Pasarela Goya

Escrito por | Cine&Tv

Lo de recibir estatuillas está muy bien, ¡qué digo bien! Es la pera jamonera. Pero si hay otro motivo por el que el común de los mortales se traga la gala de los Premios Goya, ese son los modelitos de los nominados, simpatizantes, espontáneos y asistentes en general, por la “Pasarela Goya

España es un país de cotillas, pero también tenemos una de las mejores modas del mundo.

Sinceramente, he echado de menos más diseños patrios y lo considero una pena. Hubiera sido estupendo más producto nacional, cuya promoción nos viene siempre de perlas.

Comencemos por el outfit del director de la orquesta, que por razones que desconocemos va vestido de sacerdote.

Y luego, los incondicionales de cada año: Macarena Gómez y Aldo Comas. Esa pareja que son los Alaska y Mario de la interpretación. Este año, contra todo pronóstico, han ido bastante bien dentro de lo que nos tienen acostumbrados. A Macarena le falló el pelo, qué se le va a hacer, pero su precioso Alberga Ferretti Limited Edition le sentaba como un guante. Aldo, por su parte, estaba genial con su esmoquin de Avellaneda, en cuya espalda se podían contemplar los besos de Lorca a Dalí. Sin duda, este ha sido el mejor año de esta pareja tan original como representativa de los premios del cine español.

Amaia Salamanca

Amaia Salamanca, a cuatro meses de alumbrar al menor de sus tres hijos, deslumbró con uno de los trajes más impresionantes de la velada. Su espectacular Pronovias negro con lentejuelas derribó las aseveraciones de que escote en pecho y espalda no podían significar elegancia. Su moño despeinado y su collar de Suárez terminaban de rematar el look con labios rojo fuerte.

Paula Echavarría

No se quedaba atrás Paula Echevarría, de rojo y de Jorge Vázquez. La actriz de Velvet encandiló todas las miradas, hasta el punto de que se pudo percibir que una cremallera rebelde necesitó de un imperdible para arreglar un imprevisto acontecido en el momento más inoportuno. La propia Paula no tuvo problema en contar que dos minutos antes de su salida al escenario, cuando el equipo de sonido trató de pasarle el cable del micrófono, la cremallera se abrió de arriba a abajo.

Nieves Álvarez

Nieves Álvarez, como es tradición, nunca decepciona. El francés Stéphane Rolland volvió a ser el encargado de vestirla a fines de reafirmar que sigue siendo una de las mujeres más elegantes de España. Combinando el espectacular diseño en blanco y negro con unos Loboutin y maquillada por YSL, la modelo volvió a ser un regalo para la vista.

Penélope Cruz

Y yo que a Pe no la veo tan favorecida… Es más, juraría haber visto a Angelina Jolie con un vestido idéntico tiempo atrás. Su Versace Atelier negro… Pues bueno. Para mi gusto escote o raja sobraba.

Anne Igartiburu

Anne Igartiburu, también recuperadísima del embarazo de su hijo de ocho meses -lo que me maravillan y la envidia que me dan a mí estas mujeres, oiga- fue otro de los aciertos de la noche con un Lorenzo Caprile azul que enseñaba que menos es más. Y es que la presentadora no necesita escotes, ni mangas largas, ni aberturas para estar impresionante. Ya en las campanadas dejó patente que alguna con veinte años menos no le llegaba ni a la suela de los zapatos en finura y elegancia, pero esta vez lo volvió a recordar.

Paz Vega

Paz Vega… Ayyy, es que no lo sé. A primera vista la veo original, tipo homenaje a Audrey… Pero al segundo golpe parece que está muerta o algo. No sabría cómo definir su atuendo, de Jorge Acuña, porque la falda de plumas me enamora el alma, pero la parte superior me da cosica. Ojalá una blusa blanca de gasa, con algo de escote y manga larga con puños bien marcados.

Miriam Díaz Aroca

Miriam Díaz Aroca volvió a meter la pata con un vestido reventón que ni sé de quién es, ni me importa. Por si no tuvimos bastante el año pasado, parecía que el pecho y la tripa iban a provocar un efecto Increíble Hulk. Con lo fácil que es llevar la talla de una… Salvo eso, el traje no estaba mal, pero el aspecto ordinario no hubo quien se lo quitara.

Almodovar

Pedro Almodóvar parecía Copito de Nieve, pese a su enlutada vestimenta. Su aspecto era más triste que la cara de Trueba cuando se fue de vacío a casa con cero de cinco. Los pantalones le quedaban largos y las gafas de sol sólo las entendería si estuviera recién operado de cataratas.

Eduardo Casanova

Eduardo Casanova, de rubio platino y esmoquin rosa de The Stoat me súper encantó. Parecía un querubín, ¡el Ken! Estaba guapísimo. Y es que hay que tener estilo, arte y percha para ponerte semejante cosa y dar una lección de estilo de las que quitan el hipo.

NOTA: desde aquí mostramos nuestro descontento con los comentarios homófobos vertidos contra Eduardo Casanova de la mano de los intransigentes de siempre que se aburren si no dan fútbol.

Última modificación: 9 Febrero, 2017

2 Responses to :
Pasarela Goya

  1. marigem dice:

    ¡¡¡Jajaja, no había visto este post!!!
    Más o menos de acuerdo en todo. A mí Pe me gusta en general aunque llevaba demasiada raja o escote, tienes razón.
    Miriam iba muy ordinaria, no la había visto en ningún sitio y acabo de alucinar. Y Anne me gusta en general menos por el pelo, ese engominado… Nieves siempre va ideal, y Amaia Salamanca está divina también.
    Jajaja, lo de Paz Vega lo pensé también, quiso emular o quizás homenajear a Audrey y se quedó en el intento, y mira que es mona.
    Ni idea de los comentarios a Eduardo Casanova, pero vamos, ya nada me sorprende, a mí me gustó, tiene mucha clase y me dijo una concursante de Pasapalabra que cuando él estaba era todo mejor, siempre se esforzaba en ayudar y agradar.
    Besos.

  2. Silvia dice:

    Ay qué risa jeje me ha encantado este post, es buenísimo.
    Coincido sobre todo en lo de Eduardo, iba rompedor total pero con gusto, de eso que o triunfas o vas tan mal como la de Cámbiame.
    Me gusta mucho esta revista, sois muy simpáticos y escribís genial.
    Mucha suerte gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: