Soy mujer y no quiero ser madre

Escrito por | Mapaternidad

Supongo que con el título: Soy mujer y no quiero ser madre, uno se puede hacer a la idea de qué va este post.

Ha sido un tema que siempre me ha parecido injusto para la mujer y ahora que he leído un post en El club de las malasmadres sobre el libro publicado por María Fernández-Miranda (No madres), me ha parecido un buen momento para rescatar mis pensamientos.
Pensar en por qué la sociedad sigue enquistada en creer que una mujer, por el mero hecho de serlo (que no es poco), deba ser madre me da que pensar.
Seguramente habrá hombres a los que alguien, algún alma perdida, haya algún día preguntado si piensa ser padre o no, pero como es un tema muy focalizado en las mujeres; chicos, lo siento, pero os voy a excluir de mi reflexión.

Este es un tema complejo, así que espero no herir la sensibilidad de nadie.

Antes que nada y para que sirva como ejemplo, vamos a hablar de George Clooney. Siempre es un buen momento para hablar de George Clooney ¿verdad?

ser madre

Este es George Clooney con el aspecto que tenía hace unos años

Bien, el amigo George, años considerado el hombre más sexy del mundo, con la mirada caída, canas, en su día dueño de un cerdo ya fallecido, soltero de oro, director comprometido… un buen partido, un hombre íntegro con valores y moral. Tiene 54 años y se casó con Amal Ramzi en 2014 dejando, por lo tanto y lógicamente, de ser soltero.

Como bien decía Lady Cat el otro día, “Clooney es más viejo que el fuego” y sin embargo, nunca he leído una entrevista en la que le preguntaran si tenía pensado ser padre. Sin embargo, me juego el cuello aunque no tenga datos fehacientes, a que a Amal Ramzi (abogada de renombre internacional activista en pro de los derechos humanos, especializada en Derecho Penal, Internacional, Derechos Humanos y Extradición… reducida a una incipiente barriga de embarazada por periódicos ilustres como Time durante una intervención en la ONU), ahora mujer de Clooney, de 38 años, sí le han hecho esa pregunta millones de veces. Por suerte para quiénes se lamentaban por ella, está embarazada de gemelos así que ya puede ser una mujer plena.

Es una de las cosas que tiene nuestra sociedad, que un hombre de 50 años de la categoría de George Clooney (o Leonardo Di Caprio, más joven, pero también soltero) es alabado por su soltería, casi aplaudido por mantenerse “independiente” y, sin embargo, una mujer como Jennifer Aniston haya tenido que ser sometida al juicio del Mundo, de los curiosos, de los cotillas, de rumores, de falsedades, de especulaciones… sobre cuándo sería por fin madre. ¡Nunca! asumidlo, no quiere ser madre y no va a serlo nunca por mucho que la hayan embarazado cien veces en las portadas sensacionalistas. ¿Le hace eso una mujer inferior? No.

¿Cuántas veces hemos leído a Cameron Díaz decir que no tenía ninguna intención de ser madre y tener que justificarse por ello? ¿por qué Maribel Verdú debe responder por enésima vez a por qué no desea ser madre? ¿y qué hay de todas esas mujeres anónimas que nos rodean y han decidido tomar la misma decisión, deben someterse a la censura de muchos?

La pregunta más inapropiada

Me duele reconocer que son las propias mujeres quienes realizan la pregunta más inapropiada e hiriente que se puede realizar a otra mujer. De verdad lo creo. Casi más doloroso que insinuar que una mujer no es capaz de conseguir cualquier propósito que se proponga en la vida por el mero hecho de ser mujer, es afirmar que una de las metas de toda mujer es tener hijos. Es hiriente, maldita sea, como si las mujeres sólo hubiéramos sido concebidas para ser madres.

Mamen Mendizabal explica en el libro No Madres como estando en la plenitud de su vida y habiendo conseguido grandes cosas en su carrera, todavía escucha comentarios del tipo “aún estás a tiempo de ser madre” como si fuera lo único que le falta para estar completa.

¿Por qué me parece inapropiado asegurar que la meta de una mujer es ser madre? pues porque se pueden dar dos casos:

  1. Que la mujer en cuestión haya tomado la decisión, personal y consciente, de que no desea tener hijos (por el puñetero santo motivo que le haya dando la real gana y que no tiene que justificar ante nadie) y por lo tanto, cada vez que se le insiste en el tema no se hace más que incidir en que, de alguna forma, está faltando al deber de ser mujer. Ir contra natura, dicen algunos, por favor, midamos las palabras antes de parecer un maldito cavernícola.
  2. Que la mujer en cuestión tenga deseos de ser madre y que la biología se lo esté poniendo complicado o, simplemente, no haya conseguido la situación personal propicia con la que le gustaría ser madre o vaya usted a saber el motivo por el que no ha podido y le duele.

En el primero de los casos, estas mujeres no necesitan que les miren de esa manera llena de juicio e incluso lástima porque están en su pleno derecho a decidir qué hacer con su vida. Tener matriz no es inherente a tener el deber de concebir una vida y no querer tener hijos no convierte a una mujer en menos mujer. Me parece mentira que haya personas a las que haya que explicar esto.

Lo he dicho y lo repetiré las veces que sea necesario: “Ser madre no te hace mejor mujer (ni persona)” por mucho que las motherfuckers (como de ahora en adelante llamaré a las nazis de la maternidad) se empeñen. Un cristiano no es mejor persona por el mero hecho de ser católico y de eso sabemos mucho leyendo la prensa.

En el segundo de los casos, la intención con la que se realiza esa pregunta sea buena o mala, causa dolor. Porque puede que esa mujer lleve tiempo intentándolo y no lo haya conseguido, porque esa es una situación hiriente que desencadena mucha frustración. Porque quizá esa mujer se imaginó que encontraría una situación personal “X” con la que ser madre y no lo haya conseguido (ya sea sentimental, laboral o lo que sea). En cualquier de los casos, la pregunta está fuera de lugar.

Recuerdo como hace años, después de una cena de amigas, nos encontramos a la salida del restaurante con unas compañeras del instituto. Recuerdo como una de ellas, rezumando progesterona, comenzó a interesarse por el estado de algunas de nosotras y cómo miró a la más mayor del grupo y le soltó a bocajarro: “¿Y cuántos años tienen tus hijos?”. Recuerdo como se paró el tiempo y nos quedamos calladas. Mi amiga, siempre alegre, respondió: “Yo no tengo hijos” a lo que la otra comentó: “¿Todavía no tienes hijos?”

Os juro que habría dado cualquier cosa por tener la capacidad de parar el tiempo al estilo de Max Payne, sacar un palo, uno largo, y arrearle una somanta de ostias a esa señora que después de años sin saber de nosotras no tiene ni idea de la situación personal de nadie como para emitir ningún juicio y mucho menos, para humillar a una persona.

Soy mujer y no quiero ser madre

El otro día leía este artículo en Smoda de El País a cuenta de la nueva moda de no querer ser madre.

Para empezar, he de decir que me parece absurdo la tendencia que tenemos a etiquetar todo. ¿Una moda? leía en otro artículo de Cromos un titular que decía: “¿Será un nuevo estilo de vida entre algunas famosas?” ¿Pero de qué estamos hablando?

Para empezar, una mujer no tendría que dar ninguna explicación sobre por qué ha decidido no ser madre. Es más, no debería ser ni un tema a discutir, ni tema de debate, ni respuesta a una pregunta. Debería ser una decisión privada de la que no se debería preguntar. Sí señor, al igual que en Suecia está terminantemente prohibido preguntar si una mujer piensa tener hijos, aquí debería ser igual a todos los niveles.

Una moda es que los hombres se dejen barba o que vuelvan a llevarse las hombreras. Si por un casual un día se pone en auge estudiar arquitectura o magisterio, no creo que consideremos que se haya puesto de moda ser arquitecto o maestro. Quizá entendamos que sean carreras con más salida. Es un mero ejemplo.
Si estamos hablando de la forma en la que las personas han decidido vivir su vida, me parece una frivolidad pensar que se debe una moda. Repito, moda es esto de llevar los selfies a límites absurdos, no querer tener hijos es una decisión demasiado personal como para considerarla moda.

Indagando un poco sobre este asunto, he descubierto que 1 de cada 5 mujeres de Irlanda, Reino Unido, Canadá, EEUU o Australia y que se encuentran en edades superiores a los 45 años no tienen hijos. En el caso de Japón y Alemania son 1 de cada 3. De todas esas mujeres, que no son pocas (como para llamarlo moda o nuevo estilo de vida), el 10% ha decidido por voluntad propia no ser madres, otro 10% no ha podido serlo por problemas biológicos y el 80% restante no lo ha sido por las circunstancias personales en las que se han visto envueltas.

(Estos datos han sido extraídos de Gateway Women, una web dedicada a estas mujeres y donde se habla de todas las situaciones sin prejuicios para ayudar en la medida de lo posible a las mujeres que no son madres y buscan mujeres como ellas)

Antaño (y esta vez, cuando digo antaño no hace remontarse muy atrás en el tiempo) era casi habitual, normal, natural, que una mujer interrumpiera su carrera profesional para ser madre y cuidar de los niños. Ahora se achaca a la “liberalización de la mujer” que haya aumentado el número de mujeres que ha decidido sacrificar una vida familiar para tener una carrera profesional de éxito.

¿Nos cuesta tanto entender que haya mujeres que no quieran ser madres? ¿por qué? ¿por qué no nos cuesta tanto asimilar que haya hombres que no quieran ser padres? porque es exactamente lo mismo. Dicha mujer puede tener una carrera brillante, una vida plena, tiempo libre para hacer lo que le de la real gana, habrá a quien no le gusten los niños (que no es un crimen) o sólo le gusten los niños ajenos (que tampoco es un crimen)… el asunto es ¿a ti qué te importa?

Una amiga, a la que aprovecho para saludar desde aquí, nos daba una visión muy particular sobre este tema:

Para mi, estas mujeres y hombres están haciendo un gran favor a la humanidad al decidir no tener descendencia biológica, ya que a nivel global el problema de la superpoblación es grave y se prevé que incrementará. El planeta y sus recursos son limitados.Cuidemos de los que ya están

Apuntad esta otra opinión al respecto:

Lo que ocurre en la vida de esas mujeres es mucho más complejo de lo que parece, pues no siempre se trata de una decisión propia o una cuestión biológica. Hay mucho más

Se trata de la opinión de Joy Day, fundadora de Gateway Women y autora del libro Rocking the life unexpected dirigido al 47% de mujeres de entre 15 y 47 años que no tienen hijos. Biblia de este asunto, que “atormenta” a más mujeres de las que pensamos, en parte, por culpa del egoísmo que impera en nuestra sociedad.

Conclusión

Yo soy madre. Lo soy porque un día recibí la llamada de la naturaleza y esperé a encontrarme en el momento personal adecuado (que por suerte conseguí) para intentar serlo. Me habría gustado hacerlo años antes, pero mis circunstancias eran otras bien distintas y era imposible planteármelo por mucho que escuchara eso de “querer es poder” ¿Pero qué mierda de consejo es ese? Un día me quedé embarazada (con 33 años) y ahora mi hija tiene 2.

Puedo decir orgullosa, porque me parece que mis padres me educaron bien, que nunca he realizado la pregunta fatídica a una mujer o un hombre. Puedo decir que a mi alrededor han surgido todo tipo de situaciones que nunca he juzgado, otras en las que me gustaría creer que he servido de ayuda, otras en las que no he podido más que lamentarme y muchas de las que me he alegrado.

 

Última modificación: 27 Abril, 2017

14 Responses to :
Soy mujer y no quiero ser madre

  1. Mina dice:

    ¡Ole, ole y ole!
    GRACIAS. Y sí, lo pongo en mayúsculas no porque quiera gritarte, sino porque te mereces una ovación por poner las cosas tan claritas y tan bien expuestas. Yo soy mujer, no soy madre (por decisión propia) y me molesta mucho (por no escribir otra palabra mal sonante) que la gente, sobre todo las mujeres, se atrevan a inmiscuirse en una decisión que es personal, y, en todo caso, de pareja. Odio cuando hay mujeres que se atreven a decirme que me estoy perdiendo la maravillosa experiencia de ser madre (no se si es maravillosa o no porque no la he pasado), y me miran con lástima por no querer ser madre.

    1. Muchísimas gracias por tus palabras. Me alegra mucho que te haya gustado. Un beso enorme.

  2. La Tita Pank dice:

    Amén, hermana.

    Yo soy mujer y no madre, pero Pank! Me encantan los niños, sobretodo mis sobrinos, pero no quiero tener propios.

    La pregunta de cuándo tendré hijos no me molesta en sí, la maternidad es algo muy arraigado socialmente y es “normal” (como sinónimo de habitual) que te lo pregunten como el que pregunta la hora.

    Lo que me molesta son los comentarios posteriores a mi respuesta y que juzgan o malinterpretan mi decisión: te vas a perder la experiencia más maravillosa para una mujer (en serio?…); Te quedarás sola de mayor (claro, como que no hay madres en residencias geriátricas…); luego será demasiado tarde y te arrepentirás (cosa que dudo pero que, en todo, caso será mi problema, no el tuyo)…

    Lo que me gustaría escuchar tras mi respuesta serían cosas como: me alegro por ti (gracias!); Si así lo has decidido, adelante (gracias!).

    En fin, no me alargo más.

    Solo agradecer a una madre que hable con tanto respeto de las no madres. Ante todo, libertad y respeto.

    1. Mira, hay algo que no voy a ser en esta vida y es tía. Me da mucha pena, pero mis cuñadas y mi hermano tienen sus motivos para no tener hijos/as y me tengo que resignar a eso. No es algo que me vaya a hacer menos feliz aunque creo que sería una tía de la hostia. ¿Les he dicho alguna vez algo? NUNCA y así seguirá siendo. Ellos en cambio serán los súper tíos y tías de mi hija y anchas Castilla.

  3. D.V. dice:

    A mi me lo preguntaron muchos años, porque como me casé joven, mucha gente no concebía que no fuera con el fin de procrear. Aún así nunca me lo tomé a mal, la verdad, creo que es una pregunta que muchas veces se hace por hacer, como a los solteros la consabida “cuándo os vais a casar”, a los que tienen un hijo “cuando vais a por la parejita” y mil clichés del estilo. Pero realmente es verdad que a nadie le incumbe. Yo nunca pregunto a nadie su vocación paterna/materna. Primero, porque me da exactamente igual, y segundo, porque es un tema que puede herir sensibilidades en caso de que esa persona quiera y no pueda.

    Y claro que no se es menos completo por no tener hijos. Yo soy la misma persona que antes de tenerlos, ni mejor ni peor, estoy muy contenta con la familia que he formado pero antes era feliz también.

    Ah, yo sí que creo que le dieron el coñazo a Clooney con lo de la soltería/paternidad, recuerdo haber leído varias entrevistas dónde le preguntaban por el temita. Creo que de esto no se libra nadie, supongo que porque en el fondo el ser humano está diseñado para formar una familia, aunque éste no sea el fin último de su existencia.

    Lo dicho. Vivir y dejar vivir.

    1. Se escribía mucho sobre Clooney y su soltería, pero la perspectiva no es la misma si el analizado es un hombre que una mujer, eso es así. Tampoco es lo mismo cómo le darán por el saco a George con sus futuros hijos como el que le darán a Amal. Ella es una abogada de la hostia y resulta que por estar con Clooney hay medios que la relegan a ser la mujer florero de… es otra de nuestras tristezas como sociedad.

  4. anusca77 dice:

    Como mujer a un par de meses de cumplir 40, casada desde hace 16 años y sin hijos, si tuviera que contar las barbaridades que he tenido que escuchar me tendríais que dejar 20 páginas. Desde, “por qué no tenéis hijos, es que no valéis?” O “y no vas a tener hijos” (acompañado de cara de asco mientras lo decía) o por supuesto: “se te va a pasar el arroz” En nuestro caso tenemos problemas de fertilidad y no tenemos a causa de ello, y no es algo que hayamos escondido en ningún momento, pero voy a ir dando explicaciones a cualquiera que se crea con derecho a soltar gilipolleces.
    Yo desde hace un tiempo ya tengo la respuesta preparada y cuando me preguntan: “y tú cuándo vas a tener hijos?” Yo les contesto: no sé, para cuando crees tú que vas a morir?” Funciona a la perfección 😉
    Gran artículo!

    1. Resulta terrible tener que estar pensando cómo responder a los impertinentes que te van a soltar la pregunta del millón, verdad?
      Muchas gracias por leernos. Un abrazo.

  5. irene dice:

    Entre el “¿Tan pronto te casas/tienes hijos?” y el “¿todavía no te has casado/tenido hijos?” Suele haber 5 años de margen… Vamos… un show de vida… jaja

    Me gustaría ser madre aunque no se me va la vida en ello. No es el objetivo de mi vida, y si se da, pues genial. Y si no se da… pues no se ha dado. Pero a nadie le tendría por qué importar…
    (Aunque soy médica y a veces lo de las especialidades sí que va por “modas” jajaja)

  6. No hay que darle más importancia de la que no tiene. Son opiniones y seguramente la gente necesita escuchar la opinión de alquien que no quiera ser madre.
    Una cosa es que te lo pregunten desde el interés con cariño, y otra desde el cotilleo barato.

    No quieren ser madres? estupendo, el cuerpo es suyo. Quieren tener cuatro hijos antes de los 30? Estupendo, pero dales una vida digna, una espacio un tiempo, una dedicación.
    Seamos lógicos y dejemos que cada uno tome sus decisiones.
    El tiempo ha avanzado muy rápido, y todavía nos extraña, quizás porque no saben asumir aún, que la mujer sea dueña de su vida.

  7. Apoyar las decisiones de las mujeres, estén o no de acuerdo a lo esperado socialmente

  8. Vanessa dice:

    Tienes toda la razón menos en lo de George Cloney que yo soy adicta a los talk shows americanos y le han preguntado si tenía pensado casarse, si le gustaban los niños y si tenía pensado ser padre varias veces 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: