La involución de Pablo Motos

Escrito por | Cine&Tv

He de reconocer que antes me consideraba fiel a El Hormiguero de Pablo Motos. Era aquella primera época, cuando Pablo seguía siendo aquel tipejo peculiar y gracioso que nos hacía reír en la radio y que venía participando en diferentes programas de sobremesa trayendo los momento teniente (por ejemplo)

El otro Pablo Motos

Yo le escuchaba en No somos nadie en M80 y después me hice muy fan de sus momentos teniente en diferentes programas como Channel Nº4.
Por aquella época seguía siendo un tipejo con aspecto extraño, de metro sesenta, pelo liso y barba pelirroja. Con los ojos pequeños, como un ratón. Un tipo divertido, que no necesitaba hacer chistes con reminiscencias sexistas, sino que se dedicaba a entretener con éxito.

Aquí una pequeña recopilación de su colaboración Channel nº4

Después vino la primera época de El Hormiguero, dónde estaba Flipi, hacían buen humor, había secciones entretenidas y se trataba con coherencia a los invitados (en su mayoría nacionales). Y entonces todo cambió.
No sé muy bien por qué, pero de repente pensaron que era una buena idea llevar a invitados internacionales a los que ni siquiera tenían la decencia de ponerles traducción. Todavía recuerdo a Pablo Motos y las hormigas, haciendo una traducción literal al actor de Kyle XY (líder de audiencia en Cuatro por aquel entonces) dentro de una bañera. Era el principio del fin.

Y Pablo Motos cambió

Recuerdo una vez en la que Miguel Ángel Muñoz acudió a El Hormiguero y le sentaron en una silla para que le picara una abeja. Él comentó “cada vez que vengo aquí me torturáis” y yo me preguntaba ¿Era necesario? ¿Por qué vuelves?

Se cambiaron a Antena 3, empezaron a meter colaboraciones dónde las mujeres tenían, todas ellas, secciones absurdas: Anna Simón, Marta Hazas, Ana Morgade, Pilar Rubio… el ego empezó a hinchar a Pablo Motos, que de repente se mazó para salir en la portada de Men’s Heatlh, las hormigas empezaron a hacer chistes escatológicos, referencias claras al sexo con las invitadas femeninas… y todo esto, pretendiendo seguir el carácter familiar del programa, con las propias secciones de cámaras ocultas con niños.

Retos físicos con Santi Millán, un duelo de machitos, por ver quién es más fuerte, quién resiste más… hasta el punto de lesionarse para el yo más de turno. Querer quitarle protagonismo a los invitados, incluidos los de Hollywood, para hacer él los experimentos, para ponerse él en peligro, para ser el más guay. ¿En qué momento pensó que el programa iba a girar entorno a él y no entorno a sus invitados?

Par dar más muestras de parcialidad, a Soraya Saez de Santamaria la puso a bailar alegremente y la sometió a cero crítica. Después llevó a Pablo Iglesias y lo trituró a preguntas para demostrar que era populista y mentirosillo, cosa que evitó con Albert Rivera. El colmo de la ética periodística le vino con la entrevista a Isabel Pantoja, a quién faltó ponerle un piso en La Castellana por elegirles para volver a la tele después de pasar por la trena (palabra que no se pudo usar pareciendo que había estado de vacaciones) y que parecía había sido injustamente condenada. Propaganda de primera de lo casposo que piede ser Sálvame, pero era El Hormiguero.

Recuerdo un programa con Jorge Fernández (Mister España en su día, eterno presentador de La ruleta de la suerte) en la que ambos se jactaban de otros protagonistas de portada que no tenían cuerpos adecuados para salir allí. Como si el problema de Pablo Motos fuera tener o no un six-pack y no parecer un teleñeco que se ha pasado con los rayos uva en la barba y la cara. No pasa nada si decimos que es feo, ¿no? Y que las abdominales no le hacen a uno sexy (como ya comprobamos con JM Aznar)

Mirad este serial de portadas de la revista y decidme dónde está el impostor 

Puestos a ser superficiales, todos podemos serlo, ¿verdad Pablo?

El trato a las mujeres

Hace unas semanas, Yolanda Domínguez escribía un artículo para hablara claramente sobre Pablo Motos, y daba en el clavo. Podéis leer el artículo integro aquí.

No nos explicamos cómo El Hormiguero se llevó en 2009 El Rose d’Or al mejor programa de entretenimiento de la tele. Hoy por hoy se lo podría llevar al programa más machista y que peor trata a las mujeres de la parrilla mediática.

Efectivamente no nos explicamos como se pudo llevar ningún premio, como tampoco nos explicamos como en los tiempos que corren, no ha habido ninguna mujer que le haya sacado los colores a Pablo Motos replicando alguna de sus insinuaciones o comentarios sexistas.
En su día Charlize Theron, un mujerón de armas tomar, ya comentó que había sido bastante incómodo. Tiempo atrás, Jessie Eisenberg decía haberse sentido menospreciado, pero claro, luego la lió parda alegando que debíamos sentirnos agradecidos porque USA nos había salvado en la Segunda Guerra Mundial (indescriptible)
Recuerdo a un hombre como Batista (por aquel entonces luchador de la WWE y más mazado que Hulk) mirándole a Pablo Motos como queriendo aplicarle una llave Nelson.

Pilar Rubio volvió a su sección poco después de haber dado a luz a su segundo hijo y Pablo Motos la puso a hacer globoflexia. Para quién no lo sepa, para hinchar uno de esos globos alargados, o eres de Bilbao o bien puedes encomendarte a Dios. Sea como sea, cuando Pilar Rubio indicó a Pablo Motos que tenía el suelo pélvico demasiado débil como para hincharlos, éste se rió de ella. Es sólo un ejemplo, pero vale para entender la ignorancia de este señor (que en todos estos años ha elogiado no haber aprendido ni una maldita palabra en inglés)

A Mónica Carrillo la bombardeó a comentarios tales como: que era un mito erótico para muchos hombres, que si creía que su libro lo compraban sólo por su aspecto y no por lo que escribía… es lo que tiene tener una mujer escritora y periodista y no tener ni idea de qué preguntarle para aprovechar su inteligencia y sentido del humor sin caer en tópicos. Pero claro, si llevas a Mariló Montero un día y se une al juego fácil de hablar con doble sentido y enfatizar que es una MILF, como para pretender milagros.

Hace poco iba Xavier Sardá y le ponían delante a mujerones guapas (con escote y taconazo) para que adivinara cuál de ellas era catalana. Todo muy cuidado y con mucho gusto. Podéis verlo aquí. Otro día fue Imanol Arias y delante le colocaron modelos con poca ropa para ver cuánto les subía las pulsaciones.

A mí me parece muy bien que Pablo Motos quiera hacer frente a su carencia de físico y centímetros, al final, no es extraño que hombres bajitos quieran demostrar su superioridad respecto a las mujeres (está al orden del día, seguro que todos habéis tenido un niño bajito y cabrón en el colegio o el instituto). Es lo que tiene la televisión, que nunca encontrarás una mujer tan fea como Pedro Piqueras presentando un telediario (que a quién le importa que lo sea, porque su función es informar) y de haberla, irá embuchada en un vestido faja prieto. Pues con Pablo Motos pasa igual.

¿Cuánto durará El Hormiguero?

¿En qué momento se vio con fuerzas Pablo Motos para pasar de ser un personaje divertido a ser un personaje baboso y egolatra?

Si algo tiene El Hormiguero en su favor es que es el único programa de la televisión que hoy día lleva invitados nacionales e internacionales para promocionarse. Si algo tiene en contra, es que tenemos Internet y podemos ver los Late Shows americanos y británicos dónde se explota al máximo la visita de las estrellas y es absolutamente genial.

James Corden, Graham Norton, Jimmy Fallon, Jimmy Kimmel… cualquiera de ellos, ya sea en sus entrevistas o pruebas, dan mil vueltas a El Hormiguero y a Pablo Motos. Probad a ver a Hugh Jackman en El Hormiguero y en el Graham Norton Show o a Jennifer Lawrence con Pablo Motos o con Jimmy Fallon. Hablamos de estrellas millonarias, que no tienen ningún inconveniente en participar de las locuras que les proponen en estos Shows.

Imaginad a Pablo Motos poniendo a leer tweets ofensivos a sus invitados y después mirad lo que las estrellas de Hollywood están dispuestas a hacer:

Mean Tweets Oscars Edition en el show de Jimmy Kimmel

¿Pero sabéis que pasa? que Pablo Motos emite en España, donde se rodea de machirulos como Coronado o Bertín Osborne (que ya sabéis lo que opinamos de él), donde 390.000 personas ven El Chiringuito de Jugones, donde Sálvane es líder de su franja horaria de lunes a viernes, donde MYHYV es líder de audiencia en su franja horaria (aunque por suerte empieza a decaer)… por lo tanto, tenemos El Hormiguero para rato y Pablo Motos para mucho más, porque seamos sinceros, ser un rancio como él tiene premio en España.

Última modificación: 5 marzo, 2017

8 Responses to :
La involución de Pablo Motos

  1. Silvia dice:

    Dime de qué presumes y te diré de qué careces, porque es más feo que un culo con fístula.

  2. Natalia dice:

    Dejé de ver el programa hace tiempo precisamente porque me molestaba esa mofa hacia algunos invitados. Además de repetitivos y cansinos haciendo chistes estúpidos de los cuales sólo se reían ellos y dejando a los invitados que no hablan nuestro idioma como tontos.
    Lamentablemente en este país de pandereta gusta tanto eso como un Sálvame y no tienes más que ver la cantidad de comentarios de apoyo que recibió Pablo Motos después del artículo de Yolanda Domínguez.

    1. Es cierto que además es todo muy repetitivo. Para mí ha pasado por completo de moda y me parece bastante coñazo.

  3. María (Miren Casavieja) dice:

    Clavado! En casa pensamos lo mismo, en lo casposo del tema, en cómo ha derivado de ser un programa familiar a un programa indescriptible…

    1. A mí me parece que es un programa de colegas para divertirse los colegas (ellos). Un horror!

  4. Mamá Pingu dice:

    A mi también se me cayó un mito cuando empezó a ser así de sexista. Joder, es que cuesta mucho encontrar programas donde la mujer no sea un mero objeto sexual (claro que las hay que se prestan a ello, pero seguro que también muchas se prestarían a aportar algo distinto y a esas no se les da ninguna oportunidad).

    A mi me cansan las Pilar Rubio, Sara Carbonero, Cristina Pedroche, Ana Simón… Todas ellas están cortadas por el mismo patrón y la verdad es que no aportan nada.

    Por cierto, el enlace al artículo de Yolanda Domínguez no está activo.

    ¡Saludos!

    1. Vaya! Lo comprobé antes e iba, lo intento arreglar.
      Yo no me entretengo con gente como Anna Simon, no me gusta.
      Luego veo programas yankees donde van actrices de Hollywood y las veo hacer de todo y me muero de la risa. En El Hormiguero no sabrían ni por dónde empezar.

    2. Ya está corregido el enlace 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: