El niño de la Tomasa

Escrito por | Actualidad

Andrea M. Faya

Yo imagino esa reunión del Daesh, ese plan maestro para sembrar el terror en la población española. El discurso perfecto, y el ejecutor: un descendiente de sangre española, que conozca el idioma, que eso da mas miedo. Haz la yihad en tus fronteras. Y escoge al Cordobés.
Un muchacho famélico con barba despelurciada y la típica gorra que aquí se ponen los que se están quedando calvos. En medio de un campo seco en el que falta alguna cabra para ambientar. Y el muyahidin se convierte en “El pompones” para pasar, tras una breve investigación de los medios de comunicación (que últimamente nos dejan asombrados) en “el hijo de la Tomasa”.
Sea verdad o no, al tuiterio y a la españolada media le sirve, porque la sorna es deporte nacional. Y porque ya nos enseñó Chaplin que reírse del terror, funciona. Funcionó siempre. Los mayores genocidas tuvieron su réplica en el humor, y aquello no sólo relajaba sino que ayudaba a combatir. El hijo de la Tomasa es más villano de película de Austin Powers que de Batman. En una biopic no haría falta casting porque Sacha Baron Cohen es el candidato perfecto a interpretarle, y el doblaje al español no puede sino hacerse con la voz de Florentino Fernández. A la Tomasa tenemos que imaginarla como a Carmina, la madre de Paco León, pero tampoco hace falta imaginarla mucho porque como va a ir ataviada por un burka puede interpretarla un ficus. Y mucha voz tampoco le vamos a dar en esta historia. Eso sí, a las mujeres del pueblo malagueño de Tomasa, sentadas a la fresca, les podemos ir dando ya la frase de:
Qué pena la Tomasa, que le ha salido un hijo tonto.

Si el plan del ISIS era darnos miedo, nos han dado risa. Y sí, que ahora saldrán los pepitos grillo a decir que ya lo lamentaremos y lloraremos cuando vuelvan a matar a los nuestros. Y sí, seguro que lo haremos, pero eso no nos quita el derecho a vivir, y a reír. No nos quita el derecho a mirar a la cara al matón de pueblo que es el cordobés y pensar en cómo Tomasa se fue a Siria y dejó que sus hijos crecieran en el odio a su país y su cultura. Tomasa, joder. Esperábamos más de ti. Esperábamos que le dieras una colleja al cordobés, como buena madre española, y le dijeras que o se peina esa barba o ni yihad ni yihod. Que ya tienes una edad, y que esa tontería de llamarte el cordobés como Manuel Díaz tuvo su gracia cuando eras un chiquillo que toreaba con el trapo de cocina mientras yo hacía la masa de las croquetas, pero tienes 20 años, haz el favor de buscarte una mujer y sentar la cabeza.

Confiábamos en ti, Tomasa. Te dimos un nombre español, Tomasa Pérez Mollejas, te hicimos nacer en Córdoba, con lo bonita que es Córdoba. Y tú te viste la serie del Príncipe y te volviste loca. Tomasa Pérez Mollejas, coño, cómo te da por hacerte islamista radical con ese nombre. Tú tendrías que ser, por lo menos, ministra de agricultura o charcutera del Alimerka. No madre de un yihadista que intenta sembrar el terror en el pueblo que te vio nacer, que te ayudó a crecer. No tendrías que dejar que tu sangre quisiera derramar la de quienes te vieron feliz. De aquel que te dio el primer beso, de aquella amiga con la que comías pipas en el parque. Pero ¿Qué te pasa, Tomasa? Once Spanish, always Spanish, Tomasa. Cómo vas a consentir que tu hijo nos amenace, que tu hijo nos quiera matar. Somos tus hermanos, nosotros sí lo somos. Y un hermano siempre perdona. Pero tenlo claro, Tomasa: a tu hijo el pompones no lo queremos por aquí ni en pintura. Y como lo enganchemos, va a odiar a Occidente por algo.

Reda Hassan

Mi opinión sobre Yassin Pérez no es otra que es un desesperado que no folla y está deseoso de ir al supuesto paraíso con las vírgenes que les comentan que les aguarda. Un friki más estilo viceverso. Vio en Tomasa, su madre, que servía solo para parir en Siria, y él no iba a ser menos.

En resumidas cuentas, que estoy harto de que todos los tontos salgan de mi barrio o hayan vivido en él y hasta una serie hayan hecho, porque nos dejan a los lugariegos a la altura del betún.

El Lobo Solitario

Hace tiempo, en un lugar escondido de Andalucía…

– ¿Qué quieres ser de mayor hijo?
– Muyahidín, Mamá.
– ¡Sí hombre! Cuando tengas barba podrás ser lo que quieras…

Y así parece que se gestan los youtubers muyahidínes españoles.

Es un fenómeno ya común que personas de diferentes nacionalidades se tiren a la yihad por tierras lejanas. Españoles no deben ser muchos. La verdad es que no tengo ni idea, pero si la mejor imagen pública que han encontrado estos cabrones es el hijo de la Tomasa… la yihad está jodida.
¿Hacen los yihadistas brainstorming? Supongo que si. No tienen reparos en usar todos los recursos y avances de la decadente civilización occidental para sus fines, así que un día se juntaron y dijeron…

– A ver, aquí tenemos que tener alguno que hable español.
– Si hombre, el que le sale la barba tan malamente.
– ¿Quién?
– El que trae los tuppers de su madre lleno de flamenquines y cada vez que escucha una explosión dice eso de “coño”, que aún no se qué significa.

Ya, ya. Ya lo sé. Nos amenazan (otra vez), acaba de ocurrir un hecho luctuoso en Barcelona… y yo haciendo bromas. ¿Sabéis qué? Somos Españoles. Llevamos siglos intentando destruir España y no lo hemos conseguido. No van a venir unos canijos sin afeitar a meternos miedo con ello. ¿Quieren jugar? Jugamos. Si no quieren que nos riamos de ellos, que no tengan un aspecto tan gracioso.
Con el español es que pasan estas cosas. El próximo mensaje que sea el típico “muerte a américa” con acento y en inglés. Que los norteamericanos no tienen tanto humor y así os entiende todo el mundo.
Por cierto, un ejemplo. FUCK ISIS.
¿A que me habéis entendido?

LadyCat

Yassin Pérez me enternece, puesto que al ver su cara mi mente se traslada a aquellos tiempos antiguos en los que se votaba al más tonto como delegado de clase: Algo así le pasa a él.

Me recuerda, si habéis visto la serie El Príncipe, al personaje de Sergio, ese niño rubio al que le faltaba una patatina pal kilo, que vendía en una frutería y de un día para otro se fue a muyahidinear al grito de “¡Que me llamo Mohamed, coñoooo!”. Por supuesto, acabó como va a acabar este bobo en dos días; hecho un colador.

El señor Pérez nos muestra un outfit que parece querer homenajear a Kokito Castillejos, el chaval aquel que se casó con una española a la que regaló como dote un cinturón bomba y que acostumbraba a posar con las cabezas que cortaba. A ella, recién viuda la casaron con otro terrorista y ya lleva tiempo engendrando muyahidines. Es lo que te pasa cuando no tienes dos dedos de frente y quieres ir de malota por la vida… Él habréis deducido que se encuentra criando malvas.

Kokito por lo menos y pese a su nombre, daba algo de miedo. Pero al niño de la Tomasa me lo cruzo en el metro, lo reconozco, y le soplo una hostia con o sin cinturón bomba.

De la Tomasa sé poco… Me perturba que con 41 años tenga nombre de bisabuela y además lo haya mantenido estoicamente. Dicen por la redacción que es un ficus con burka, pero yo ahí ni entro ni salgo.

Pero una Tomasa que se respeta, no deja que el niño se le haga youtuber sin llevar una buena básica que lo abrigue por debajo de los explosivos.

Papá Gades

El Cordobés y la Tomasa son los protagonistas de la jornada de hoy. Parecen personajes de una película de Pajares y Esteso pero no, es mejor. Hoy ha llegado un vídeo protagonizado por un yihadista de origen español, un chaval al que no hemos sido capaces de distinguirle dónde terminaba la barba y comenzaba el pelo. En un perfecto castellano ha venido a acojonarnos, pero España ha tirado de gallardía y ha contestado con humor. Más allá de su look informal, la verdadera protagonista es la Tomasa, su madre, que es una señora española, del mismo Málaga, que se convirtió al Islam y se fue a hacer la guerra santa con sus 5 hijos a cuestas. Se conoce que el Cordobés era el más extremista y que a la hora de comer montaba escenas dignas de Hermano Mayor.

“Maaá joe, otra ve le ha echao jamón al salmorejo, po no te estoy diciendo que soy musulmán”

“Perdona Muhammad cariño, suelta ese AK47 que te lo hago de nuevo”

El caso que han visto que este chaval era perfecto para meternos el miedo en el cuerpo, o simplemente era el que tenía un poquito de idea de castellano. Porque otra cosa no, pero en España de idioma vamos un poco cortitos y ya que nos amenazan al menos que nos enteremos. Si ese ejemplar era lo mejor que tenían, no quiero imaginarme a sus otros 3 hermanos, la 4º es mujer y estará ocupada haciendo muyahidines. Ante estas amenazas a los españoles no nos ha quedado más remedio que reírnos porque si nos amenazas hazlo bien, coge a un tío decente y si puede ser que su madre no sea Tomasa Pérez Mollejas mejor, porque entonces nos hacen la mitad de la broma y no tenemos que currárnoslo tanto.

Última modificación: 24 agosto, 2017

2 Responses to :
El niño de la Tomasa

  1. Lo que más me jode es que la Tomasa le haya permitido al hijo de sus entrañas copiarle el look al argentino asesino, en cualquier momento el Cordobés se suelta con un “yihadismo o muerte, venceremos”

  2. Monstruua dice:

    Qué bueno, por favor!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: