Olga Sangrador y la Doctrina Parot

Escrito por | Actualidad, Sucesos

¿Os acordáis de Olga Sangrador? Porque yo nunca la pude olvidar.

Olga tenía mi misma edad, 9 años, cuando el 25 de junio de 1992 desapareció durante las fiestas de su pueblo, Villalón de Campos.

Tras despedirse de sus amigas y dirigirse a su casa a las 10 de la noche, fue interceptada por Juan Manuel Valentín Tejero. Quisiera saber qué hacía este ser en la calle, porque cumplía condena por dos violaciones, abuso sexual a menores, exhibicionismo y robo en la cárcel de Villanubla.

Olga fue violada, vaginal y analmente, y asesinada con una barra de hierro que no se descarta que también fuera utilizada para otros menesteres, por los fuertes desgarros que presentaba su cadáver.

Valentín Tejero la engañó, a fines de que Olga lo acompañara a su todoterreno con la excusa de buscar unos supuestos carteles para un concurso. Una vez allí, la introdujo en su interior por la fuerza.

El cadáver de la niña apareció dos días después a 70 kilómetros de su pueblo, cerca de Tudela de Duero. El cuerpo había sido enterrado sin gran esfuerzo.

Valentín Tejero fue condenado a 50 años de cárcel, pero debido a la derogación de la Doctrina Parot, llevaba cuatro en la calle, viviendo en una habitación alquilada con desconocidos que no se imaginaban quién era en realidad.

Llevaba, porque ha sido nuevamente encarcelado en Soto del Real, por abusar sexualmente de un número indeterminado de menores.

No es el único violador beneficiado por la anulación de la Doctrina Parot que vuelve a reincidir, pues el violador del ascensor, el violador del estilete, el violador del portal y Antonio García Carbonell delinquieron nuevamente en libertad.

Casualmente, de los famosos violadores que pisaron la calle en aquel entonces, el único que no ha reincidido ha sido Miguel Ricart.

¿Por qué?

1.- Porque NO fue él.

2.- Porque muy probablemente esté muerto a buenos tiempos.

A mi juicio, el único inocente al que se puso en libertad en aquel entonces.

Recuerdo que a los que nos opusimos en su momento, criminólogos, funcionarios de prisiones, muchos psicólogos… Se nos tildó de fachas retrógrados, haciendo hincapié en que el fin de la pena de prisión en España es la reinserción y blablablá. Pues toma, ahí tenéis la reinserción.

Vamos a ver si lo pilláis; la cárcel NO reinserta. Se reinserta el que comete un delito puntual, por ejemplo aquel que pillan haciendo de mula porque tiene grandes problemas económicos. Pero la reinserción entre adultos es muy escasa en porcentajes.

Y respecto a este tipo de delincuencia, todavía estoy esperando a que alguien me muestre un caso de un pederasta, abusador, violador y asesino reinsertado. Ah, que no los hay…

Todavía tenéis el cuajo de oponeros a la prisión permanente de esta escoria, como dice mi amigo Pablo, que tiene el culo pelado de trabajar con ellos. Seguid votando a los partidos que están en contra y luego cuando nos toque en nuestras carnes o en nuestro entorno, ya lloraremos.

Es muy bonito el discurso de la reinserción, de los derechos de esta gentuza y otras mierdas inviables, pero a la hora de la verdad, no hay más que echarle un vistazo a los resultados.

Esta chusma no se reinserta y no puede estar suelta.

¿Necesitáis más pruebas? Los padres de Olga y las criaturas abusadas por Valentín Tejero y el resto de hijos de puta; no.

Última modificación: 11 noviembre, 2017

One Response to :
Olga Sangrador y la Doctrina Parot

  1. D.V. dice:

    Yo estoy a favor de la perpetua y si me apuras, de la pena de muerte también según qué casos. No creo en la reinserción de esta escoria humana, y prefiero ser una facha retrógrada a que haya la más mínima posibilidad de que alguien a quien quiero se cruce con un subser de estos.

    Yo también recuerdo muy bien este caso, y sinceramente, creo que este individuo no debería haber vuelto nunca a ver la luz del sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: