Los putidisfraces

Escrito por | Actualidad

Putidisfraces

Llega Carnaval, en pleno mes de febrero y, salvo que estés a una hora menos en Canarias, hace más frío que mangando pingüinos.

-¿De qué nos disfrazamos este año?

-No sé, de policías, o de enfermeros. O sino de piratas.

Nos acercamos a cualquier tienda de disfraces o bazar chino.

Papá no tiene problemas, porque es un tíooo, que se viste por los pies y encuentra a la primera su traje -pongamos que de pirata cojo con pata de palo-. Se mete unas mallas debajo y ya va vestido y arreglado.

Mamá debe de ser que tiene complejo de Mamachicho, porque va a pillar la muerte. Su disfraz bien escotadito, con su minifalda y la cara de la modelo que está diciendo “comemé”. ¿El qué? No lo sé.

Y la pobre mamá mira a ver si el de enfermera, o el de chica poli, o el de princesa tienen más tela; pero no. El femenino de todo disfraz que se precie, evoca el Carnaval de Verano del pueblo asturiano de Luanco.

¿Y la niña? ¿Es que nadie va a pensar en los niños? Porque la niña también lleva un generoso escote, la falda muy corta y los labios bien pintados de rojo en la foto del envoltorio. Como Dios manda, para acostumbrarla desde pequeñita a que tiene que enseñar carne mientras que el varón va tapadito y con la vista bien contenta.

Hace unos días, se lió la campal con un cartel del Carnaval infantil de Arrecife, en el que aparecía una niña de siete años con la cara maquillada y semi cubierta por una boa (de bufanda, haya paz, no el animal). Para más INRI y por obra y gracia de sus padres y de un fotógrafo, aparecían los datos de la criatura. Bien sexualizada y objetivizada (la foto está más que vista, pero a nosotros nos ha parecido bien ocultar la cara de la pobre criatura, que no deja de ser una víctima de sus progenitores).

Precisamente, lo que yo no quiero para la mía, ni creo que tú lo quieras para la tuya.

Que son niñas, coño, y como niñas tienen que ir. Y yo, soy una mujer, y quiero ir como una pirata, no como la mujer de don Antonio Recio cuando juegan a la puta y el mayorista. Como una pirata.

¿Nadie se mete con esto? ¿Es tan difícil encontrar disfraces con tela siendo mujer en pleno febrero?

Si una moza va de hombre, se abriga hasta las trancas. Si un hombre se disfraza de mujer, se pone unas buenas tetas, minifalda roja y peluca rubia. Y además termina diciendo indistintamente que va de “tía” o de puta.

Estereotipando, que es gerundio.

Se abre la veda de los putidisfraces… ¡Feliz Carnaval!

Última modificación: 24 Febrero, 2017

One Response to :
Los putidisfraces

  1. Silvia dice:

    ¡Este post es buenísimo!
    Lástima que sea gracioso y triste a partes iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: