¿Puede tener Batman dos caras?

Escrito por | Actualidad, Cine&Tv

Dilema moral: Confusión actor con personaje.

Ha explotado un escándalo sexual en Hollywood. Las actrices era casi sistematicamente violadas y violentadas sexualmente si querían participar en determinadas producciones. Lo que en español se llama “había que pasar por la piedra”. En un mundo como ese, donde tus 15 minutos de fama pueden durar precisamente eso, 15 minutos si no estás constantemente en pantalla, el sistema era muy bueno.

Todo el mundo quiere estar ahí arriba, así que si no formas parte del sistema, como poco al menos guardas silencio cuando eres consciente de que existe.

Harvey Weinstein

Si las investigaciones confirman lo publicado en los medios, existía un sistema de agresiones sexuales “programado” por parte de uno o varios hombres a las diferentes actrices y seguramente intenten argumentar en su defensa la cuestión de que eran adictos al sexo.

Que sea la justicia quién dictamine la culpabilidad de quién es acusado. No nosotros. Pero hay un movimiento de fondo que si nos corresponde a nosotros como público.

Ben Affleck, por poner un ejemplo popular, ha salido escaldado. Se ha llevado las manos a la cabeza tras el escándalo pero rapidamente algunas actrices lo han denunciado como conocedor de los hechos.
Ben Affleck es Batman ahora mismo. A nuestros hijos les va a molar Batman. Ben Affleck hará entrevistas y promociones como la cara de Batman en sus nuevas películas. Y nuestros hijos, nativos digitales, consumiran cualquier cosa que venga de Batman porque Batman mola.

Y es entonces cuando pueden pasar dos cosas. O descubren rapidamente que el tio que encarna a Batman es tan mierda como cualquier otro, madurando así a lo bestia y de forma demasiado temprana y de paso rompiendo la magia de la fantasía. O, en su inmadurez, confunden a Batman con Ben Affleck y un comportamiento más que censurable, de confirmarse, acaba siendo omitido y vemos como sigue siendo ídolo de masas con todo lo que eso implica. Ben Affleck seguiría ahí arriba, las productoras se darían tortas por él, sus comportamientos se obvian y tarde o temprano se acaba culpando a las víctimas de haberlo provocado.

Así que os pregunto. Si se confirma, ¿deben gente como Ben Affleck dejar de interpretar a personajes que son idolos de mentes aún en proceso de formación? ¿O somos una sociedad tan brutalmente madura que somos capaces de separar vida privada de vida pública?

Teniendo en cuenta que la base de internet hoy día es convertir la vida privada en pública, yo no lo tengo nada claro.

Última modificación: 13 octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: