El negocio de los piojos

Escrito por | Mapaternidad

Cuando yo no era madre, el tema piojos me daba igual. Desde que a la tierna edad de dos años mi hermano los cogió por culpa de una madre indolente, que ocultó en la escuela que su hijo llevaba 15 días con ellos, no había vuelto a saber de semejantes infraseres.

Pero pasan los años, una se reproduce y observa atónita cómo en la farmacia tratan de venderte mil y un ungüentos y artilugios que cuestan un pastón. Y por si fuera poco, acabo de ver en la tele un anuncio que perjura que si tu niño tiene piojos, están por toda la casa y debes adquirir un spray para rociar el mobiliario en su totalidad. Sino, anidarán como las pulgas y lo vas a flipar en colores.

Me quedo absorta con las gilipolleces, mis muy señores míos. ¡Si hasta aplicaciones para eliminarlos existen, muy gosh!

BB nunca los ha tenido y espero que siga la racha, pero el verano pasado, mi peluquera detectó unas perversas liendres en la cabellera de la Ran. De ahí nacieron dos hermosos piojos patilargos y verdosos con los que me ensañé en profundidad, justo antes de anegarle la cabeza en Zeta Zeta líquida y de expulsar las liendres de nuestra vida con la valiosa ayuda de una liendrera.

Zeta Zeta líquida: 1’80€

Liendrera: 80 cts

Ese fue todo el gasto y ni un piojo más en todo el verano.

¿Qué os ha parecido?

Este año, nuevas liendres aterrizaron con la Ran. Otro baño en Zeta Zeta líquida, peinado con liendrera y ya tiene impoluta su melena pantojil.

Ese ha sido todo nuestro gasto y en 10 minutos de espera más revisar mechón por mechón, residió toda la dificultad.

De lo que se deduce que, no por gastar más dinero, los resultados son mejores.

Toda la vida, el Zeta Zeta líquido fue lo mejor para los piojos y para ayudar a desprender las liendres. El resto, inventos para sacarnos los cuartos.

Que no os vendan la moto, porque esto es como el Primer Danone: lo más barato le da mil vueltas.

PS: Este post no está patrocinado, pero os dejo caer como quien no quiere la cosa que me encanta viajar. Y los unicornios.

Última modificación: 17 Julio, 2017

One Response to :
El negocio de los piojos

  1. marigem dice:

    Jajaja, pues yo era una obsesa de los piojos y mis hijos se fueron librando y los pillaron en bachillerato, resulta que la sobrina de una amiga los pilló por lo mismo que tu hermano, una madre que no avisa en el cole, y se los pegó a la tía, pero ninguna se dio cuenta y estuvieron juntas en Navidad. Unos días después toda la pandilla fueron al mercadillo Navideño, se compraron gorros de animalitos y se los intercambiaron. Y al día siguiente les manda un whastapp la amiga a todos pidiendo que se miren la cabeza porque ella los tiene y ¡Bingo! Mis hijos empiojados.
    Yo quería llorar, se los quité con Z Z también(creo, no recuerdo bien) y tirando de liendrera. Y al volver al insti avisaron al tutor por si quedaba algún resto, auqnue a esa edad no es lo mismo porque tienen cuidado.
    De momento no hemos vuelto a repetir piojos, solo garrapatas.
    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: