Leche materna pa tó

Escrito por | Mapaternidad

“Tengo que hacer un rosarioooo… con tus dientes de marfil…”

Siempre me he preguntado qué demonios pasaba por la cabeza del autor de esta frase para no ver nada raro en ella. Y a su vez, qué pasaba por la cabeza de todo aquel que la escuchaba sin torcer el gesto.

Torcer el gesto…

Ahora mismo, esto es tendencia

Buena expresión para lo que me ocurrió la primera vez que escuché que hay quién hace bisutería con leche materna… WTF??!!!

No es muy diferente a hacerse un rosario con los dientes de alguien. ¿Una expresión de amor? Vale. Pa gustos los colores. No vamos a discutir eso. Pero una cosa es hacer todo lo posible para el fomento de la lactancia materna, a lo cual me uno sin paliativos, y otra es que hasta para decidir pendientes para nochevieja tengas que dilucidar qué color combina mejor con el blanco leche de teta.

Lo que quiero decir es… ¿Dónde está la línea de los fluidos orgánicos? ¿Criticamos al emo de turno que lleva colgado del cuello un frasquito con la sangre de su pareja pero lo de la leche materna no es raruno? ¿Por qué leche materna sí y otros fluidos no? Porque… si nos ponemos a hacer joyería con fluidos… ¿pilláis por donde voy? Que leches hay muchas y son importantes la de la madre y la del padre. Y puestos a pagar, a cada uno le hace ilusión lo que se la hace.

Un fluido orgánico es solo eso. Su único valor dejando de lado el nutricional si te lo comes (chiste demasiado fácil, lo sé) es el sentimental. Y claro, eso es completamente subjetivo. Pero oye, sociedad de consumo. ¿Quién dice que esté mal lucrarse con los sentimientos de otro? ¿Qué harían sin eso los fotógrafos y camarógrafos de bodas, bautizos y comuniones?

Pero claro, aquí me asalta otra duda. El de la foto de la boda soy yo. Pero… ¿cómo estoy seguro que la joya en cuestión se haya hecho, no ya con mi leche materna (el transporte y la conservación de la cadena del frío me intrigan), sino sencillamente con leche? ¿Hay alguna forma de impedir el timo y pagarte un crucero a base de vender perlitas que dices que son hechas con leche materna de los interesados?

Habría una forma… perversa. Maquiavélica. Pero habría una forma de confirmarlo. Contactas con el hacedor, haces el envío… pero no es leche materna. No sé, puede ser cualquier otra cosa que se le parezca. Supongo que el hacedor tendría problemas para la manufactura. Diferente composición química, diferente densidad, diferente punto de fusión, etc. El resultado final no debería ser el mismo… aunque puede que te siga llegando una estupenda joya de leche materna que tú sabes que nunca existió.

¿Pero quién se iba a tomar tantas molestias? Ojos que no ven…

En serio. Dejad que la comida sea solo comida. Que bastante cuesta ya fomentar la lactancia, con lo importante que es, como para reforzar el argumento de sus detractores de que es la moda de cuatro locas fanáticas de la teta.

Última modificación: 5 abril, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: