El mes negro de los galgos

Escrito por | Actualidad

Este mes de febrero finaliza la temporada de caza.

Según descendemos al sur de nuestro país, es más frecuente el abandono, maltrato y, en el peor de los casos, la ejecución del perro. Especialmente, la de los galgos.

Raza codiciada por los cazadores, debido a su agilidad y velocidad, para la inmensa mayoría no es más que un complemento de sus ansias por matar, a la altura de la escopeta, el chaleco de camuflaje o su colección de cartuchos.

Algo que cuando ya no sirve, podemos desechar.

Algunos terminan vagando exhaustos por las carreteras, siendo frecuentemente atropellados. Si tienen chip, antes reciben un navajazo para que no se pueda saber el nombre del malnacido.

Otros acaban en perreras donde nadie pregunta nada, donde el perro de la temporada pasada continúa allí y se pone feliz de ver al galguero creyendo que acude a recogerlo.

Y muchos, desgraciadamente, MUERTOS.

Hace poco, escuché el horrible relato de una rescatista residente en un barrio con importante población gitana. Muchos de ellos, cazadores. Esta chica comentaba horrorizada como sus vecinos le comentaban que al galgo que había cazado bien lo ahorcaban porque era un honor para él morir así y para ti poseer un cachorro suyo. Al que no colmaba sus expectativas, le daban muerte arrastrándolo atado a un vehículo a gran velocidad.

Todavía, van a tener que dar gracias los perros de que se les ahorque, según el modo de ver de estos cazadores.

Ya es tiempo de encontrarnos en los montes perros colgados, con el sufrimiento y la desesperación grabados en su expresión, a veces con el vientre rajado…

…Y continúan sin tomarse medidas efectivas.

Para empezar, podría ser tarea de los ayuntamientos, con la ayuda de asociaciones de vecinos, llevar el control de los perros que tiene cada quién y de su bienestar de forma anual. Especialmente, de los de caza.

¿Que el perro está fallecido? Certificado veterinario.

¿Que el perro se ha escapado? Copia de la denuncia.

¿Que lo has regalado? Señas del nuevo propietario.

¿Que no hay perro ni explicaciones? Una buena multa.

En cuanto a los delitos por maltrato animal, las condenas deben ser proporcionales y tanto monetarias como de prisión, con trabajos en beneficio de la comunidad que ayuden de alguna forma a reparar el daño causado. Y, desde luego, la prohibición permanente para la tenencia y contacto con animales.

Porque quien raja a un perro, lo tortura o lo ahorca, no es para nada descabellado que continúe haciendo lo propio con los humanos. Por eso, aunque no nos gusten los animales, debemos darle a esta salvajada la importancia que se merece.

Las comunidades autónomas, o ayuntamientos, o a quien corresponda… ya que pese a la obligatoriedad del microchip existe un patente descontrol en la tenencia animal, deberían destinar fondos para que este mes exista una recogida de galgos que minimice la masacre de cada febrero. No es la solución ideal, pues esta comienza por el control de la situación, pero sí evitaría muchos abandonos y muertes de animales inocentes.

Qué triste… Qué salvajes… Qué vergüenza… ¡Cuánto nos queda por avanzar en determinados aspectos en esta España nuestra!

Última modificación: 17 Febrero, 2017

3 Responses to :
El mes negro de los galgos

  1. Silvia dice:

    Se me rompe el corazón.
    Gracias Lady Cat por no olvidarles, ojalá se implanten las medidas que propones, podríais hacer un change o algo.

  2. marigem dice:

    Ufffff, es que no tengo palabras. Hay que cambiar tantas cosas en relación con los animales…gracias por difundirlo, ojalá sirva de algo.
    Besos.

  3. Lady Cat dice:

    Es algo tan duro, que además sabemos todos y sigue pasando año tras año.
    ¿Cómo es posible tanta indolencia?
    Desde luego, no con mi contribución.
    Yo no me conformo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: