La jornada de reflexión del referéndum

Escrito por | Actualidad

Supongo que como era un referéndum ilegal, no debía haber jornada de reflexión. Para mí la reflexión comenzó con el consabido anuncio del referéndum, el govern cambiando las leyes para que fuera posible y Rajoy dejando la patata caliente en manos de los juzgados en vez de trabajando (cosa a la que nos tiene siempre acostumbrados).

En resúmen, aquí os dejo mi reflexión sobre la jornada de ayer.

Hoy me subía al coche para meterme en la caravana que sufro todos los días para ir al trabajo con el agravante de sufrir a todos los políticos analizando el resultado de lo acontecido ayer. Para el que no lo sepa, ayer se celebró el No Referéndum de Catalunya, pero me parece mentira que haya alguien que no lo supiera después de la barrila que nos han dado con el tema en todas partes, desde que se convocara allá por septiembre (creo recordar, porque ha sido un deja vú y ya no sé si en qué referéndum vivo).

Esta semana intenté estar desconectada de radio y televisión para que no me metieran por vena los términos: separatistas, secesionistas, populistas, independentistas y demás calificativos que han regalado a los catalanes a favor del referéndum. Ver Antena3 era asistir al nuevo NODO, dónde hasta en la sección de deportes se hablaba del referéndum ilegal. Eso sin mencionar lo que habrá sido ver TVE (que ni por asomo se me ha ocurrido).
En la radio la nueva CadenaSER pretendía decirnos que estaba informando mientras Pepa Bueno acosaba, cual Ana Pastor, a sus entrevistados para exigir respuestas a preguntas impertinentes dónde quería escuchar algo concreto y de no ser así, volvía a insistir.

Rivera apoyaba a Rajoy diciendo que se había conseguido evitar romper España y que España era un país grande.

Como grandes fueron las hostias que recibieron cientos de catalanes que fueron a votar. Era más importante evitar romper España que hacer sangrar a personas mayores, romper manos, tirar a personas por las escaleras y demás imágenes que hemos podido ver en redes sociales y no voy a poner aquí (quién quiera estar informado sabe dónde puede estarlo). Eso que hemos visto ha pasado, en mayor o menor medida, exagerado o no según qué medios, pero es incuestionable que se enviaron 30.000 efectivos de las fuerzas de seguridad del Estado para evitar que la gente votara un referéndum declarado ilegal.

Es decir, si ya era ilegal, ¿qué les habría importado permitir a las personas votar de forma simbólica? No, claro, había que hacer un uso de la fuerza, demostrar quién manda y alentar a la derecha española que esperaba como agua de mayo que se repartiera estopa.

No deja de sorprenderme cómo es importante evitar que un independentista se exprese con una papeleta que ha quedado claro no tiene valor, pero no que un grupo de decenas de personas se reúna en La Puerta del Sol y cante el “cara al sol” con banderas preconstitucionales al cuello.

Como decía Dani Mateo en Twitter, “ojalá ver la misma contundencia de la policía el día que entraron en Génova para evitar que se destruyeran los discos duros del PP”, pero claro, vivimos en un país ultra democrático dónde la izquierda radical es perseguida, pero la ultra derecha sigue teniendo cabida. La tiene, sí, porque la fundación de Franco, un dictador, está financiada con dinero público. La tiene, sí, porque se permiten manifestaciones el 20N para homenajear al dictador. La tiene, sí, porque un Ministro del gobierno puede ir a un funeral por un miembro del gobierno de la dictadura y cantar el cara al sol sin que nadie se escandalice.

La vicepresidenta del PP dice no haber sentido tanta vergüenza como viendo lo que estaba pasando en Catalunya, pero no se refería a lo de ayer, sino a las manifestaciones de los catalanes exigiendo el derecho a votar. Siente vergüenza por eso pero no por pertenecer a un gobierno corrupto con compañeros imputados y dónde hasta la financiación del partido está en tela de juicio. Es significativo ¿verdad?

Pedro Sánchez decía esta mañana que se había evitado la ruptura de España y que había que luchar por mantenerla unida, aunque decía no estar de acuerdo con la brutalidad policial empleada.

¿En serio se rompía España? ¿De qué se tiene miedo? ¿Tan importante es Catalunya? ¿Es que si Catalunya lo consigue le seguirán otras comunidades?
A mí miedo me dan esos grupos que os digo se reúnen impunemente para cantar el cara al sol (jóvenes eh, no viejillos, jóvenes con polos de Lacoste). A mí me da miedo que haya un alto porcentaje de jóvenes que se les pregunte a qué persona influyente se quieren parecer de mayores y haya quien responda que a Francisco Franco. Pero, no nos engañemos, en España, esta España tan unida que no quiere ser fragmentada, hay una ley en contra del enaltecimiento del terrorismo (como debe ser) pero no la hay en contra del enaltecimiento franquista. Es un coñazo volver a tener que repetir que en Alemania es impensable que se permita que un grupo se reúna para ensalzar a Hitler. Pero es la verdad.

Aquí unos cuantos titulares de la prensa hoy:

  • El gobierno impide por la fuerza el referéndum ilegal (EL PAÍS)
  • Puigdemont proclamará la independencia en días (El Mundo)
  • Un referéndum fracasado que deja a España dañada (ABC)
  • El gobierno reprime el 1O (La Vanguardia)
  • Insurrección (El periódico)
  • Firmeza frente al golpe (La Razón)
  • Aquí otras portadas.

Y claro, luego leo que Fran Rivera dice “estoy triste por el golpe de Estado que hemos sufrido”. A mí es que me entra la risa escuchando a estos patriotas camuflados de fascistas que nos quieren imponer a todos sus creencias de cómo debe ser un país. Sí, son fascistas, son fachas, y no por ir siempre con la bandera en ristre o decir que son españoles, sino porque quieren imponerse a quienes no piensan como ellos y se niegan a asumir que España puede cambiar y no a todos representa la constitución actual. Tienen miedo de un golpe de estado, pero nunca les habréis oído renegar del que hubo y confunden patriotismo (que no tiene nada de malo) con totalitarismo.

Me van a venir a mí personas como Fran Rivera, Carlos Herrera, Herman Tersch, Rafael Hernando, etc, a decirme en qué debo creer y que esa creencia debe ser para siempre. Me va a venir Fran Rivera a decirme que lo de ayer era un golpe de estado. Me va a venir Fran Rivera a decirme que daría su vida por defender España ante cualquier ataque… es que me mata de la risa, joder (de tristeza también). Y no nos engañemos, que como Rivera hay muchos y menos estudiados (que parece mentira que pueda haberlos, pero los hay) y los hemos visto estos días despidiendo a la Guardia Civil y la Policía como si éstos se fueran al frente. Y a un ignorante le cuentas esta milonga y se la cree y éste se la cuenta a otro y al final se convierte en verdad y va a resultar que ayer estábamos ante un golpe de estado y no nos habíamos dado cuenta.

A los que en este punto os estáis preguntando si soy o no independentista y ya habéis dado por hecho que sí: Os diré que soy del País Vasco, que he vivido la violencia de ETA y he estado rodeada de quiénes pedían la independencia de Euskadi desde bien pequeña. Y mira tú por dónde no soy nacionalista ni estoy a favor de dicha independencia. Pero no está en mi mano opinar por los demás y se supone que tenemos democracia para poder elegir. Y sí, la democracia nos puso al lerdo, incompetente y cobarde de Rajoy de presidente y la misma democracia puso a Puigdemont dónde está. A Franco no lo puso la democracia eh, que quede claro. Pero a Hitler sí. ¡Qué curioso todo!

Con lo sencillo que habría resultado dejar a Catalunya votar sin tanta histeria, sin infundir temor, sin decir que sería el principio del fin. Dejadles votar y que fuera vinculante y entonces no habrían sido dos millones los que habría salido a votar sino el 80% de los catalanes. ¿Por qué? Porque aunque hayan salido a votar por el NO, ¿para qué arriesgarse a que te partan el morro cuando puedes quedarte en casa viéndolo por la tele? Pero si está en juego tu futuro, en lo que crees, tu nación… entonces sí que habrían salido a votar NO y ahora tendríamos un resultado en contra de la independencia de verdad y no estaríamos escuchando tantas gilipolleces partidistas y populistas. Porque populista es decir que si Catalunya se independiza España se va a la mierda, eh.

¿Y si hubiera salido Sí? Pues oye, ya está. Que en Escocia se preguntó y salió NO, pero les llegan a decir que implicaba irse de Europa con UK e igual habría salido el SÍ. Que en Canadá se votó también. Pero también tenemos a Francia jodiendo a los corsos o los kurdos o… hay tantos casos.

Ahora aplicarán el artículo 155 y habrá otras malditas elecciones en Catalunya, ¿cuántas vamos ya? Nadie sabe. Esto va en bucle y Rajoy frotándose las manos porque a Rajoy no le conviene nada más que temas candentes que tapen la mierda de gestión que está llevando: que se hable de Catalunya, que se hable de Venezuela, pero que no se hable de corrupción, de recortes, del paro…

¿Y para cuándo el cambio de la constitución? Pues para cuando a alguien le convenga, claro, porque cambiar se cambia, pero no en lo importante.

Ahora decidme si alguien no se esperaba que ayer se partiera caras y se lanzaran pelotas de goma… casi mil heridos civiles y unos cuantos policías también. Lo que Puigdemont estaba esperando para que quiénes no queríamos pronunciarnos sobre el referéndum saliéramos indignados con la brutalidad policial. Para poner España en el centro dela prensa mundial dónde ha recibido palos por sus acciones. Y para luego cagarla anunciando que después de la pantomima de ayer va a poner en marcha la independencia. Y vuelta a empezar.

Me fascina, también, como se tiene el valor de llamar antidemocrático que la gente salga a la calle a pedir libertad para votar. Es decir, llevar a cabo su derecho a manifestarse. También que los políticos catalanes que han promovido todo este asunto ayer estuvieran bien escondidos votando por ahí de tapadillo y dejando que sus “fieles” fueran golpeados por la policía. Muy valiente todo.

Me quedo con una cosa que ha dicho el ministro de educación esta mañana: “no hay sido el gobierno quién dictó que la policía impidiera el referéndum ilegal, sino la justicia catalana”, efectivamente, porque el gobierno de España es tan cobarde que teniendo medios para ilegalizarlo ellos mismos, prefirieron pasar la patata caliente para lavarse las manitas. Y en eso siguen. Pero tranquilos, que España sigue unida.

Os he mentido, en realidad me quedo con esto:

Mientras el Gobierno impedía el referéndum catalán, otras 16 comunidades aprovechaban para independizarse de España.

Leedlo, es de El Mundo Today y bien podría haber sido verdad.

Última modificación: 2 octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: