Madres Renegadas

Escrito por | Mapaternidad

De un corto tiempo a esta parte, contamos con una nueva moda en los predios maternales: LAS MADRES RENEGADAS.

Sí, renegadas, porque ni es lo mismo ni es igual quejarse del cansancio propio de la maternidad, que presumir sin complejos de lo poco que nos gusta nuestra nueva condición.

Todas estas antimamis puntualizan, eso sí, lo mucho que quieren a sus hijos pero a continuación vomitan lo más grande. Hubo una que, en un artículo bastante polémico, llegó incluso a afirmar que si murieran sus hijos sentiría alivio. ¿Qué clase de monstruo es una madre capaz de fantasear con la muerte de sus hijos? ¿De verdad eso es quererlos mucho?

Madres renegadas

La liebre saltó cuando la periodista Samanta Villar, aprovechando el tirón y a fines de promocionar un libro, se sumó públicamente a la moda de las madres renegadas. “No existe el instinto maternal”, afirma. No, perdona, no lo tendrás tú. No puedes hablar por todas las madres del mundo ni tratar de sentar cátedra sobre un tema en el que estás empezando.

Porque eso sí, esta periodista llevó la comercialización de su embarazo y parto hasta las últimas consecuencias. Ahí, con dinero de por medio, no se la veía tan a disgusto.

“Nadie te cuenta lo que es en realidad la maternidad, tomas una decisión engañada”. Entonces, querida amiga, no eres tan buena periodista de investigación. Porque solo tienes que leerte unos cuantos blogs de madres para conocer el día a día, pero parece que esta mujer fue a documentarse a casa de Verdeliss, donde todo es algodón de azúcar.

¿Con 41 años todavía pensamos que los pájaros maman? ¿De verdad no tenía idea de que los bebés lloran, dan malas noches, tienen cólicos y se ponen malos? Además, por partida doble y por elección propia. Que nadie le puso un puñal en el pecho para que se implantara dos embriones. No. Lo decidió ella porque en su momento le pareció súper cool.

“No soy más feliz desde que soy madre” ¿De verdad tus hijos no han contribuido a aumentar tu felicidad? Porque ojo, nadie está diciendo, como aseguras en tu entrevista, que la cumbre en la vida de una mujer sea la maternidad. Eso lo utilizas tú para justificar tu arrepentimiento. No entiendo eso de que la sociedad nos impone ser madres. ¿Que dos vecinas y un cuñado te repitan a menudo que “tú, ¿para cuando?” es forzarte? Mejor aceptar que no sabemos lo que queremos y echarle la culpa a otro.

Si un hijo no te da la felicidad, ¿qué es lo que la causa? ¿La tranca de un maromo?

Sí, antes de ser madre se puede (y se debe) ser ya feliz. Pero si tienes los cinco sentidos, tu hijo te hará más feliz.

Tanta queja, tanta queja, una señora que cuenta con ayuda en casa, que puede dormir del tirón, que tiene la posibilidad de darse un baño relajante de dos horas. Que tan malo no habrá sido el primer año de sus hijos, cuando le ha dado tiempo a escribir un libro durante el mismo.

Que tan malo no habrá sido el primer año de sus hijos, cuando le ha dado tiempo a escribir un libro durante el mismo.

La culpa no es de tus hijos, la culpa no es de la sociedad. La culpa es tuya, que con tu edad te quisiste creer que un bebé era igual que un Nenuco. Y no, no pierdes calidad de vida, querida. La ganas. Las noches en vela, en caso de que tú pases alguna, tienen fecha de caducidad. El amor de tus hijos, es para siempre.

Dejemos de echar la culpa a terceros de aquello que es solo responsabilidad nuestra.

Los bebés han dado trabajo toda la vida. VOSOTRAS NO HABÉIS INVENTADO NADA.

Última modificación: 6 febrero, 2017

8 Responses to :
Madres Renegadas

  1. María (Miren Casavieja) dice:

    Efectivamente! Lo que me molestó de esas declaraciones no era lo tristísima que estaba porque no había alcanzado la cumbre de la felicidad… Lo que me molestó fue su manera de sentar cátedra, en plan “he venido a deciros algo que no sabéis”.
    Yo instinto maternal poco (madre de 2+1) y no me hizo falta mucho trabajo de investigación para darme cuenta a mi alrededor lo duro que era ser madre, pero libremente con mi partenaire elegimos serlo.
    Pero bueno… Ella verá…
    Gracias y Bienvenidos!!

    1. Lady Bread dice:

      Estoy totalmente de acuerdo contigo Miren. Te diré que yo, habiendo visto como mis amigas se convertían en madres y sufrían más o menos con el cambio, necesité 6 meses para asimilar los cambios que supone ser madre. Cuando comprendí ciertas cosas empecé a disfrutar. Ahora que mi hija tiene 2 años, me parece que es cuando más feliz estamos todos, disfrutando unos de otros.
      ¡Me alegro verte por aquí también!

  2. María (Miren Casavieja) dice:

    Ya sabes que soy tu #FanSuperFan. Y además acompañandote Lady Cat y Lord Pandemold no tengo excusa para no seguiros!!!!! 😉
    A sus pies!

  3. Silvia dice:

    Muy de acuerdo, Samanta es una indecente, eso no se dice.

  4. Patricia A. dice:

    Me encanta! Ay lo que me río con el punto irónico! Es único!!

    1. Lady Bread dice:

      Gracias Patricia, nos encanta que te rías con las historias de Lady Cat

  5. Lady Cat dice:

    Gracias corazones, y si además como he leído por ahí a raíz del artículo el libro ya estaba escrito antes de dar a luz… Que alguien me explique la avería de esta mujer, porque es grave… O se trata de una persona muy retorcida.

  6. Montse morte dice:

    Me ha encantado!! No puede estar mejor explicado!! Esta mujer no viene a descubrirme nada que ya no supiera antes de tener a mi hijo, porque aunque no soy periodista ya sabía que no iba a dormir…¡saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: