¡Las quecas cobran vida!

Escrito por | Juegos & Entretenimiento

Cuando presenté en público a mi Nancy, hecha una zarrapastrosa tras haber pasado muchos años en un cuarto trastero, todas mis amigas empezaron a decirme: “¡Chema, no la regales, restáurala tú, verás qué guapa la dejas!”, “Es un tesoro, quédatela y no te arrepentirás!”, “¡Queremos ver a Chema jugando con sus quecas!”.

Pero no me advirtieron que las muñecas cobran vida por la noche. Yo creía que era una leyenda urbana más. Bueno, en realidad esta Nancy mía -que se llama Jana, por cierto- ni siquiera se espera a la noche. En cuanto me doy la vuelta se pone a hacer de las suyas, a plena luz del día.

También debieron prevenirme de que las quecas se parecen a sus dueños/as, o al menos tratan de imitar sus actividades. Un día me cogió la calculadora y los rotus de punta fina que uso para mis clases, y se puso a hacer problemas. Ampliando la foto la podréis ver resolviendo unas expresiones muy raras, con raíces cuadradas y todo. Desparpajo no le falta, va a querer ser coautora de mi blog y todo.

Otro día le dio por utilizar las galletas Príncipe como ejemplo para calcular el momento de inercia de un cuerpo circular o cilíndrico. Efectivamente, el momento de inercia para un objeto que tenga esa forma es M·R2/2, siendo M la masa y R el radio. Pero en lo que no ha caído la repipi de Jana es en que las galletas Príncipe no tienen un único radio, ya que las tapas de galleta tienen un radio apreciablemente mayor que el del relleno de chocolate.

Además, que no se las dé tanto de intelectual hablando de abstractos conceptos de física. Los paquetes de galletas se consumen a un ritmo más rápido de lo normal desde que está ella. Así que muy cerebrita, pero bien que le gusta zampar.

El otro día ya fue el no va más. Se tumbó encima de mi cama a leer y a escuchar música. Menos mal que por lo menos se quitó los zuecos. Lo malo es que en un momento dado podría revelar qué libros tengo en mi habitación y qué música contiene mi mp3. Y conociendo esa información, bien podría hacerme chantaje. “¡Chema está releyendo Leonardo y los fontaneros, un libro de ‘el Barco de Vapor’ que le mandaron leer en 7º de EGB!”. “¡Chema se las da de rockero, pero en su mp3 tiene un recopilatorio de Kelly Clarkson!”.

Con lo cual, tened cuidado con las quecas, pues os pueden salir listillas como la mía. Me pregunto qué será lo siguiente. ¿Suplantarme en mi cuenta de Facebook, o lo que sería peor, en la de Yonocompropan? Empiezo a tener miedo…

Última modificación: 24 junio, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: