La desaparición de Gloria Martínez

Escrito por | Sucesos

Gloria Martínez contaba con 17 años el 30 de octubre de 1992, cuando desapareció de la clínica Torres de San Luis, en Alfaz del Pi (Alicante).

La joven padecía problemas de ansiedad, insomnio y un desorden alimentario, por lo que sus padres decidieron, tras un ultimatum de la doctora Soler, médico que trataba a su hija, ingresarla en esta casa de reposo.

A la 1.30 de aquella madrugada, Gloria, atada a su cama, le pidió permiso a una enfermera para ir al baño. Con una miopía de 8 dioptrías en cada ojo, la chica no cogió ninguna de sus pertenencias, ni siquiera sus gafas, sin las que no veía nada.

Supuestamente -la joven estaba sedada-, Gloria le propinó un fuerte empujón a la enfermera, saltando muros de dos metros y vallas y atravesando un jardín lleno de cáctus para abandonar el lugar. Una fuga solo comparable a la de Antonio Anglés saltando de azotea en azotea y de barco en barco.

La familia y la policía no fueron avisados hasta las 8 am, sin encontrar evidencia alguna de que Gloria hubiese huído por el camino que el personal de la clínica indicaba. Posteriormente, informaciones relacionadas con la clínica afirmaron que se encontró una bolsa con pertenencias de Gloria en un pozo ciego y que pasada la media noche se escucharon unos gritos. Incluso hubo quien afirmó ver cómo sacaban a la chica inconsciente bajo el pretexto de llevarla al médico, pero nunca se le quiso dar credibilidad alguna.

El juez no vio responsabilidad penal -únicamente civil- en los responsables de Torres de San Luis, pese a los esfuerzos del padre de Gloria para que se llegara hasta el final de lo acontecido aquel 30 de octubre.

Curiosamente, aquella noche la única paciente de la clínica era Gloria y en el análisis grafológico a los textos que escribió la joven durante su ingreso se determinó que estaba fuertemente sedada. ¿Se pasaron con la dosis y terminaron accidentalmente con la vida de Gloria? Eso ya nadie lo sabe.

Se da la coincidencia de que Alfonso Calvé era accionista fantasma de la sociedad gestora de la clínica. ¿Sabéis quién fue este señor? ¿Por qué es conocido? Y no me refiero a su carrera como psiquiatra ni a su cargo como Gobernador Civil de Alicante.

¿Alguien me sabe decir en qué famosísimo caso, también en 1992, se señaló por los corrillos al difunto Alfonso?

¿Es todo esto una casualidad y este señor una víctima señalada al azar “porque se le tenía manía”?

Todas estas desapariciones, que abundaban entre finales de los 80 y principios de los 90, coincidieron con las horas más altas de El Clan de la Moraleja.

¿Os acordáis, cuando desaparecía una niña tras otra en tropel, incluso en grupos? Fue una época muy prolífica. ¿Para quién? Seguiremos indagando…

Última modificación: 1 junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: