Mi vida sin mí

Escrito por | Mapaternidad, Personal

Por motivos que no voy a explicar, llevo semanas pensando en qué sería de mi vida si yo no estuviera.

Cuando la única persona con la que me quedaría tranquila si ocupara mi lugar, por ley de vida, no vivirá veinte años más.

Los hijos. Cada uno con sus circunstancias. ¿Cómo repercutiría en ellos? ¿Qué sería de cada uno? ¿Se sentirían solos, desorientados, necesitarían algo que sin ti no podrían tener?

Las parejas al fin y al cabo… Te recordarían, unos más que otros. Yo sé que de los hombres de mi vida solo uno lo pasaría real y permanente mal. Quizás dos. Pero hay uno que pese a todo lo pasaría mal después de tantos años. Hay gente a la que quieres toda tu vida, con la que, sin darte cuenta cuando la conoces, creas un vínculo irrompible para toda la vida.

¿Y tus amigos? Llenarán el Facebook de fotos tuyas, o contigo, y dejarán mil comentarios en tu muro diciéndote cuánto te querían. Pero sabes que habrá una persona que sufrirá mucho más que las demás.

Siempre que he visto a una madre dejar a sus hijos, he pensado en el dolor con el que se ha tenido que ir de este mundo. Pocas cosas peores puedo imaginar.

La vida humana es tan frágil… Hoy estás aquí y mañana no se sabe.

Ninguno tenemos el futuro asegurado.

Puedes poseer todas las riquezas del mundo y ser tan pobre como lo fue Christina Onassis. O Whitney Houston, y posteriormente su hija.

Luego piensas que no, que a ti no te va a pasar, que sabes que no. Que puede no ser nada. Y si lo es, puede tener perfectamente cura. No te va a pasar a ti, que ya has hablado con tu mejor amiga de que vais a enterrar a toda la clase y, con 90 años, grabaréis un documental tipo Cementerio TV y lo colgaréis en Youtube, saliendo en el Telediario. “Dos nonagenarias hacen un siniestro recorrido por las lápidas de sus compañeros de colegio”. Y ahí salís vosotras, en vaqueros, con blusas de colores, media melena, bien teñidas y maquilladas. Y con collares.

Tus hijos ya son médicos jubilados o en vísperas y probablemente seas la siguiente generación de tu familia, desde la bisabuela Vicenta de tu abuelo, en conocer a sus bisnietos. Quizás hasta hayas tenido más hijos, ¿quién sabe?

Lo que es seguro, es que vivirás con varios gatos, la casa llena de libros, un chaise longue enorme. Y muchas orquídeas en macetas por casa, como tu madre. Que al final se murió pasados los 90 y cumplió el sueño de ver a su nieto graduarse en la universidad.

Olvídate, no te comas la cabeza. Las personas positivas han de tener únicamente pensamientos positivos. Sigue en tu línea.

Pero, ¿a que da vértigo imaginar tu vida sin ti?

Última modificación: 13 febrero, 2018

10 Responses to :
Mi vida sin mí

  1. Casi totalmente de acuerdo… Pero cuando has perdido a tu padre a los diecisiete años, a tu madre a los cuarenta, posteriormente, no sólo a tres hermanos (una más joven y dos mayores que tú pero no mucho más) y, sobre todo, cuando se te ha muerto un hijo a la edad de treinta y siete, de un paro cardíaco, siendo esto último lo más doloroso, lo que más te marcó, lo que cambió tu vida por completo, creo que ya no te hace tanta ilusión llegar a nonagenaria, aunque es verdad que pensar en morir produce cierto temor. Pienso que se trata de miedo a lo desconocido. No obstante, y por eso digo “casi totalmente de acuerdo”, confieso que hubiera sido bonito que,lo que describe la autora, mi querida amiga Eva, se produjese.

    1. Lady Cat dice:

      Se trata de dejar a los hijos desvalidos, amiga.
      Yo muchas veces he pensado que si no tuviera hijos me iría de misión humanitaria a lugares en guerra y haría un millón de cosas que ahora ya no.
      Igualmente, si la vida me tiene destinado algo malo, no es lo mismo irme yo que dejarlos a ellos.
      Muchos besos.

      1. Gracias por contestarme, querida. Seguimos en contacto. Besazos.

        1. Lady Cat dice:

          Mil besos, amiguita.

  2. Natalia dice:

    Por cuestiones que tampoco vienen al caso por aquí sabes que estoy como tú, con esos pensamientos. Pero bueno, tu documental tiene que salir y por supuesto yo tengo que verlo así que nos quedan años y años de dar guerra.Fuera pensamientos negativos.

    1. Lady Cat dice:

      ¡Claro que sí! Nosotras que lo grabaremos y tú que lo verás jajaja no hay otra opción xD
      Mil besos, preciosa.

  3. Crishu dice:

    Yo sí lo he pensado. Lo primero dejaría un cartel en el tanatorio que dijera, a què vienes si no has tenido tpo de tomarte un café conmigo?? Jajja. Soy mala, pero es que me repatea ese tema. No tengo hijos asíq sólo me preocupa la vida de mi perro. No sé quién me echarïa de menos, pero todo pasa, para bien y para mal. Mis amigos no son de poner cosas en fbk. Mis padres lo pasarían mal, y ya. Así es la vida

    1. Lady Cat dice:

      Ya, pero lo tuyo es diferente porque no te irías con la angustia de dejar a tus hijos a su suerte.
      Lo del cartel es total.
      Besis.

  4. marigem dice:

    Hola. Mi prima murió con 35 años y dejó un niño de 6, y sé que toda su angustia de última hora era por el niño.
    Ella tenía varios hermanos, todos estupendos, y sus padres, suegros y marido se desvivían por ella y por el niño, lo que te da tranquilidad, si, pero…

    A día de hoy, 7 años después, el niño está tratado de maravilla, entre los tíos, abuelos y el padre se turnan y se siente realmente querido pero claro, el hueco de la madre no lo llena nadie, eso siempre está ahí.

    Tu madre verá a tu hijo graduarse, seguro. Yo este año, en la graduación de la uni de mi hijo eché muchísimo de menos a mi padre, lo que habría disfrutado con Rodrigo Cuevas…pero al menos los vio graduarse en bachillerato.
    Besos y serás una nonagenaria ideal.

    1. Lady Cat dice:

      Es lo peor, irte y dejar a tus hijos. A mí, de no tenerlos, me importaría mucho menos, pero es terrorífico.
      Qué caso más duro, por favor.
      Un beso enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: