La vida sin internet

Escrito por | Actualidad

En épocas no demasiado lejanas en el tiempo, podíamos ser felices sin móviles y sin Internet, qué duda cabe. Las fiestas, las risas con los amigos, los flechazos amorosos, las buenas películas, los discos de nuestros grupos favoritos… no son cosas que se hayan inventado ahora, ya existían entonces.

Sin embargo, hay que reconocer que las nuevas tecnologías han mejorado nuestras vidas en muchos aspectos. Por ejemplo, si yo durante el verano, en un pueblo que no es precisamente un prodigio de diversión, estoy dándole que te pego al móvil y alguien me pregunta “¿cómo podías vivir antes sin móvil?”, le diría: “pues eso mismo me pregunto yo”. No sé cómo a lo largo de mi vida he podido sobrevivir a tantas horas de aburrimiento en pueblos perdidos y en eventos-coñazo diversos.

Por otro lado, la red nos proporciona un acceso rápido a cualquier tipo de información. Vale, hay que saber discernir qué fuentes son fiables, no digo que no. Pero resulta más fácil estar al día de todo. Cuando era más joven, vivía en mi propio mundo y no me enteraba de muchas cosas de actualidad, lo que me hacía tener el complejo más o menos justificado de ser una persona con pocos temas de conversación.

¿Y qué decir de mantener el contacto con personas que están físicamente lejos de nosotros? Mucha gente habla por Skype con familiares y amigos que, por la razón que sea, viven a miles de kilómetros. Y también podemos comunicarnos a través de las redes sociales y estar al día de las vidas de nuestros compañeros del colegio, por ejemplo. En otros tiempos sólo podíamos conseguir su número de teléfono y llamar con el temor de no ser oportunos y recibir una fría respuesta…

No pretendo hacer un elogio incondicional de Internet, que por supuesto tiene aspectos negativos y es malo si se usa excesivamente, como todo. Pero tampoco es un invento del diablo, y como digo, en muchas cosas nos ha servido de gran ayuda.

Última modificación: 13 abril, 2018

2 Responses to :
La vida sin internet

  1. marigem dice:

    Hola.
    Yo ahora tengo a mi hija de Erasmus y poder hablar con ella en todo momento es una maravilla. Y con los familiares y amigos que tengo lejos, también.
    Me encanta poder tener toda la información al alcance de la mano, vamos que me gusta mucho Internet pero intento equilibrar la vida 1.0 y la 2.0. Por ejemplo los fines de semana me conecto un poco tempranito, como ahora, y luego me dedico a estar en familia, a salir y disfrutar.

    Y por semana lo hago cuando puedo, pero mi prioridad es la vida real, saco tiempo para pasear y salir, además de las obligaciones, claro, y el resto ya es para Internet.

    Hace dos veranos me fui al pueblo de mi suegra sin Internet y te aseguro que no lo eché de menos, fue una desconexión total, claro que había gente y actividades en todo momento, si la cosa hubiese estado aburrida sí que lo habría echado en falta.
    Besos.

    1. Chema dice:

      gemma, así es, depende de dónde estés. hay sitios en los que no echas de menos internet para nada. antes, cuando una persona de tu familia estaba cerca, sólo podías hablar un teléfono pagando una pasta en algunos casos. aparte de que a mí personalmente hablar por teléfono no me gusta mucho…
      besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: