Los renglones torcidos de Dios

Escrito por | Literatura

 

Los renglones torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena es una de las grandes obras de la literatura española contemporánea. La he leído en dos ocasiones, y estoy seguro de que habrá una tercera por lo menos.

La historia se desarrolla en un sanatorio mental. La protagonista es una inteligente y atractiva mujer de nombre Alicia Gould que ingresa en ese sanatorio, supuestamente como enferma de paranoia. Ella cree ser una detective que ha recibido la misión de investigar un crimen cometido por alguien que se encuentra allí. Los paranoicos se caracterizan por ser capaces de actuar y razonar correctamente en todo, excepto en lo que concierne a su delirio particular. Hasta el final de la novela quedará abierto a la imaginación del lector si Alicia sufre o no alguna demencia.

Aparte de la protagonista, los personajes principales son los médicos, enfermeros y otros trabajadores del sanatorio, así como los pacientes. Para que dichos pacientes resultaran realistas y creíbles, el autor decidió ingresar voluntariamente en un sanatorio mental como enfermo, bajo el pretexto de sufrir depresiones. Allí pasó unas dos semanas, en las que tuvo contacto directo con enfermos mentales reales, en los cuales están inspirados los enfermos que aparecen en la novela.

Algunos de los pacientes que comparten estancia en el sanatorio con Alicia son muy interesantes, en el sentido de que uno se pregunta qué procesos mentales han debido producirse para conducir a una persona a esa enfermedad mental en cuestión. Recuerdo al hombre que se culpaba por una infidelidad que nunca cometió, al ‘mutista’ que se negaba a hablar y se comunicaba por escrito, y sobre todo a Nacho, gran amigo de la protagonista, y cuya problemática no desvelaremos para no hacer ‘spoiler’ a quien aún no haya leído la novela.

En cierto capítulo se habla de los ‘sociópatas’, quienes nacen con una inclinación al mal que no se puede corregir, y carecen de sentimientos de culpabilidad. Eliminan sin ningún escrúpulo a cualquiera que pueda ser un obstáculo para conseguir sus objetivos, y a veces incluso disfrutan haciendo daño como un fin en sí mismo. Este tipo de individuos no son recuperables, ya que su naturaleza les llevará a reincidir. Desgraciadamente, es un tema que está muy de actualidad en estos días.

Los renglones torcidos de Dios merece ser leída al menos dos veces en la vida. No sólo por su profundidad, sino porque algunas cosas que se cuentan en las primeras páginas pueden pasar desapercibidas, pero cobran sentido según avanza la trama. En una segunda lectura se comprende todo mejor desde el principio.

Última modificación: 12 marzo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: