¿Quién mató a Rocío Wanninkhof?

Escrito por | Sucesos

A pesar de que la sentencia que condenó a Dolores Vázquez fue anulada en 2002, la familia de Rocío Wanninkhof nunca dejó de creer que ella había sido quien asesinó a la joven de Mijas el 9 de octubre de 1999.

Durante el juicio contra Tony Alexander King, el Estrangulador de Holloway, la tía materna de Rocío, Josefina Hornos, declaró que Dolores Vázquez había pegado y amenazado a su sobrina un total de tres veces. Por ese motivo, Rocío sentía mucho miedo ante la compañera de su madre, quien palabras de su tía le decía que “la tenía que matar”. Josefina Hornos añadió que Vázquez “regañaba mucho a Rocío. Pegaba mucho a Rocío. Malos tratos”, desde que ésta contaba con unos diez años de edad, situación que nadie denunció porque el piso en el que vivía Alicia Hornos con sus tres hijos había sido pagado por Dolores, mujer de desahogadísima situación económica, quien podía dejar en la calle a la familia, que no tendría dónde ir.

Serafín Ruíz y Jesús Hornos, tíos de Rocío, respaldaron en su momento la declaración de Josefina. A pesar de la aparición de Tony King en el caso, quien según testigos había sido el jardinero de Dolores Vázquez, los parientes de la víctima continuaron acusando a la ex pareja de Alicia de la muerte de Rocío.

En la sentencia que condenó a King, consta que el Estrangulador de Holloway fue ayudado a trasladar el cadáver de Rocío, cuerpo que antes de ser enterrado en el lugar dónde apareció se determinó que había sido manipulado en sitio previo, colocándole unas bolsas que se descubrirían junto a él. En el coche de Dolores se encontró ADN de Rocío, así como fibras de la camiseta que la joven llevaba puesta en el momento de su desaparición, motivo por el que se la había condenado en el primer juicio. Según testigos, Dolores Vázquez nunca fue consciente de quien era en realidad Tony King, pero sí sabía que era muy agresivo y que hacía ciertos trabajos.

Tony King había llegado a España huyendo de su terrible pasado en Inglaterra, donde fue condenado por tratar de abusar de dos jóvenes y posteriormente por un robo con fuerza. A la edad de 19 años volvió a ser detenido por asfixiar a cinco mujeres para someterlas a tocamientos. Su verdadero nombre no era otro que Tony Bromwich, pero al cambiar de identidad se le perdió la pista, viviendo como un extranjero más en la Costa del Sol desde 1997.

Alicia Hornos, cuando Dolores Vázquez resultó detenida por el crimen de su hija, se mostró convencida de que se trataba de la culpable, afirmando que no había actuado sola, sino en compañía de personas inglesas. Curiosamente, el culpable ha resultado ser un ciudadano inglés. Diversas fuentes afirmaron que Rocío alertó a su madre de un comportamiento de Dolores para con ella de la suficiente gravedad como para que Alicia rompiera la relación y comenzara a ganarse la vida como limpiadora, desatando la furia de la otra mujer.

Tony King declaró en el juicio que Dolores había apuñalado a Rocío y que habían viajado juntos en el coche para transportar el cadáver, a la par que afirmaba no conocer a la mujer. Sin embargo, a este dato tan contradictorio como llamativo nunca se le dio publicidad ni importancia. “Vi a Dolores apuñalando a Rocío por la espalda y reírse”, expresó King, inculpando también al ciudadano inglés Robert Graham en la muerte de Wanninkhof. Según King, su amigo Robert Graham le cortó el cuello a Rocío cuando agonizaba, acabando con su vida. Para Graham, igual que sucedería con Vázquez, la causa sería sobreseída. Tony King se autoproclamó inocente, quejándose de haber sido escogido como cabeza de turco y achacando sus cambios de versión hasta la hora del juicio al “miedo a que lo mataran los policías”.

Dolores Vázquez fue condenada y posteriormente absuelta por el crimen de la hija de su ex compañera.

La empleada del hogar ucraniana de Dolores Vázquez, aseguró que vio a su jefa en el fregadero de la cocina atravesando con un cuchillo una foto de Rocío, mientras le gritaba “tú eres mi problema”. Dolores se defendió de estas acusaciones justificando que sólo había tratado de explicarle a su asistenta cómo había muerto Rocío, sin que para ese día trascendiera a la prensa la forma en que la joven perdiera la vida.

En las cercanías del cadáver de Rocío se encontró una de las pegatinas que llevaban las personas que habían participado en la búsqueda del 17 de octubre, repartidas por el párroco de la localidad. Tony King nunca formó parte de la misma. Para más INRI, el cuerpo apareció cerca de un bar que los tíos de Rocío trataron de alquilar meses atrás. ¿Cómo sabía éso King? ¿Ó fue casualidad? ¿Trató alguien de inculpar a los familiares de Rocío enterrando el cadáver en ese determinado lugar?

Lo que sí es cierto es que la noche del 9 de octubre de 1997, Dolores Vázquez salió a correr. Llamó por teléfono a una compañera de trabajo, justificándose por no poder ir al tener que cuidar de su anciana madre y una sobrina, pero a su vuelta paró a comprar tabaco y su interlocutor la notó visiblemente nerviosa.

La psicóloga de la Guardia Civil especializada en el comportamiento criminal a quien le fue encargado el informe de Dolores Vázquez, trazó en su perfil que la gallega era “agresiva, violenta, vanidosa y engreída”. Asimismo, la profesional recalcó que Vázquez tiene “reacciones de impulsos desmedidos”, “genio incontrolado”, por lo que ha cometido distintas “agresiones físicas y verbales”. “Es manipuladora”, “se disfraza con una máscara de dulzura gracias a su fluidez verbal”, “no expresa sus emociones, tiene reacciones incontroladas de ira y no se implica en las relaciones”. “Tiene rasgos esquizoides”, es “arrogante, orgullosa, segura de sí misma y tozuda”, tiende a “inhibir todo lo que socialmente no está bien visto y hace como si nunca hubiera ocurrido”. El crimen de Rocío, siempre según esta psicóloga, “concuerda con las características de la violencia doméstica”, porque “la forma de actuar de la acusada -por aquel entonces Dolores aún estaba acusada del asesinato- es como la de los maltratadores”, pero “no tiene ningún trastorno mental, porque tiene perfecta conciencia de lo que hace” y “es emocionalmente fría”.

Tony King, por su parte, es psicópata y recibió malos tratos por parte de su padre durante su infancia. Fue condenado a 19 años de prisión por el asesinato de Rocío, con siete votos a favor y dos en contra por parte del jurado con la puntualización de que “no fue la única persona que participó en el crimen”. La prueba que consigue este razonamiento de los miembros del tribunal es el pañuelo con el que Rocío se limpió la sangre del primer golpe que recibió, que le fue ofrecido por una persona conocida y que apareció en el lugar del crimen. En un principio, la declaración de Tony resultó febril y para nada correspondida con la realidad. Tras su detención, reconoció su culpabilidad antes de acusar a Dolores Vázquez, asegurando haber quemado el cuerpo de Rocío, algo que nunca ocurrió. De igual forma no supo explicar de forma concreta por dónde se dirigió a enterrar el cadáver ni cómo lo inhumó, llegando a asegurar que había apuñalado a Wanninkhof en el vientre, cuando realmente fue en la espalda. Los investigadores tuvieron serias dudas acerca de si, en realidad, King había realizado el traslado.

Durante una rueda de prensa, el fiscal y la Guardia Civil afirmaron que tras cotejar dos fibras de la ropa deportiva de Dolores Vázquez con las encontradas en el cadáver de Rocío, se había determinado que ambas se correspondían casi en su totalidad.

El punto más macabro de esta historia reside en una espeluznante coincidencia. Cuando a Tony King le preguntaron por qué no acusó a Dolores desde un principio, él dijo que la mujer lo había amenazado con matar a su hija, optando por callar al temer por la vida de la pequeña. El 1 de septiembre de 2007, Sabrina King, de 10 años de edad, moriría en extrañas circunstancias, justo después de ser rescatada de una piscina privada de Mijas. Se dijo que la niña cayó a la piscina y pudo morir ahogada, aunque después de hacerle la autopsia, los resultados no se harían públicos.

Sabrina había nacido fruto del matrimonio de Tony King con Cecilia Matilde Pantoja, de origen latinoamericano. La propia Cecilia fue quien denunció a su ex marido, al darse cuenta de las coincidencias entre las heridas de guerra de King y los asesinatos de las jóvenes Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes. Cecilia tuvo que explicarle a su hija qué tipo de monstruo era King. Cuando la niña tenía cuatro años, le mostró las fotos de Rocío y de Sonia, explicándole que su padre había matado a esas niñas “antes de que lo hiciera otra persona y le doliese más”. La pequeña Sabrina se echó a llorar.

En la actualidad, Tony Alexander King cumple una larga condena. A los 19 años por el asesinato de Rocío Wanninkhof se le suman otros 36 por la muerte de Sonia Carabantes y 7 más por una violación. Debido a la trágica muerte de su hija, se le permitió contemplar su cuerpo sin vida durante diez minutos, al igual que se le llevó brevemente al cementerio; aunque no se le autorizó a asistir al entierro de la infortunada niña.

Dolores Vázquez solicitó una indemnización de 4 millones de euros por el funcionamiento anormal de la justicia. La Audiencia Nacional, para su gran decepción, rechazó compensarla económicamente por los 519 días que pasó en prisión por un crimen del que fue absuelta, debido a razones técnicas.

Robert Graham, al quedar libre de cargos volvió a Egipto, país donde trabajaba cuando fue imputado por el asesinato de Rocío.

El experto en Criminología Francisco Pérez Abellán, escribió un interesante libro sobre el Caso Wanninkhof, titulado “¿Mató Tony King a Rocío Wanninkhof?”.

Última modificación: 16 Mayo, 2017

6 Responses to :
¿Quién mató a Rocío Wanninkhof?

  1. D.V. dice:

    Siempre he creído que la sentencia inicial era la correcta y que fue Dolores la asesina, probablemente con la colaboración del otro angelito y a lo mejor alguien más. Que son elucubraciones mías y lo mismo la mujer no tuvo nada que ver, pero siempre me pareció demasiada coincidencia el odio absoluto que profesaba a Rocío y la muerte de ésta, sumado eso a todos los demás detalles que comentas, adquiere todo un tinte macabro y siniestro que ni un libro de Stephen King.

    Y lo de la muerte de la hija de King desde luego es muy raro y perturbador. Como digo, este caso pone los pelos de punta.

    1. Lady Cat dice:

      Mañana a la misma hora, más incógnitas sin esclarecer sobre el caso Wanninkhof y que cada quién saque sus propias conclusiones.

  2. sandry dice:

    Madre mía… era una niña cuando pasó todo aquello y lo recuerdo a la perfección. Yo siempre he pensado que fue Dolores y Tony Alexander King le ayudó (aunque no se por qué había tantas incoherencias de King en este asunto). La muerte de la niña me pareció también un asunto muy turbio… Me encantan estas entradas. Ojalá haya muchas más de este estilo

    1. Lady Cat dice:

      Pide y se te dará…

  3. marigem dice:

    ¡¡¡Hola!!! Tengo el libro de Paco Pérez Abellán y es otro de los casos que he seguido bastante, siempre me ha llamado la atención lo del pañuelo y lo de los tíos, pero no recordaba en absoluto lo de la niña de King, y ufffff, qué raro todo.
    Con todo lo que tengo que hacer y enganchadita me tienes, jejeje.

  4. adri dice:

    Este blog cuenta cosas que son mentira,nunca hubo coincidencia entre la ropa de Dolores y las fibras en el cuerpo de Rocio sin embargo si hubo contradiccion con la ropa que la madre decia que llevaba su hija y los testigos que la vieron por ultima vez ademas Tony confeso el crimen y despues en el juicio intento quitarse el muerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: