No le pegues porque podría ser tu madre o tu hermana

Escrito por | Actualidad

Si hay un discursito que me repatea en la lucha contra la violencia de género, es el “tú saliste de una mujer”, “podría ser tu madre o tu hermana”, etc.

Vamos a ver, chaval, ¿y si saliste de un huevo de pato ya nos puedes patear?

Creo que existen argumentos mucho más serios para explicarles a los machirulos por qué no nos pueden poner la mano encima. Eso en el caso de que sea necesario explicar por qué no se pega, en pleno siglo XXI.

Comentaba muy acertadamente en Twitter Idoia Carné (@LaraneyModa) que valemos según el valor que nos otorgue un hombre.

Y es que, casualmente, siempre que escucho esa porquería de razonamiento paternalista, sale de la boca de un hombre.

“Pobrecillas, ya que nos han parido, nos friegan, nos hacen la cama, traen al mundo a nuestros hijos, vamos a tener consideración con ella y hacerles el favor de no matarlas a hostias”.

Por suerte, no todos los hombres son así, ni muchísimo menos.

Hace años, viviendo precisamente en República Dominicana, país donde nacieron las Hermanas Mirabal, que dieron fecha al 25N, una persona que trabajaba en mi casa se enfrentó con un vecino, diciéndole lo siguiente: Tú no le puedes pegar, porque no eres marido ni novio suyo.

Se refería a una amiga suya.

El razonamiento me dejó fuera de combate, y aunque traté de explicarle que no existe un PORQUE para no maltratar a una mujer, no hubo tu tía.

¿De verdad hace falta razonar por qué no se nos puede pegar a las mujeres? Aunque no sea tu tía, ni tu abuela, ni tu prima y tú hayas venido de marte, no tienes ningún derecho.

No lo tienes.

Y me siento estúpida teniendo que recordártelo.

No nos pegues. ¡Somos personas, pardiez!

Última modificación: 27 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: