Ofendiditos

Escrito por | Actualidad

Por: Chema Cerezo

Hoy día, si eres poco amigo de polémicas, debes medir tus palabras tanto en la vida real como en la red. Hay muchos “ofendiditos” que están a la que salta, dispuestos a sacar punta a cualquier comentario que se te escape. Se trata no sólo de un problema de piel fina, sino de falta de comprensión oral o lectora, ya que en muchos casos interpretan exactamente lo contrario de lo que quieres decir.

Hace poco hice un comentario que pensé que no iría a ninguna parte, en el muro de Facebook de una amiga mía, y recibí una respuesta muy airada de una tercera persona que no me conocía de nada. Dije que vestir bien no siempre iba de la mano con la educación (¿es acaso alguna mentira?), y se me calificó de clasista. Pero si lo que dije precisamente es lo más contrario a ser clasista, me digo rascándome la cabeza…

En cualquier caso, eso me ha traído a la memoria algunas reacciones de “ofendiditos” que provoqué sin querer en el pasado. Recuerdo una muy ilustrativa. Hace unos años, en una conversación con un grupo de gente, dije que los ingenieros industriales de la Universidad Politécnica de Madrid -colectivo del cual yo formo parte-, tenían contrastes muy curiosos. Por un lado, su carácter era generalmente serio y carente de humor, pero por otro lado les gustaban las cosas más vulgares y horteras. Y es que es la pura verdad. Lo sabré yo, que estudié en esa escuela durante un montón de años y les conozco como si les hubiera parido.

El caso es que un chaval saltó diciendo que el nivel de formación no estaba relacionado con la seriedad, y que él era un tío muy formal a pesar de no tener estudios. Eso no tenía nada que ver con lo que yo había dicho, yo había hablado de la gente de mi escuela, que es de quien puedo opinar con conocimiento. Además, eso de que él no tenía estudios me parece bastante discutible, pues al parecer trabajaba como cámara en una importante cadena de televisión. Para eso, imagino que es necesario haber estudiado Imagen y Sonido. No sé vosotros, pero yo eso lo considero tener estudios. Con lo cual, una de dos, o estaba menospreciando la formación académica de Imagen y Sonido, o bien estaba trabajando en la televisión sin tener la formación necesaria, quitando el puesto a alguien más cualificado.

En definitiva, la corrección política se nos está yendo de las manos. Y además, como decía al principio, es muy importante la comprensión lingüística para interpretar correctamente una afirmación en un contexto determinado. No en vano la asignatura de lengua es obligatoria en Bachillerato tanto para letras como para ciencias, y tiene un elevado peso en el examen de Selectividad.

Y, sobre todo, es fundamental para los “ofendiditos” el aprender a no darse por aludidos en comentarios sobre temas que no tienen nada que ver con ellos -y que además, posiblemente desconocen-. Lloriquear en exceso y a destiempo no está bien visto…

Última modificación: 7 enero, 2018

2 Responses to :
Ofendiditos

  1. Piruli dice:

    Tienes razón Chema.
    El problema es que cuando se escribe algo, se pierden muchos matices de la comunicación, como la entonación, el lenguaje no verbal… y claro luego pasa lo que pasa. Como se suele decir ‘me hago cargo de lo que digo, no de lo que tú entiendas’.
    En otras ocasiones es gente que les gusta crear polémica y ya está.

  2. ... dice:

    Claro, todo proyecto que se precie al salir de esa facultad, tarde o temprano, o casi, pasará por una tienda como hortera dependiente…Y de ahí que no me extrañe su educancia y mal gusto; qué no vintage o setentero…¿Mesentiende?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: