso es un hijo, que cuando su madre enfermó la retiró de todos los focos y no se la vio más, no la anduvo exhibiendo por los platós en mal estado ni vendiendo nada”.

Escuchando estas palabras, verdades como puños a mi criterio, me acuerdo de la pobre Imperio Argentina, cuyos nietos pasearon por los platós hasta casi el día de su muerte. O de Marujita Díaz, que aunque no era madre sobrinos -que la heredaron- tenía y no movieron un dedo para que dejara de hacer el ridículo por las tardes en el Sálvame, donde se reían de ella mientras criticaban la longitud de sus uñas de los pies y su higiene en general.

¡Qué era una señora mayor, pardiez!

Y me da mucha, mucha pena, que señoras que fueron glorias de España terminen arrastradas en platós de televisión, vendiendo sus miserias y siendo el cachondeo nacional.

De Carmen, que el lunes cumple 87 años, nos hemos quedado con una buena imagen, tal y como ella se merece.

Imposible no recordarla en el Telecupón, programa que si bien consistía en comprobar si te habías hecho rico o no, ella lo amenizaba hasta saliendo en zapatillas. Su espontaneidad, sus ovejitas y su buen humor siempre estaban presentes.

Andrea Menéndez Faya

Pues yo diré, que igual que de Maragall se dijo “el presidente que no recuerda haber sido presidente”, de Carmen Sevilla se podría decir que es la que no recordaba haber sido la mujer más guapa del mundo. Ya hemos dicho que qué guapa era Carmina Ordóñez, pero, para mí, no ha habido mujer más guapa que Carmencita.

La típica putada del Alzheimer es que te hace morir sin recordar quién eras y eso debe de ser lo más jodido que le puede pasar a nadie.

Última modificación: 11 octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: