La patrulla canina: los navy seals perrunos

Escrito por | Cine&Tv

Si hace un par de meses os contaba cosas sobre La cerda de Peppa Pig, esta semana nos toca reflexionar sobre La patrulla canina.

Hará un año no tenía ni repajolera idea de qué era esto de La Patrulla Canina, pero veía merchandising de ellos en todas partes: desde supermercados, pasando por tiendas de juguetes o las clásicas tiendas de chinos (esas donde en vez de Black XS de Rabbane podéis encontrar Dark XS o el nº55 de Naturmais porque el 5 de Chanel es muy caro y total, huele igual). Sí, ya sabéis, esas tiendas donde si te compras bragas (que habrá quien las compre), te pica todo el cuerpo del repeluco… aunque esto también pasa en Primark.

Zumos de la Patrulla Canina que ponen los pelos de punta a Lady Cat porque tienen azúcar, chuches de la Patrulla Canina, pomperos de La Patrulla Canina… todo es de La Patrulla Canina. En breve, patrocinarán al propio cuerpo de bomberos y a los maderos policías.

A lo que iba, allí estaba La Patrulla Canina con peluches desfigurados que lo mismo parecen ardillas gigantes en vez de perros.

En el parque, los críos corren y saltan de aquí allá, jugando a ser Sky, Rocky, Zuma… curiosamente, nadie quiere ser la maldita alcaldesa Goodway, ¿por qué? porque es una inepta con una puta gallina de bolso.

La patrulla canina

Si hay algún marciano que no sepa de qué va la serie de moda de la televisión, aquí un breve resumen:

Todo transcurre en Bahía Aventura, un pueblo con playa, islas, montañas con nieve y todos los tipos de clima que puedas imaginar (hasta la Tundra), donde vivirán unas 50 personas y hay un sólo niño (Alex Porter). La Patrulla Canina en sí, la lidera un adolescente con más conocimientos que McGiver que, no nos engañemos, explota a siete perretes que tienen la capacidad de hablar, conducir y bailar al Dance Revolution (que aquí lo llaman de otra forma como ya hiciera el Candy Crush con el Bejeweled, y no pasó nada)

Este pueblo tiene sus calles vacías salvo cuando los coches tuneados de La Patrulla Canina (que ya les gustaría a los de Too Fast Too Furious) salen de su centro de mando (que ya le gustaría, a su vez, a la NASA), que entonces se cruzan con algún que otro transeúnte que lo flipa al ver un perro conduciendo y se paran a saludar y hacer la ola en plan “mira, los Backstreet boys de ahora”.

La alcaldesa reúne un par de tópicos para contentar a las masas: es negra, es una mujer y, además, una incompetente de manual (representando así al 80% de los políticos. A mí me recuerda a Rita Barberá, pero sin el tono naranja de la piel). Si eres el adulto y debes recurrir siempre al adolescente con perros habilidosos para salvar el día, es que eres un incompetente y punto. Tiene el agravante, además, de que se desvive por su mascota: una maldita gallina de bolso, que existen sí y no se diferencian en nada de las gallinas normales. Esta señora es muy del PP, es decir, antepone sus asuntos a los de todo el pueblo: que no le lleva el Justin Bieber de turno a la fiesta, Patrulla Canina, que se ha quedado atascada su gallina en un acantilado, llamada a Rayder, que se ha quedado en la nieve como el resto del pueblo, a mi la primera que para eso mando aquí… muy del PP, lo que os decía.

Como os comentaba, sólo los perros hablan. Ni los gatos, ni los peces, ni ballenas, ni morsas… ni ningún otro animalejo ha evolucionado tanto como para hablar. También son los únicos animales que manejan mejor que la gran mayoría de humanos, una pala excavadora, un coche de policía, un camión de bomberos, un overcraft y una avioneta. Aún así no puedo decir que sea una serie incongruente porque respeta en todo caso que sólo sean los perros los que hablan (no como en Peppa Pig, que son la mayoría de mamíferos los que hablan, pero tienen mascotas de otro orden animal)

A esto todo hay que añadir la evolución que han sufrido los animales en la nueva temporada: todos vuelvan. A ver, analicemos. Antes sólo volaba la perra y era la que más molaba, pero ahora vuelan todos por lo que ya no tiene ninguna habilidad especial.
Además les han puesto un avión… ni el Air Force One tiene tanta equipación como el avión de La Patrulla Canina (capaz de volar hasta la estratosfera).

Los perros

Resultado de imagen de la patrulla canina

Ya está aquí, ya llegó, la Patrulla Canina

Son 7, como los hermanos Jones:

Chase: el madero. El pinchaglobos. El clásico amigo policía que te está fastidiando siempre los planes que entrañan incumplir algún punto del código penal. Un pastor alemán que está siempre alerta y que lo mismo sirve para guiar el tráfico que para salvar la vida de alguien lanzando su red. Está pillado por la perra piloto, pero son sólo amigos y mucho me temo que nunca saldrá de la friend zone.

Zuma: el socorrista. Quizá me equivoque, pero es el que menos curra de los cinco junto con Rocky. Se encarga de todo lo relacionado con el agua, que para eso tiene un overcraft.

Rocky: el perro que sufre de síndrome de diogenes camuflado de perro basurero ecologista que todo lo quiere reciclar y lo guarda en su camión (que viene a ser como el bolso de Mary Poppins). Basura que encuentra, basura que guarda. Y oye, no le va mal porque si es posible que funcione pegarle un trozo de vela de tabla de windsurf a un maldito globo aerostático con un agujero, ¿qué otra cosa puede fallar?. Reciclar antes de tirar… sobre esto hay un programa en TEN, creo, donde enseñan a la gente a deshacerse de la mierda que llevan años acumulando.

Marshall: el bombero. El dálmata más torpe de la televisión, el clásico personaje que pretende hacer reír a todos con sus caídas varias (una mínimo por capitulo). No tiene cuerpo de escándalo, ni six pack, no os olvidéis que es un cachorro, aunque conduzca un camión de bomberos.

Rubble: si fuera un humano, sería el tipo de obrero al que le veríamos la hucha cuando sostiene la pala fingiendo que trabaja, pero es un perro, un perro obrero, así que le vemos siempre el culo. Fue el último en llegar después de vagar solo por la inmensidad de Bahía Aventura y encontrarlo Rayder, quien lo reclutó para su equipo de perros explotados.

Sky: la perra voladora que, aunque os parezca casi imposible, viste de rosa. Una innovación absoluta en el mundo de los personajes femeninos de dibujos animados. Es la única chica, los demás animalitos le parecen súper cukis, le gusta bailar (aunque al resto también) y conduce una caravana que se convierte en avión.

Everest: Una perra de la nieve, propiedad del fumado amante de los deportes de aventuras que vive en la montaña. Everest aparece cuando la misión entraña hacer algo en la nieve, no vaya a ser que tener dos perras en el grupo cree conflicto y vuelva locos a los niños.

Ryder: el explotador adolescente

¿Por qué creo que es adolescente? Algunos, como Rocío, piensan que es un niño, pero defiendo la teoría (compartida por el MIT) de que es un adolescente. ¿Por qué? pues porque no encuentro ninguna otra manera de explicar que sea el único capaz de llevar la paz a Bahía Aventura. Alex Porter es el único niño del pueblo y tiene unos 5-6 años, por lo tanto, Ryder tiene que ser un adolescente que acaba de terminar el instituto y en vez de ir a la universidad, ha decidido abrir un negocio de explotación canina.

Además, también está Katie, quién lógicamente es coetánea de Ryder y también ha decidido emprender abriendo un centro veterinario y de belleza animal. Estos acabarían juntos si esto en vez de una serie infantil fuera una serie de adultos donde siempre tiene que haber tintes románticos aunque la cosa vaya de matar terroristas (por poner un ejemplo, Blindspot)

En todo caso, estamos ante un chaval, sin estudios universitarios que se sepa, que ha engañado a cinco perros más habilidosos que él, a base de chuches y apego, para que estén alerta 24/7 los 365 días del año (+1 si es bisiesto). Además, sabe más de tecnología que toda la NASA junta y así ha conseguido un equipo cohesionado que bien podrían ser Navy Seals.

Navegando he encontrado que Ryder tiene, en realidad, 10 años, pero me niego a asumirlo y seguiré defendiendo mi teoría. Esto no se lo cree ni el Batman de Geroge Clooney.

Otros personajes

Hablemos de Jake, el amante de los deportes de riesgo. El colectivo que representa tiene que estar súper contento porque aúna todo los tópicos que esperas de esta gente: despreocupado, dado a consumir algún tipo de estupefaciente y con una dialéctica exquisita donde mandan los “tío”, “colega”, “guay” y “dabuten”.

Después tenemos otros personajes que no son del todo decepcionantes como la granjera Yumi, el granjero Al o el Señor Porter (abuelo de Alex, que por edad parece más su padre, pero oye, que Ryder tiene 10 años).

El capitán Turbot es un hombre muy miope que, como su nombre indica, se encarga de las cosas marinas. Vive en el faro y se mete en algún que otro jaleo, sobre todo cuando su primo tirafrutas francés está de visita para fotografiar animalejos. Nada del otro jueves si no fuera porque por ahí vive Wally, una morsa capaz de salir de los problemas más eficientemente que los humanos que le rodean.

Y, por último, el alcalde Humdinger, aquel que hasta que llegó La Patrulla Canina ganaba todos los torneos y concursos y que ahora ni haciendo trampas lo consigue. Es el alcalde de Ciudad Niebla, pero debe tener ascendencia alemana, por su acento. En su ciudad hay gatos que hablan, pero no tienen habilidades especiales y son malos, malosos.

En realidad, es el tío que aparece en los billetes del Monopoly.

En resumen

Debo decir que a pesar de todo, es una buena serie para los más pequeños. Enfatiza la necesidad de hacer las cosas con amigos, del compañerismo y eso siempre está bien. Yo jugaba a ser una Tortuga Ninja y no me ha ido mal en la vida, así que La Patrulla Canina no me parece un mal referente para mi hija. No hay insultos ni ñoñerías varias, como abundan en Peppa Pig, así que seguiremos dejando que vea lo que les pasa a estos perretes y a su explotador de 10 años (adolescente precoz)

¿Quiere leer otras reflexiones? Aquí tienes la anterior: La cerda de Peppa Pig.

Última modificación: 10 Mayo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: